El yoga

Buda decía que el cuerpo era el instrumento perfecto para conseguir la iluminación. Nosotros nos conformamos con menos, tener una salud óptima y para ello la mejor herramienta puede ser el yoga. Debido a la occidentalización de este arte, han surgido muchísimos estilos de yoga nuevos, muchos de ellos orientados para ser enseñados en los gimnasios, perdiendo su esencia. Sin embargo otros han permanecido o se han adaptado correctamente a los tiempos que corren. De entre todos nos quedamos con el yoga físico o hatha yoga.

El yoga (unión) proviene de la India pero su origen se pierde en la noche de los tiempos de oriente. Se trasmitía de maestro a discípulo, de boca a oreja, desde hacía milenios. Etimológicamente, la palabra sánscrita YOGA significa unión. El yoga se admite, hoy día, como una disciplina psicosomática favoreciendo que los occidentales obtengamos la calma ante el ritmo infernal de la vida moderna. Patanjali ha sido a menudo llamado el fundador del Yoga tal y como lo conocemos, puesto que su trabajo para comprender mejor el funcionamiento de la mente humana estableció unas bases científicas desconocidas hasta el momento, pero hoy día el yoga ha sobrepasado la obra de Patanjali.

Al comienzo de la humanidad, no existían ni enfermedades mentales, ni terapias. Después, poco a poco, los intereses personales y egoístas prevalecieron sobre el interés colectivo, creando desequilibrios mentales y sufrimiento físico.

Los sabios hindúes intervinieron para apaciguar estos problemas y guiar al pueblo. Descubrieron que el secreto de la vida de los animales pasaba por los periodos de descanso y de sueño. De este modo fue descubierto el yoga, gracias a la observación de sus posturas. A veces denigrado y a menudo criticado por la ignorancia, el yoga es una oportunidad extraordinaria para nuestra sociedad. El principio del yoga es observar todo lo que ocurre dentro de nosotros: los pensamientos, las emociones, los miedos, los deseos, los recuerdos, los sueños, etc… para conocerse a sí mismo, encontrar la calma y la paz interior.

woman-692802_1280
El yoga es el cese de la fluctuación de la consciencia, para que nuestra verdadera naturaleza, la consciencia pura se revele. Además también favorece un cuerpo ágil y sano, una mente equilibrada y una personalidad serena y dinámica. Sin ser una rama de la medicina, son muchos los médicos que los practican y lo aconsejan a sus paciente. De hecho, el yoga comienza donde la medicina se detiene.

El yoga transforma la vida, mejora la salud, la flexibilidad, el dominio mental y físico. Gracias a las posturas (asanas), la respiración (pranayama), la relajación, la concentración y la meditación. Cientos de libros se han publicado sobre el yoga consiguiendo proporcionar un conocimiento abundante y fructífero.

¿Qué tiene que ver esto con la psicología?

Muchas enfermedades psicológicas se deben a la disociación de la mente y el cuerpo, por lo que aprender a sentir de nuevo el cuerpo es una terapia bastante efectiva. El mindfulness apuesta por esta vuelta a las raíces. Sin necesidad de estar enfermo, es 100% aconsejable reencontrarnos con nuestro cuerpo, que es el bien más preciado que tenemos. Además hay bastantes personas que debido a su mente caótica no pueden sentarse a meditar y el yoga puede ser una antesala perfecta para sus objetivos.

Para saber más, vídeo para principiantes de yoga:

Foto: «Patanjali Statue» de User:Alokprasad – http://en.wikipedia.org/wiki/File:Patanjali_Statue.jpg. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Patanjali_Statue.jpg#/media/File:Patanjali_Statue.jpg

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: