El culto a la belleza

La obsesión por la belleza hace que muchísimas personas acudan a la consulta de un psicólogo.

Dicen estos que, principalmente, son objeto de dicha obsesión las mujeres y entre estas las adolescentes y las jóvenes.
La anorexia y la bulimia son los principales trastornos alimenticios que las afectan pero por encima de estos están las obsesiones por mejorar su cuerpo. El aumento de pecho, las rinoplastias, etc. Son motivos que hacen a los padres a llevar a sus hijos a los psicólogos para saber si realmente es una obsesión o un problema real.
Entre los hombres aparecen también nuevos trastornos, en ellos se centran principalmente los casos de vigorexia, o adicción al deporte.

Lo que está claro es que detrás de dichos trastornos siempre hay algo más, así lo dicen los psicólogos como el divulgador Rafael Santandreu. Normalmente es una falta de confianza en si mismo lo que lleva a la obsesión. El paciente cree que si arregla este o aquél defectillo ya no se encontrará mal, que tendrá un cuerpo ejemplar y con ello ganará confianza. Pero lo cierto es que en pocas ocasiones ocurre así, después de un defecto veremos otro y después otro, y hasta que no tengamos una salud mental equilibrada estaremos en una espiral de la que no se puede salir. La prueba está en actrices o modelos bastante guapas que por seguir ese patrón han llegado a, literalmente, destrozarse sus caras.

Además tenemos que tener en cuenta que la belleza también pasa por sus modas, antiguamente la tez blanca era sinónimo de alto nivel en la sociedad, porque la tez bronceada se relacionaba con los trabajos en el campo. Mientras que hoy día es un buen negocio el tener un salón de bronceado.
Algo parecido pasaba más antiguamente, e incluso en la prehistoria con la obesidad, una persona algo obesa podía sobrevivir a un invierno mejor que una persona delgada. Pero es que además, la obesidad en especial en las mujeres, favorece el desarrollo sexual, mientras que una delgadez extrema puede retrasarla e incluso atrofiar dicho desarrollo.

¿Que dice el budismo ante el culto a la belleza?

El budismo no niega la belleza: (Ver el poema de Thich Nhat Hanh sobre la impermanencia de la belleza). Pero dentro de la visión cabal es necesario ser consciente de que el cuerpo humano de hoy, será un cuerpo en descomposición mañana, como hablaba Buda en sus sermones.
Como ejemplo, prefiero mostrar un poema de Amrapali, quien fue una joven muy hermosa, fue prostituta e intentó seducir a un discipulo de Buda, y en vez de eso, fue seducida por la enseñanza y se hizo discipula. En su vejez hizo este poema.

En otro tiempo mis cabellos eran rizados, brillantes y negros como una abeja, pero ahora que soy vieja parecen estopa o corteza. Aquel que dice la verdad (Buda) lo había ya dicho.

Mis cejas eran tan bellas que parecían pintadas por un artista, pero ahora que soy vieja están caídas y rodeadas de arrugas. Aquel que dice la verdad lo había ya dicho.

Mis senos eran bellos, duros y henchidos, pero ahora que soy vieja cuelgan vacíos y resecos. Aquel que dice la verdad lo había ya dicho.

En otro tiempo mi cuerpo estaba revestido de una piel lisa y tersa, como si fuera un forro dorado, pero ahora que soy vieja está cubierto de arrugas. Aquel que dice la verdad lo había ya dicho.

Así era este cuerpo en otro tiempo, pero ahora está marchito y lleno de dolores, como una casa con revoques desconchados. Aquel que dice la verdad lo había ya dicho.

El poema fue tomado del libro Mujeres poetas del mundo, editado por Joanna Bankier y Deirdre Lashgar, Macmillan, Estados Unidos, en 1983. La traducción del pali al inglés es de A. L. ,Basham.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: