El método de los 30 días (2 parte)

Continuamos con las experiencias de Steve Pavlina en la presentación de su método de los 30 días:

 

2) En enero de 1997, me decidí a intentar pasar de vegetariano a vegano. Mientras los lacto-ovo vegetarianos pueden comer huevos y productos lácteos, los veganos no comen nada que proceda de un animal. Estaba desarrollando un interés en ser vegano para toda la vida, pero yo no creía que pudiera conseguirlo. ¿Cómo podría dejar las tortillas vegetales con queso? La dieta parecía demasiado restrictiva para mí.  Pero yo tenía una gran curiosidad de saber lo que era en realidad. Así que una vez hice una prueba de 30 días. En ese momento pensé que había que hacerlo a través de la prueba, porque, sinceramente, no esperaba seguir después de ella.

Bueno, perdí siete libras en la primera semana, sobre todo por ir al baño, ya que todo el moco lácteo acumulado fue limpiado de mis entrañas (ahora sé por qué las vacas tienen cuatro estómagos para digerir adecuadamente estas cosas). Me sentí mal el primer par de días, pero luego mi energía resurgió También me sentí más lúcido que nunca, como si una “niebla en el cerebro” se hubiera levantado, me sentía como si mi cerebro hubiera conseguido una CPU y una actualización de RAM. Sin embargo, el mayor cambio que noté fue en mi resistencia. Yo estaba viviendo en Marina del Rey en ese momento y solía correr por la playa cerca del muelle de Santa Mónica, y me di cuenta que no estaba tan cansado después de mis carreras de 3 millas habituales, así que empecé a aumentar a 5 millas, 10 millas, y luego, finalmente, una maratón en tan solo unos pocos años más tarde.

En Tae Kwon Do, esta resistencia adicional también dio un impulso a mis habilidades de combate. Los beneficios acumulados eran tan grandes que los alimentos a los que estaba renunciando simplemente me dejaron de parecer atractivos. Así que una vez que terminé la prueba, también fue una obviedad continuar después de los primeros 30 días, y actualmente continuo siendo vegano. Lo que no esperaba era que, después de tanto tiempo con esta dieta, los antiguos alimentos de origen animal que solía comer me dejaran de parecer “comida”. Por lo que no tengo ningún sentimiento de privación.

3) También en 1997, decidí que quería hacer ejercicio todos los días durante un año. Esa fue mi resolución de Año Nuevo 1997. Mi criterio era que iba a hacer ejercicio aeróbico por lo menos 25 minutos todos los días, y no contarían las clases Tae Kwon Do a las que estaba yendo 2-3 días a la semana.  Junto con mis cambios en la dieta, quería poner el gimnasio en un nuevo nivel. Yo no quería perder ni un solo día, ni siquiera los días de enfermedad. Pero pensar en ejercicio durante 365 días seguidos era desalentador, así que mentalmente lo inicié con una prueba de 30 días. Eso ya no era tan malo. Después de un tiempo cada día que pasaba establecí un nuevo récord: 8 días seguidos… 10 días… 15 días…  Después de 30 días seguidos, ¿cómo podría no hacerlo 31 y establecer un nuevo récord personal? ¿Y puedes imaginar renunciar después de 250 días?

Después de superar el mes inicial para establecer el hábito, el resto del año se hizo cargo de sí mismo. Recuerdo que fui a un seminario ese año y llegué a casa pasada la medianoche. Tuve un resfriado y estaba muy cansado, pero yo aun así tenía claro que iba a correr a las 2 de la mañana bajo la lluvia. Algunas personas podrían calificar eso como una tontería, pero yo estaba tan decidido a llegar a mi meta que no iba a dejar que la fatiga o enfermedad me detuvieran. Tuve éxito y lo mantuve durante todo el año sin perderme un solo día. De hecho, continué un par de semanas más en 1998 hasta que dí por finalizada la prueba, lo cual fue una decisión difícil. Yo quería hacer esto solo por un año, a sabiendas de que se convertiría en una experiencia de gran alcance, y sin duda lo fue.

4) Más cosas acerca de la dieta: Después de ser vegano durante muchos años, he optado por probar otras variaciones de la dieta vegana. Hice pruebas de 30 días tanto con la dieta macrobiótica como con la dieta de alimentos crudos. Eran interesantes y me dieron nuevas ideas, pero decidí no continuar con ninguna de ellas. No me sentí diferente en ningún momento con la alimentación macrobiótica.  Y en el caso de la dieta cruda,  es cierto que noté un aumento significativo de energía, pero he encontrado la dieta demasiado trabajosa, es decir, estaba desperdiciando una gran cantidad de tiempo en preparar comidas y en hacer compras frecuentes. Claro que puedes comer las frutas y verduras, pero para hacer las comidas crudas interesantes, no puedes gastar tanto tiempo. Si tuviera mi propio chef, probablemente seguiría con la dieta cruda, porque creo que los beneficios valdrían  la pena. Hice un segundo intento con la dieta cruda durante 45 días, pero de nuevo mi conclusión era la misma. Si alguna vez me diagnosticaran una enfermedad grave como el cáncer, cambiaría inmediatamente a ella, la dieta alimentos crudivegana, ya que creo que es la mejor dieta absoluta para una salud óptima. Nunca me he sentido con más energía en mi vida que cuando la estuve haciendo. Pero no está en sintonía con lo que es práctico para mí.

Aun así, me las arreglé para integrar algunos nuevos alimentos macrobióticos y alimentos crudos en mi dieta después de estos ensayos. Hay dos restaurantes de este tipo aquí en Las Vegas, y he disfrutado mucho comiendo en ellos, porque así otra persona hace todo el trabajo. Por lo tanto, estas pruebas de 30 días también fueron un éxito porque me produjeron nuevas ideas, aunque en ambos casos me negué a continuar con el nuevo hábito. Una de las razones por los que la prueba de 30 días es tan importante en lo que respecta a las nuevas dietas es que la primera semana o dos, a menudo, se producirá una desintoxicación y una superación de los antojos, por lo que no es hasta la tercera o cuarta semana en la que comienzas a obtener una clara perspectiva. Pienso  que si no has probado una dieta durante al menos 30 días, simplemente no la entenderás. Cada dieta se siente diferente en el interior de lo que parece desde fuera.

continuará con la 3ª y última parte.

2 comentarios sobre “El método de los 30 días (2 parte)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: