Entrenamiento autógeno de Schultz

Entrenamiento autógeno significa ejercitarse por sí mismo. El aprendizaje mental que se deriva del entrenamiento autógeno es capaz de influir sobre el comportamiento de diversas partes de nuestro organismo. A través de diferentes representaciones mentales se consiguen distintos efectos orgánicos que permiten alcanzar distintos grados de relajación.

Este método fue introducido alrededor de los años 30 por el psiquiatra alemán Johannes Schultz, tras muchos años de estudio. Según algunos profesionales, se trata de una técnica más cercana a la meditación que a la relajación y está totalmente indicada para reducir el estrés y la ansiedad. También puede ayudar a superar la depresión, puesto que se convierte en una herramienta motivacional muy importante si se realiza con regularidad.

Según el propio Schultz: “El principio sobre el que se fundamenta el método consiste en producir una transformación general del sujeto de experimentación mediante determinados ejercicios fisiológicos y racionales y que, en analogía con las más antiguas prácticas hipnóticas exógenas, permite obtener resultados idénticos a los que se logran con los estados sugestivos auténticos.”

shutterstock_78517363

Según Carranque (2004) algunos de los logros al autoaplicarse este entrenamiento en relajación son:

  • Autotranquilización conseguida por relajación interna.
  • Restablecimiento corporal y psicohigiene.
  • Autorregulación de funciones orgánicas (cardiocirculatorias, respiratorias, digestivas, etc.)
  • Aumento de rendimiento (memoria, etc.)
  • Supresión del dolor.
  • Autodeterminación mediante la formulación de propósitos concretos, consiguiendo afrontar mejor muchas situaciones vitales estresantes.
  • Capacidad de autocrítica y autodominio, al mejorar nuestra visión interior de nosotros mismos.
  • Formulación de propósitos (posibilita la obtención de metas humanas dentro de la ética)

El método completo persigue la relajación concentrativa en seis zonas diferentes con sus correspondientes representaciones mentales:

1. Músculos (peso)

2. Vasos sanguíneos (calor)

3. Corazón (ritmo cardíaco)

4. Respiración

5. Órganos abdominales

6. Cabeza (frescor)

Posición: sentado o tumbado en decúbito supino, en una habitación tranquila, en penumbra y con temperatura agradable. La postura ha de ser totalmente cómoda, de lo contrario sobrevienen tensiones de origen mecánico que dificultan el entrenamiento.

A continuación os dejamos un breve vídeo a modo de introducción de la técnica:

 

Fuentes:

Universidad de Almeria

Centro Severo Ochoa

 

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: