Frases zen (comentadas)

Para desarrollar nuestra disciplina personal, nada mejor que las lecciones que nos proporciona el budismo Zen, con sus características frases simples pero cargadas de sabiduría. Autodisciplina en 5 frases zen

frases zen

Para desarrollar nuestra disciplina personal, mejorar nuestro desarrollo y anclarnos en el presente, nada mejor que las lecciones que nos proporciona el budismo Zen, con sus características frases simples pero cargadas de sabiduría. Con el post de hoy buscamos descifrar el significado de varias de estas frases zen y añadir un comentario final. Empecemos:

El origen de las frases zen

Existen muchas historias de “koans” que son frases o pequeñas historias que, según la filosofía zen, el maestro elige para su alumno de modo que este tenga un momento de iluminación “satori”.  En otro artículo me gustaría escribir sobre las más interesantes que he leído pero, en ese caso, existe un problema. Que no se puede comentar, puesto que están hechas para que tu mente cese en la creación constante e impulsiva de pensamientos.  Además deben ser escogidas para cada persona y yo no puedo conocer las particularidades de los lectores. Por ello, he escogido 5 frases zen sobre disciplina que sí se pueden comentar a no ser de ese tipo de características.

Frases Zen sobre disciplina

  • Ten una razón poderosa. Cuando las cosas se ponen difíciles, “porque suena bien” o “se ve bien” no será suficiente.

Cuando un árbol tiene buenas raíces aguanta un vendaval, la razón que te impulsa hacia tu objetivo es proporcional a la fuerza de las raíces de un árbol. Tus motivos tienen que ser fuertes, estar fundamentados y sobre todo, tendrás que haberlos asimilado totalmente. Así y solo así conseguirás tus objetivos. Simplemente porque algo te apetezca en un momento dado o porque te parezca “cool” no es suficiente, al contrario, los pasos que andes los tendrás que desandar.

  • Empieza pequeño, con una promesa simple pero irrompible a ti mismo, de hacer una cosa pequeña todos los días.

Decía un alto grado de las fuerzas armadas que hacer la cama todas las mañanas era el mejor ejercicio de disciplina que se pueda realizar. Es ese primer paso para saber que has empezado con buen pie. Elige tú el tuyo, una pequeña sesión de meditación, unos estiramientos, el saludo al sol de yoga, unas oraciones… cada cual según su forma de ser. Este impulso te pondrá en movimiento y coger velocidad será ahora menos difícil.

  • Vigila tus deseos, y aprende a no sucumbir a esos deseos infantiles.

Todos hemos oído la frase: escucha a tu corazón. Es positiva en cierta forma pero hay que saber discernir cuales son positivos y cuales son pueriles. Comerte un helado todos los días, por ejemplo, es un mal hábito. No debes dejarte arrastrar por los deseos que encarnen nuestros instintos más primitivos cuando no son necesarios. Evidentemente no somos ascetas, pero en el término medio está la virtud.

  • Escucha tus auto-racionalizaciones, y no creas en sus mentiras.

En este punto me gustaría recomendarte el artículo sobre la teoría de la disonancia cognitiva y como nuestro cerebro consciente o inconscientemente nos engaña. Un ejemplo claro sería “fumo porque me quita la ansiedad, si no, no pararía de comer y la obesidad sería aún peor, además no podría vivir con ansiedad”. O las personas que toman alcohol y después conducen y dicen “tranquilo, si yo controlo”. En este caso siempre se escoge el camino fácil (no hacer el esfuerzo de dejar de fumar o no pagar un taxi y volver al día siguiente a por el coche), por ello hay que captar cuando nuestros razonamientos son solo una excusa para hacernos sentir mejor.

  • Disfruta del hábito, o no te mantendrás constante ni una semana de amaneceres.

Nuestra meta es nuestro camino. Si disfrutas del momento presente nadie podrá pararte. Es como leer un libro que te gusta, no quieres que se acabe. Ves que quedan pocas páginas y ya te da pena… mientras que otros libros estás deseando terminarlos e incluso te saltas páginas que crees que no son importantes. La diferencia es que en el primer caso estás disfrutando del hábito de leer, en el segundo ni siquiera estás leyendo. Podemos trasladar este ejemplo a otro como el deporte. Hay quien literalmente sufre haciendo ejercicio y hay quien disfruta haciéndolo. ¿Cuál de los dos se mantendrá constante en su rutina? Está claro. El segundo ha elegido un camino que es, como mínimo, igual de importante que la meta. Se siente bien y disfruta haciendo deporte. Además el deporte le hará sentirse más sano por lo que se forma un circuito de retro-alimentación muy positivo.

La mejor frase Zen del mundo comentada

Más que frase Zen es una mini-historia. Pertenece a los llamados koans de la tradición budista zen. Es la siguiente:

Existía un maestro zen que vivía retirado de la sociedad en un bosque. Puesto que había hecho voto de silencio, sus discípulos iban solo a observarlo meditar, pero una vez, los discipulos, tras muchos años de espera, le pidieron que les dijera algo aunque solo fuera una palabra.

-¡Fuego! – Gritó el maestro

Al instante el bosque comenzó a arder.

Explicación:

La palabra proviene del silencio. Por eso el maestro zen llevaba tantos años sin hablar. Cuando una palabra surge del verdadero silencio, tiene poder. Si una palabra crea silencio, tiene poder. Esa palabra realiza lo que contiene. De ahí que al nombrar la palabra fuego ardiera el bosque. ¿Qué se quiere transmitir con esta historia? Las palabras tienen más valor cuanto más escasas sean.

Un maestro tibetano español dijo hace unos años: Imagínate que tenemos un poder limitado para las palabras. Si no paras de hablar, tus palabras no tienen poder ninguno, están vacías. Pero sin embargo, si escuchas a los demás y solo hablas cuando tienes que hacerlo, dichas palabras tendrán poder.

10 frases para reflexionar

Me gustaría añadir unas cuantas frases que he ido recapitulando en los últimos meses. Son frases que me han impactado, y he realizado una pequeña explicación a continuación de cada una. Son frases para reflexionar, algunas provienen del Zen y otras no. Espero que te gusten:

  • Deberías de sentarte 20 minutos al día para meditar, al menos que estés muy ocupado, entonces deberías meditar una hora. – Proverbio Zen

Si una persona vive una vida tan desordenada y ajetreada para no ser capaz de encontrar 20 minutos para meditar, entonces debe dedicar más tiempo a dicha meditación. Es decir, debe dedicar tiempo a ordenar su vida porque SEGURO que todos poseemos más de 20 minutos al día para meditar.

  • Siente la energía de tu cuerpo interno. El ruido mental se serena y cesa inmediatamente. – Eckhart Tolle

Siente tu cuerpo, tus sensaciones y tus emociones. Mientras lo sientes no piensas, es imposible hacer esas dos cosas al mismo tiempo. Si sientes tu espacio interior, la mente se acalla y pierde su poder compulsivo.

  • Es fácil creer que somos olas y olvidar que también somos el océano. – John J. Muth

Imagínate que nuestra vida dura lo que una ola en el océano y que durante dicho tiempo crees que vas a ser una ola para siempre. Además puedes observar otras olas, algunas más grandes y otras más pequeñas que tú. Envidias a las grandes, ensombreces a las pequeñas… olvidando que todas sois el mismo mar. Esto se aplica exactamente a nuestra vida. La materia de la que estamos compuestos, el sol, el agua, millones de partículas son compartidas constantemente.

  • Se flexible y te mantendrás recto. – Lao Tse

La capacidad de adaptación al medio es el signo más claro de la inteligencia. Si tomamos como ejemplo al bambú en una tormenta, como se flexiona para dejar pasar el viento para que, cuando amaine, siga recto, mientras otros árboles más fuertes que él están partidos por la mitad.

  • Nosotros tenemos que ser el cambio que queremos ver en el mundo. – Gandhi

¿De qué nos sirve leer cientos de libros si después no ponemos en práctica sus enseñanzas? Estamos de acuerdo con tal autor y asentimos en sus conferencias pero a la salida de ellas hacemos lo contrario. Esperamos que el mundo sea un mundo mejor, ¿pero qué hacemos nosotros por el mundo? Debemos ser el cambio, debemos ser la persona que necesita el mundo para ser un sitio mejor.

  • No puedes añadir tiempo a tu vida pero sí vida a tu tiempo. – Anne-Dauphine Julliand

La esperanza de vida es cada vez más larga, pero no porque se le pueda añadir días a nuestras vidas sino porque tenemos más medios para combatir enfermedades que antes eran mortales. ¿y qué hacemos con ese tiempo? Nada. No lo aprovechamos. La gente a punto de morir siempre se arrepiente de las mismas cosas. “aquello que no hice…” “la oportunidad que dejé escapar…”. Una vez estemos al final de nuestras vidas, ¿A dónde iremos a reclamar nuestro tiempo perdido? Vive la vida como si fuera el último día pero ojo, piensa en el legado que estás dejando.

  • No te tomes la vida tan en serio, no saldrás vivo de ella. – Elbert Hubbard

En términos absolutos no somos nada. Menos que un parpadeo a niveles cósmicos. Somos una pequeña llama que se prende y se apaga rápidamente. Piensa en algo que te atormente. ¿Debe pararse el mundo por culpa de ello? No me malinterpretes, pero no somos tan importantes, por lo que nuestras preocupaciones tienen su justa medida. Ocúpate de lo que puedes solucionar y no te preocupes de lo que no se puede. Recuerda, al final de nuestras vidas tanto el peón como el rey acaban en la misma caja, no te obsesiones con ser rey.

  • El genio es 1% inspiración y 99% transpiración. – Thomas Edison

Trabajo duro, es la única fórmula del éxito. Una vez que tienes una idea necesitas de esfuerzo y constancia para llevarla a cabo. No te puedes quejar de no tener inspiración o aptitudes suficientes. En la mayoría de los casos actitud es muy superior a aptitud. Una hora de deporte diaria a la semana es más importante que siete en un solo día semanal. No solo eso, sino que el segundo caso es negativo. La constancia y el esfuerzo te convierten en un genio, no hay otra fórmula para el éxito.

  • Perdónate, puesto que nadie sabe nada antes de aprenderlo. – Nietzsche

La autoculpa, los pensamientos rumiantes… todos aquellos “y si…” que nos decimos constante mentes son las mayores trabas que nos encontramos en nuestra vida. No hay mayores obstáculos que los que nos autoimponemos. Nuestra mejora y nuestra competición debe ser contra nosotros mismos y no contra los demás. Simplemente mejórate cada día. Pero el pasado, pasado es. Agua pasada no mueve molino, ¿has aprendido de tu error? Si la respuesta es afirmativa, ya has mejorado.

  • Honra tu vida. Que estés vivo es un milagro, miles de antepasados sobrevivieron para que nacieras. – Fran Román

Permíteme esta frase que he añadido. Sería el resumen del libro “Sapiens: Breve historia de la humanidad de Yuval Noah Harari”  . Si te paras a analizar la cantidad de personas (o incluso animales) que se esforzaron para poder llegar a edad adulta y procrear para tener descendencia, para que miles o millones de años después, TÚ pudieras nacer. La probabilidad de éxito es tan pequeña, que un simple salto más pequeño de lo normal en alguno de tus antepasados pudo haber acabado con tu linaje. Así de simple: Eres un milagro. ¿No te parece suficiente para honrar a todos aquellos que dieron su vida por ti? ¿No es suficiente para honrar tu vida?

verifyserptrade

Deja un comentario