Beneficios del Tai Chi

Hemos hablado en ocasiones del yoga como complemento a la meditación, pero también hay otra técnica milenaria que está muy relacionada con el mindfulness. Se trata de tai chi, el cual hunde sus raíces en las artes marciales más antiguas y que, actualmente, se trata de una práctica meditativa, la cual conserva muchos movimientos marciales.

Aunque los principios filosóficos del tai chi van más allá de la temática de este blog, nos vamos a centrar solo en los beneficios que se han demostrado conllevan una mejora en la salud.

El tai chi conduce al cultivo de una buena mecánica corporal, a la generación de energía y a tener una mente relajada. Cuanto más lo practicas, más aumenta la capacidad de sentirte vivo y hallarte plenamente en el momento presente a través de tu cuerpo.

Los practicantes de tai chi desarrollan un sentido de equilibrio, coordinación y  propiocepción que no tiene nada que envidiar a ninguna otra práctica. También sirve como una forma de Zen en movimiento. La práctica es una forma de estar completamente despierto, alerta, pero profundamente relajado, donde quiera que estés. El tai chi es un método para estar física y mentalmente más centrado, y de sentirse más conectado con la tierra.

Tras meses de práctica podemos obtener un feedback de nuestro cuerpo bastante interesante. En primer lugar, al observarnos interiormente mientras ejecutamos los movimientos, si sentimos calma y a la vez energía, lo estamos haciendo bien. Pero también al observarnos desde fuera: una forma sencilla de comprobarlo sería practicar delante de un espejo o grabarnos en video.

Las neuronas espejo también tienen un papel aquí, puesto que las imágenes mentales también ayuda en la profundización de los conocimientos. Gran parte de la imaginería mental es inherente a la forma de tai chi. Las imágenes mentales se pueden practicar para mejorar una sensación de relajación y bienestar.

Otro beneficio importante, es la enseñanza de la respiración diafragmática. Se enseña de una manera que te permita llevarla durante la práctica y más adelante, durante tu vida diaria. Para que te permita aumentar la energía y la conciencia, o simplemente para relajarte.

Además se le une la importancia del apoyo social, ya que un sentido de pertenencia han sido a menudo fuertemente asociado con altos niveles de bienestar, e incluso beneficioso para la salud. Por esa razón, aunque solo fuera ir una vez en semana a una clase, el ambiente de dicha clase se convierte en una comunidad de apoyo.

Practicar tai chi implica dejarse ir con la corriente (en el sentido de no ofrecer tensión o resistencia), filosofía que emana de taoísmo. Se trata de la práctica de una forma de vida que gira en torno a dar el 100% en todas las actividades durante el día a día. Esto da como resultado, normalmente, un alto grado de éxito en los esfuerzos diarios. Incluso cuando las cosas no salen según lo planeado, un practicante con la actitud basada en la atención plena puede convertir esas situaciones, que de otro modo serían vistos como fracasos, en grandes oportunidades para aprender y mejorar como persona.

Los siguientes «diez principios fundamentales» de Yang Cheng Fu resumen la postura corporal y espiritual ideal de un practicante. En los diversos estilos existe además una variedad de principios adicionales. Cada una de estos principios se pueden estudiar por separado y tratar de “exprimir” la sabiduría que contienen.

  1. Erguir la cabeza de manera relajada
  2. Mantener el pecho atrás y enderezar la espalda
  3. Soltar la región lumbar, la cintura
  4. Separar lo vacío y lo lleno (distribuir el peso correctamente).
  5. Dejar colgar los hombros y los codos
  6. Aplicar el Yi  y no la fuerza física
  7. La coordinación de lo de arriba con lo de abajo
  8. La armonía entre el interior y el exterior
  9. El flujo ininterrumpido (que el movimiento fluya).
  10. Mantenerse quieto en el movimiento

Para finalizar, un vídeo de la rutina básica de 24 formas de tai chi. Se puede comprobar la calidad de quien ejecuta dicha rutina, por presentar movimientos fluidos (ir con la corriente), no presentar tensiones, al igual que por la importancia de la mirada y la respiración.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: