Vivir acorde a nuestra esencia

La persona es fruto de millones de años de evolución genética. A través de la selección natural hemos adquirido las habilidades innatas a nuestra especie que nos permiten vivir la vida.

Desde muy temprano vamos adquiriendo la conciencia de quienes somos y a quien aspiramos a convertirnos, pero los estándares impuestos por la sociedad en muchos casos nos alejan de nuestro camino y de nuestros primigenios y esenciales sentimientos de ser humano.

Cuando los estándares impuestos no coinciden con nuestra esencia tendemos a adaptarnos desde la resignación y a desalentarnos con los éxitos y los fracasos de los que nos rodean.

Pero la finalidad con la que venimos a esta Vida sigue en nuestro interior, dándonos pistas para que volvamos a ella y así podamos hacerla nuestro estandarte y nos complemente para andar uno de los caminos a la felicidad.

Cuando la persona inquieta logra volver a su camino, o simplemente nunca ha dejado de transitar por él siente la mayor de las libertades y cualquier paso es gozoso y enriquecedor.

Pero cuando uno persiste en el camino distinto, y no puede o no quiere o no sabe interpretar las señales de sus instintos esenciales, es cuando entra en una crisis profunda que le puede llevar a incluso descartar el más primigenio de los instintos, la supervivencia.

El sendero se vuelve trágico, y el coste puede ser muy elevado. A pesar de la dureza y crueldad de esos momentos, es cuando la persona debe hacer lo más sencillo, que no inmediato, hacer una parada en su Vida y volver a sentir sus instintos primigenios.

Esto es muy doloroso, pues consiste en arrancar capas de nuestra propia piel, que se han pegado a nosotros tras años de persistencia en la negación de nuestra esencia, hasta que logras tocar lo más esencial y básico de nuestro ser y sientes la fuerza de la Vida en todo tu Cuerpo, y lo más importante sientes una energía potente y limpia que sana tu Alma.

Las capas de piel arrancada no se tienen que tirar a la basura, son nuestras vivencias y experiencias y conocimientos; pero si deben ser saneadas e impedir que vuelvan a ser parte de nosotros. Por ello debemos mantenerlas para identificar los senderos que nos llevaron a la más crítica de nuestras vivencias, así cuando vuelvan a presentarse en nuestro caminar no volvamos a transitar los.

¿Y ahora qué? La respuesta en este caso es igualmente sencilla, ahora solo Vivir.

Jerónimo Maderal Jiménez

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
A %d blogueros les gusta esto: