He llegado, estoy en casa

 

Thich Nhat Hanh nos dice:

Queridos Ancestros, querido Padre, querida Madre, querido Buddha, queridos Patriarcas, querido Maestro, queridos Amigos, he llegado. Estoy en casa al mismo tiempo que continúo dando pasos, ya he llegado, ya estoy en casa. He dejado de deambular. Esta es la enseñanza y la práctica de Plum Village, el Sello del Dharma de La villa de los ciruelos (Plum Village).

He llegado a la Tierra Pura, una verdadera casa, donde puedo entrar en contacto con mis antepasados y mis descendientes. Puedo tocar el paraíso de mi niñez y todas las maravillas de mi vida. Ya no estoy preocupado con ser o dejar de ser, con ir o venir, con nacer o morir. Estoy en mi verdadera casa, no tengo miedo, no hay ansiedad. Tengo paz y liberación. Mi verdadera casa es el aquí y el ahora. He encontrado verdadera felicidad.

Durante tantísimas vidas he sido un vagabundo, en busca de paz y felicidad. En mi camino de búsqueda he caído en el abismo de los errores, la amargura y la desesperanza. Hubo tantos momentos en los que pensé que moriría antes de encontrar aquello que estaba buscando. Querido Buddha, me has ayudado, me has salvado. Me has enseñado que aquello que estaba buscando está dentro de mí y puede encontrarse en el momento presente.

El proyecto de construir

es el proyecto de diez mil vidas.

Pero mirando con profundidad,

vemos que ya ha sido hecho.

La maravillosa rueda de la transformación

siempre nos conduce adelante.

Toma mi mano y verás que hemos estado presentes

por largo tiempo en esta maravillosa existencia.

shoe-1659155_640

Nuestra maravillosa existencia incluye tanto felicidad como sufrimiento. ¿Cómo podría ser posible la felicidad sin el sufrimiento? Cuando somos capaces de ver que el sufrimiento es el elemento que puede ser utilizado para generar felicidad, de pronto dejamos de sufrir. Con esta comprensión, mi felicidad se vuelve inmensa y es capaz de abarcar todo el sufrimiento. Ya no me es necesario buscar o correr tras cosa alguna. He parado.

Ya no soy un vagabundo porque tengo un camino y ya no tengo que preocuparme más. Mi camino es el camino de detenerse, el camino de disfrutar del momento presente. Es el camino donde cada paso me devuelve a mi verdadera casa. Es un camino que lleva a ningún sitio. Estoy en mi camino a casa. Llego a cada paso. Doy mis pasos como si tuviera todo el tiempo del mundo pues no tengo porqué apresurarse. Esta es mi vida. Esta es mi práctica.

El viento continúa moviéndose. ¿No lo sabes, mi niño?

Mientras la lejana lluvia se aproxima a la cercana nube

gotas de rayos de sol de arriba están cayendo.

Por eso, mi niño, en tu camino a casa,

da pasos con calma y tiempo,

porqué sólo hay una Luna,

no hay creciente, no hay menguante.

El Sello del Dharma de la Villa de los Ciruelos es “He llegado, estoy en casa”. Significa que la felicidad es posible. La libertad es posible. Justo ahora. Justo aquí.

Prefacio del libro “I have arrived I am home. Celebrating 20 years of Plum Village”. Parallax Press – 2003. ISBN: 1888375256. Traducción castellana de Giulio Santa, GS2016. Si deseas reproducir parte o la totalidad de este texto para libre uso y acceso, por favor cita esta entrada y blog (con enlace si es electrónico), al traductor y la fuente original. En otros casos, todos los derechos de esta traducción quedan reservados. Que esta acción traiga beneficio a incontables seres en su camino al despertar. https://luz0de0atencion0constante.wordpress.com/2016/09/07/he-llegado-estoy-en-casa-el-sello-del-dharma-de-plum-village/

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: