Meditación, ¿el Séptimo sentido?

La meditación es una práctica milenaria.

Ya en los tiempos de Buda se consideraba un arte antiguo. Sidarta Gautama, nacido sobre el 500 a.c. vivió cerca de 80 años. En su época había distintas escuelas donde iniciarse y con maestros muy reputados. Pero sus métodos variaban muchos unos de otros. Sidarta pasó por varios de ellos, los principales fueron Kalama y Ramaputta y aunque avanzó mucho e incluso los superó se daba cuenta que el camino a la liberación no pasaba por ahí. Posteriormente se unió a un grupo de ascetas cuya práctica consistía en  mortificar su cuerpo hasta el punto de convertirse en un muerto viviente que podría pasar perfectamente por un extra en The Walking Dead :P. Sin embargo, tampoco le convenció dicha práctica tras haber puesto en peligro su vida varias veces.

Tras darse un baño en un río, se sentó debajo de un árbol (el llamado árbol bodi) después de volver a comer frugalmente y darse cuenta que los extremos no son buenos. Tomó una determinación de alcanzar la iluminación y no abandonar dicho arbol hasta llegar a un estado de no sufrimiento, y alcanzó el nirvana.

9j71Z

Este “misero” resumen de la vida de Buda nos lleva a ver lo antiguo de este arte milenario, que ya se remontaba en siglos. Buda impulsó una meditación (Vipassana), que desde el punto de vista psicológico es una liberación, es sana y ayuda a superar trastornos emocionales que hoy día se está convirtiendo en uno de los mayores problemas de la sociedad. El modo de meditación más utilizado por Buda fue la atención a la respiración.

Siguiendo el ejemplo de la respiración, debemos estar atentos aunque no ofuscados en ella, debemos darnos cuenta cuando inspiramos y cuando espiramos. También cuando dicha inspiración o espiración es larga o corta, y así anotarlo mentalmente: hago una inspiración/espiración larga/corta. En eso consiste una sesión básica. Pero seguramente nadie pueda tener la mente enfocada en ningún objeto de meditación sin que se le cruce ningún pensamiento. O aún peor, una cadena de pensamientos. Cuando volvamos en “sí” habremos estado fuera de nosotros. ¿Qué ha pasado?

Desde el punto de vista psicológico observamos varias cosas interesantes. Ejercitamos la atención. No reaccionamos ante estímulos. Mantenemos la calma (ecuanimidad). Es una gran terapia para la sociedad actual, que está constantemente siendo acosada por pensamiento tóxicos que nos atosigan, que son inconscientes, y que hace que padezcamos problemas de estrés, ansiedad o depresión.

La mente piensa por nosotros. No la controlamos. Nuestro objetivo es traerla de vuelta, sin juicio, sin resistencia. Cuando volvemos decimos “estoy aquí, ahora”. Ese es nuestro ejercicio, como dice el doctor Siegel como un músculo se ejercita haciendo repeticiones, nuestra conciencia plena se ejercita trayéndonos al aquí y al ahora.

Este doctor, dice que la meditación ha sido una práctica que ha perdurado tantos años, principalmente por sus beneficios para la salud mental. Sin embargo la meditación es algo que hasta que no se hace no se sabe lo que es. Sería como una discusión sobre el color azul entre ciegos, hasta que no lo ves no sabes de lo que se está hablando. Además en su manual para psicoterapeutas, Siegel indica que los últimos estudios acerca de los beneficios de la meditación demuestran cómo se cambia físicamente la estructural cerebral y se forman nuevas conexiones.

Bien y … ¿dónde está el séptimo sentido?

Dentro de la meditación ocurre una cosa bastante curiosa. Como sabemos, el ser humano tiene 5 sentidos, podríamos decir que la mente es el 6º sentido (muchos científicos así lo piensan) puesto que es un órgano (el cerebro) el cual también siente (sensaciones internas, externas, etc). Dentro de la meditación encontramos un 7º sentido: la conciencia.

La conciencia es la que observa a la mente. Es la que siente a la mente. Cuando divagamos y nos damos cuenta como la mente ha divagado, es ese “yo” que observa a ese otro “yo”. Es la conciencia que, de alguna manera, está más allá de la mente. Eso es la atención plena en budismo y ese sería el hipotético 7º sentido del que hablan algunos meditadores.

En ese momento es la plena conciencia quien le dice a la mente, estoy aquí y ahora.

Fuentes:

Camino viejo nubes blancas de Thich Nhat Hanh

Mindsight Daniel J. Siegel

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: