Convivir

convivir

Este artículo va dirigido a Rompesuelas, el cual despertó esta mañana pensando que sería un día apacible, para disfrutar de la naturaleza y ha sido asesinado para regocijo de unos seres que me resisto a llamarlos personas las cuales no han asimilado el don sagrado que es convivir.

Aún con las imágenes de la matanza del Toro de la Vega recientes en nuestras retinas, nos preguntamos constantemente cómo hoy día el ser humano es capaz de causar tanto daño a otros seres vivos, tan solo por diversión. Y no nos valen ningunas de las palabras como tradición o sinónimos parecidos… Hace años la esclavitud también era tradición.

Leer másConvivir

Clase completa de meditación guiada

Clase completa de meditación guiada

Ya era hora de publicar una clase completa de meditación guiada, por ello os presentamos un sencillo vídeo de meditación sobre la atención a la respiración.

El maestro Thich Nhat Hanh dice:

En nuestra vida diaria, respiramos, pero olvidamos que estamos respirando. El fundamento de toda práctica de la plena consciencia es llevar nuestra atención a nuestra inspiración y espira­ción. A esto se le llama plena consciencia de la respiración, o respiración consciente. Es muy simple, pero el efecto puede ser muy grande. En nuestra vida diaria, aunque nuestro cuerpo está en un lugar, nuestra mente está con frecuencia en otro. Poner atención a nuestra inspiración y espira­ción devuelve nuestra mente a nuestro cuerpo. Y de pronto estamos ahí, totalmente presentes en el aquí y ahora.

La respiración consciente es como beber un vaso de agua fría. Conforme inspiramos, sentimos verdaderamente el aire llenando nuestros pulmones. No necesitamos controlar nuestra respira­ción. Sentimos la respiración tal como es. Puede ser larga o corta, profunda o superficial. A la luz de nuestra consciencia, la respiración se irá haciendo de forma natural más lenta y más profunda. La respiración consciente es la clave para unir cuerpo y mente y traer la energía de la plena consciencia a cada momento de nuestra vida.

Leer másClase completa de meditación guiada

Breve historia del pueblo tibetano

Breve historia del pueblo tibetano

Las paradojas en la historia son bastante comunes y aunque parezca difícil de creer, el pueblo del Tíbet era un pueblo guerrero. Por ello me parece imprescindible escribir una breve historia del pueblo tibetano. Este pueblo era bastante temido por los pueblos vecinos por su crueldad extrema. Existían sacerdotes que practicaban un tipo de magia negra de una religión antigua, llamada Bön, que según cuentan sus propias leyendas eran capaces de incluso dominar el clima, para combatir a sus enemigos (sic).

Vivían en uno de los lugares más inhóspitos del planeta, llegando a soportar temperaturas mínimas de hasta 20º bajo cero. Hace unos 2.300 años, un rey mítico llamado Nyakhri Tsampo inició una dinastía de 30 reyes que gobernaron hasta que apareció el primer rey budista en el siglo VII de nuestra era.

Sin embargo, ese pueblo guerrero y bárbaro se convirtió en el pueblo más pacífico del mundo. De algún modo misterioso y de una manera única en la historia de la humanidad, ese pueblo abrazó los conceptos más profundos de la civilización humana hasta el punto que se convirtió en su forma de vida. Dejaron de un lado las armas y las técnicas de combate y decidieron cultivar otras técnicas como la compasión y la meditación. Entre sus máximas se encontraba el ayudar a los demás, un respeto extremo a toda forma de vida y no permitir que las emociones nublaran sus pensamientos. Comprendieron que la vida es transitoria y dejaron de tenerle miedo a la muerte, puesto que pensaban que lo que hicieran en esta vida les reportaría bienestar (o malestar) en otra vida venidera. Curiosamente, dos milenios después siguieron manteniendo ciertas tradiciones que le recordaban su pasado guerrero, como competiciones a lomos de caballos y otros rituales. ¿Qué le paso a ese pueblo para que cambiara 180º en el Siglo VII d.C? Simplemente, abrazaron el Budismo.

Leer másBreve historia del pueblo tibetano

Matthieu Ricard

Matthieu Ricard

Ya hablamos en uno de los primeros artículos una posible relación entre la felicidad y el dinero. Sin embargo no debemos relacionar siempre la búsqueda de la riqueza como medio para obtener la felicidad, la búsqueda de la felicidad es aquello que nos une a todos los seres vivos, cual fuera que sea nuestra condición económica. Para ello no hay nadie más preparado en el mundo para hablarnos que Matthieu Ricard.

Por todos es sabido que en los genes llevamos escrito el instinto de supervivencia, no solo los seres humanos sino cualquier forma de vida. Se observa en las ciudades, al ver como las raíces de los arboles levantan el pavimento o como hierbas crecen en sitios insospechados sin acceso a luz ni agua.

Con los seres humanos pasa algo parecido. También vimos como el privarnos de alimento pone a nuestro cerebro en modo supervivencia y lo dota de más recursos. ¿Existe algún tipo de instrucción en nuestro ADN para perseguir la felicidad? La repuesta es un sí rotundo.

Sin embargo, ni todo el dinero del mundo puede asegurarle a nadie un estado de paz, ni siquiera felicidad. Porque estamos hablando de una cuestión de química en el cerebro. Y no existe manera alguna para poder modificar esa química a nuestro antojo. Ni siquiera los más potentes antidepresivos son capaces de mantenerlo puesto que el cuerpo tiene una función de homeostásis y autoregulamiento, que automáticamente detecta que algo no es normal, (demasiada cantidad de neurotransmisores) e intenta equilibrar el efecto del principio activo del medicamento.

Leer másMatthieu Ricard

El feedback mental

feedback mental

Todos sabemos que si, por ejemplo, estamos felices sonreímos o si estamos tristes solemos poner cara de puchero… Pero la ciencia ha descubierto algo bastante importante. Si nuestro estado de ánimo es neutro y sonreímos, se activan unos mecanismos en el cerebro que hace que nos sintamos más felices, produciendo más neurotransmisores. Pero incluso, dicen los estudios científicos, podemos cambiar nuestros circuitos neuronales y crear nuevas conexiones. Esto se llama feedback mental o retroalimentación.

Leer másEl feedback mental

El culto a la belleza

El Culto a la Belleza

La obsesión por la belleza hace que muchísimas personas acudan a la consulta de un psicólogo. Dicen estos que, principalmente, son objeto de dicha obsesión las mujeres y entre éstas, principalmente las adolescentes. Esta fuente de problemas emana de una sociedad que constantemente vende el culto a la belleza como reclamo.

La anorexia y la bulimia son los principales trastornos alimenticios que afectan a estas personas, pero lo que realmente subyace a estas patologías son las obsesiones (sin fin) por mejorar su cuerpo. El aumento de pecho, las rinoplastias, etc. Son motivos que hacen a los padres a llevar a sus hijos a los psicólogos para saber si realmente es una obsesión o un problema real.

Entre los hombres aparecen también nuevos trastornos, en ellos se centran principalmente los casos de vigorexia, o adicción al deporte.

Leer másEl culto a la belleza

Parábola de la flecha y el herido

parábola

Los libros budistas aparecieron muchos años después de la muerte de Buda y, muchos de ellos, contienen muchas repeticiones (puesto que así los aprendían) que los convierten en arduos de leer. Pero ni que decir tiene que está lleno de joyas. La parábola de la flecha envenenada, aparece en el sutra 63 del Majjhima Nikaya del Canon Pali.

La parábola de la flecha envenenada

Un día, un seguidor del Buda Shakyamuni (es otro nombre de como se conoce a Sidarta Gautama) le hizo a éste una serie de preguntas metafísicas. El Buda replicó con una parábola sobre un hombre al que le habían disparado una flecha envenenada. El Buda utilizó la parábola para demostrar que no tiene sentido obsesionarse con conceptos metafísicos.

Esto es lo que oí decir: El maestro se hallaba viviendo cerca de Svatthi, en Jetavana, en el parque de Anathapindika. El anciano Malunkyaputta se había retirado por entonces del mundo, y cuando se hallaba meditando, se le ocurrió este pensamiento: “Estas teorías han quedado sin explicar por el Señor, desatendidas y rechazadas, si el mundo es eterno o no es eterno, si el mundo es finito o no es finito, si el alma ( la vida) es lo mismo que el cuerpo o si el alma es una cosa y el cuerpo otra, si un Buda (Tathagata) existe después de la muerte o no existe después de la muerte, y si un Buda es o no existente y no existente al mismo tiempo después de la muerte. El Señor no me ha explicado estas cosas, y no me agrada el hecho de que no me las haya explicado, ni tampoco me conviene. Me acercaré al Señor y le preguntaré por todas estas cosas…Si el Señor no me las explica, renunciaré a la formación y me volveré a una vida mundana”.

Leer másParábola de la flecha y el herido

¡No te lo pierdas!
Suscríbete a nuestro Blog
Sé el primero en tener todas las noticias y actualizaciones de Meditación y Psicología.
Suscríbeme
Si no te interesa, puedes darte de baja en cualquier momento
close-link

Comparte!

¡Comparte este contenido con tus amigos!