¿Qué hacer ante una infidelidad?

Que se te rompa el corazón es la parte sencilla; saber cuando seguir adelante es el desafío. Autor desconocido.

Harriet Pappenheim, tiene cerca de 30 años de experiencia en terapia de pareja, ayudando a las personas a encontrar una motivación más profunda para mejorar las relaciones. Es la terapeuta fundadora del P.A.R.C. (Consultores de Pareja de Park Avenue), un grupo de expertos clínicos de Nueva York, especializados en terapia de pareja, terapia familiar y consejos matrimoniales. A continuación nos cuenta cuales son los métodos más efectivos para superar los problemas de infidelidad:

De todas las cosas que alguien puede hacer para romper una relación, ser infiel es sin duda lo peor. Pero si las estadísticas son verdaderas (1), entonces casi la mitad de nosotros afrontará una infidelidad en algún momento de nuestras vidas.

La forma de reaccionar ante un infidelidad son distintas según algunos factores. La evidencia sugiere que, en el contexto de las relaciones heterosexuales, a los hombres les resulta más difícil perdonar una relación sexual mientras que las mujeres toman la infidelidad emocional mucho más difícil. También es mucho más fácil de dejar atrás una infidelidad si es revelada voluntariamente que si se descubre de forma inesperada.

Sin embargo, bajo las condiciones adecuadas, no sólo es posible que una relación sobreviva la infidelidad, sino continuar con una base más fuerte que antes. El camino de la recuperación no es una tarea fácil, pero si se elige continuar con la relación, saber estas cosas podría ayudar a mantener el rumbo.

Mira dentro de tí

Si bien es necesario reconocer que la reparación de la relación es posible, en primer lugar, también es importante no precipitarse en el proceso. Los sentimientos relacionados con la traición y los celos son extremadamente potentes, y tratar de reprimirlos puede ser contraproducente.

Si eres la parte traicionada, debes permitirte experimentar toda la gama de emociones negativas – tristeza, ira, miedo – antes de tomar cualquier decisión importante. Encontrar una salida no destructiva para ellos. Escribe acerca de cómo te sientes, habla con tus amigos y familiares, o incluso con un terapeuta. Da un paso atrás en la relación por un tiempo si es necesario, para ordenar tus pensamientos y tus sentimientos.

Mostrar arrepentimiento sincero.

Al mismo tiempo, es importante para la pareja infiel que se comprometa con el proceso de arrepentimiento. Tiene que aceptar la ira de su pareja, sin actitud defensiva o auto-justificación.

La persona traicionada puede exigir conocer cada detalle íntimo del encuentro (o encuentros) que ocasionó la infidelidad, una y otra vez, o leer todos los mensajes entre su pareja y la otra persona. Si bien existe la creencia de que estas peticiones no son sanas o que agravarán la situación, puede ser en realidad una parte integral del proceso de curación, permitiendo a la parte traicionada purgar y agotar la ira y los celos antes de dar los primeros pasos de nuevo a la confianza. Las cuestiones sin resolver tienden a persistir y hacer que sea casi imposible seguir adelante.

Abordar las causas profundas.

Una vez que la tormenta inicial ha disminuido, es el momento de pensar en seguir adelante. Mientras que estos asuntos pueden afectar incluso a las relaciones más estables, es crucial identificar los problemas que pueden haber contribuido a este asunto. La pareja infiel puede ser reacia a revelar exactamente lo que le llevó a él o a ella a su infidelidad, pero un dialogo verdadero es una parte vital de la confianza que se pretende restaurar, por muy dolorosos que puedan ser los detalles.

También puede ser difícil de discutir estas razones de una manera objetiva, sin que parezca que uno de los dos se pone a la defensiva. Por lo tanto, el enfoque de este paso debe tratarse no como una competición para colocar la culpa, sino como un esfuerzo de colaboración para descubrir lo que podría haber ido mal, para poder tratar de solucionarlo juntos. Si es necesario, formalizar el proceso haciendo que cada uno escriba sus pensamientos, o establecer turnos para hablar y escuchar sin interrumpir.

Por encima de todo, evitar la tentación de pretender que el asunto nunca ha ocurrido. La verdad es que mientras que un asunto como este no tiene por qué arruinar una relación, sí la hace cambiar de forma permanente, y es importante saber que, lo primero de todo, es que ambos deben entender perfectamente lo que ha sucedido.

Si se trata de un caso donde está presente el abuso de sustancias, la adicción al sexo, o fuertes problemas de intimidad, sería necesario buscar ayuda profesional de manera prioritaria.

Comprometerse con la curación.

La sensación de que se está trabajando juntos para superarlo y seguir adelante puede ser muy reconfortante para la persona traicionada.  Se construye una base excelente para la reconstrucción de la confianza y la intimidad, sin importar el tiempo que puede tomar.
Por supuesto, ambas partes tienen que estar totalmente comprometidas y dispuestas para que funcione. No tiene sentido para una pareja tratar todos estos temas, seguir buscando el perdón mientras se siga pensado que no se ha hecho nada malo. También esta el riesgo de que la persona traicionada siga avivando la llama interior del resentimiento, a punto de arder en cualquier momento. Esto también debe dejarse atrás.

Es decir, es importante reconocer el error y pedir de corazón el perdón por parte de la persona que comete la infidelidad, pero no menos importante es el perdón verdadero de la persona que ha sufrido la infidelidad. Si toma mucho tiempo que lo tome, pero cuando ambos estén preparados, entonces y solo entonces, se podrá seguir adelante.

Seguir discutiendo acerca de la infidelidad, o seguir exigiendo gestos de arrepentimiento de por vida es solo una muestra de querer seguir manteniendo el poder en la relación. Esto son señales de que no se ha abordado de raíz el problema.

La infidelidad no tiene por qué ser el final de una relación. Con el tiempo, paciencia y mucho trabajo, se puede iniciar un nuevo comienzo. Puede ser difícil incluso para las personas más acostumbradas a solucionar los problemas hablando acostumbrados a tener una comunicación saludable y eficaz. Por ello la terapia de pareja se recomienda para casi todas las parejas que intentan recuperarse de la infidelidad.

(1) Estadísticas proporcionadas por el CIS 

La primer razón para ser infiel es falta de satisfacción sexual y falta de satisfacción emocional.

En contra de lo que se suele creer, la mayoría de personas suelen ser infieles aún enamorados de sus parejas.

Las infidelidades suelen ocurrir con personas que ambos miembros de la pareja conocen.

El 61% de las mujeres y 43% de los hombres engañados no olvidan a sus parejas infieles tras un año y medio de haberse revelado la infidelidad.

El 45% de hombres consideran que la infidelidad sexual es peor que la sentimental, mientras que el 74% de las mujeres consideran que la infidelidad emocional es peor.

La fidelidad se puede repetir: el 34% de los hombres y 30% de las mujeres repite.

El 56% de los hombres y el 34% de las mujeres que engañan a sus parejas son felices con sus matrimonios.

Si tuvieran la total seguridad que sus parejas nunca lo supieran, el 50% de los hombres y el 40% de las mujeres serían infieles.

El 20% de los españoles, tanto hombres como mujeres, ha tenido alguna relación sexual con alguien diferente a su pareja. En EEUU la cifra roza el 50%

Fuentes: http://psychcentral.com/blog/archives/2016/04/08/4-steps-to-surviving-infidelity/

CIS Centro de Investigaciones Sociológicas

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: