Saltar al contenido
Meditación y Psicología

El atrapasueños y la psicología

noviembre 4, 2019
atrapasueños

El atrapasueños es un objeto étnico compuesto por un aro circular sobre el que se teje una red en forma de tela de araña y que suele estar decorado con plumas y cuentas. Este objeto es originario del pueblo ojibwa, de los pueblos nativos de América del Norte. Generalmente le dan propiedades mágicas ligada a los sueños, y los usan como amuleto o de protección.

La palabra, como tal, procede del inglés dreamcatcher o dream catcher, de allí que en español también se lo conozca como “cazador de sueños”. En lengua ojibwa, no obstante, se llama asabikeshiinh, que significa ‘araña’, o bawaajige nagwaagan, que traduce ‘trampa o cepo de sueños’.

El origen del Atrapasueños

Originariamente, estaban hechos a mano, formados por un aro circular hecho con sauce de nueve centímetros de diámetro aproximadamente, dentro del cual se tejía una red imitando una tela de araña con nervios, cuerdas o hilos (en su origen, hecho con fibra de ortiga), que solía estar teñida de color rojo. Se colocaban sobre los lechos de los niños para poder filtrar los malos sueños.

Con el tiempo, los atrapasueños se extendieron hacia otros pueblos nativos norteamericanos, para algunos como un símbolo de identificación de la cultura nativa y para otros como algo negativo, pues había pasado a convertirse en un producto comercial, lo cual rompía con la tradición. En la actualidad, se fabrican en distintos materiales y con diferentes formas, y se comercializan en muchas partes del mundo.

La leyenda del atrapasueños

Cuenta la leyenda, que había una mujer araña de nombre Asibikaashique la cual cuidaba a las personas de la tierra. Esta mujer, protegía a todas las criaturas de nuestro planeta, se inclinaba sobre las cunas y camas de los niños a la vez que tejía una fuerte telaraña que atrapaba todo el mal que se producía entre sus hilos y desvaneciéndolo al llegar el alba.

En el momento en que se pueblo se dispersa por América del Norte, le fue cada vez más complicado de cuidar a todos los niños. Esto hizo que madres y abuelas tuvieran que empezar a tejer redes con propiedades mágicas que atrapaban malos sueños y pesadillas, dando como resultado la protección de los niños.

De forma tradicional, los Ojibwa fabricaban los atrapasueños procediendo a atar hebras de sauce alrededor de una argolla circular de 9 centímetros o en forma de lágrima, con lo que al final era una red parecida a una telaraña, que se realizaba con fibra de ortiga teñida en color rojo.

En este pequeño pueblo, decían que los sueños pasan por un filtro y desliza los buenos mediante un puente hasta que nos llegan. Los malos sueños, en cambio, los atrapa el tejido.

En el pueblo lakota de la tribu Sioux de américa del norte, los atrapasueños se usan de forma bien diferente. Las pesadillas pasan por el filtro y los sueños quedan atrapados en los hilos arrastrados por las plumas hasta que la persona se queda dormido. Lo malo se bloquea eliminándose y lo bueno se queda dentro de la persona.

Hay personas que dan a esto un concepto distinto, definiendo así la palabra sueños como las aspiraciones o deseos. Siguiendo esto, los atrapasueños servirían para alcanzar lo que nos propongamos.
Realmente no se puede asegurar que alejen o no los malos sueños o vibraciones, pero sí que resulta, ciertamente pacificador la cultura india. Una cultura que nos llena de tradiciones milenarias que deben seguir

El uso correcto del atrapasueños

Hay que recargarlo con energía positiva mediante el siguiente procedimiento:
Al comenzar el día, en el instante en el que salen los primeros rayos de sol, debemos tomar el atrapasueños., colocarlo a la altura del corazón de frente al sol, para luego cerrar los ojos y pensar en los momentos de mayor felicidad de nuestra vida.

Esta energía se plasma o atrapa por el amuleto y va a permanecer en él por años. Este procedimiento se recomienda hacerlo dos veces al año. Si lo colocamos en las cabeceras de las camas, protege nuestros sueños, interviniendo en la apertura espiritual, donde amplia nuestra conciencia y la mejora.

Las energías negativas que emanan de los malos sueños o pesadillas son atrapadas por el centro del círculo. Se puede decir que es como si fueran insectos que son atraídas por la miel. En el momento en que llega el sol de la mañana y es irradiado el cristal del centro, las energías negativas que estaban atrapadas en la piedra, pasan a ser positivas, liberándolas por la pluma al ambiente.

Los atrapasueños se deben colgar en el techo de la habitación, próximos a la cabecera de la cama, debiendo evitar el contacto con cualquier objeto o pared que pueda impedirles la libertad de movimientos.

El viejo se quemará y deberá ser arrojado a la basura. Estamos ante un elemento mágico que nos ayuda a descansar, pues absorbe las negatividades del ambiente, alejando los malos espíritus y trayendo soluciones creativas para quien lo posee y descansa en su fe.

El atrapasueños es un amuleto cuya función es filtrar los sueños de las personas, dejando entrar solo lo positivo. Muchos dicen que funcionan y otros prefieren creerlo. Lo que está claro es que mucha gente prefiere tener a un amuleto como éste de su lado que, además, seamos sinceros, suelen ser bastante estéticos, una de las razones por las que ha tenido gran aceptación entre el público.

¿Qué dice la psicología acerca del atrapasueños?

En psicología te podemos asegurar que el atrapasueños no tiene ninguna utilidad. Solamente es folclore y pura leyenda. Existe un gran márketing en torno a esto. La sociedad gira en torno a estos conceptos de manera que sin información adecuada la gente gaste su dinero por miedo a sufrir males, normalmente personas que no tienen acceso a información contrastada.