X

Daniel López Rosetti

Desde un punto de vista médico con ejemplos claros y concisos, el doctor López Rosetti hará un dinámico despliegue de información útil sobre el estrés y todo lo que necesitamos saber para prevenirlo y manejarlo, en una dinámica charla en la que explicará los beneficios del Mindfulness como herramienta para mejorar nuestra calidad de vida.

Especialista en Clínica Médica y Cardiólogo Universitario, jefe del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central Municipal de San Isidro, Buenos Aires, profesor titular de Psicofisiología de la Facultad de Psicología, Universidad Maimónides, director del Curso Universitario de Medicina del Estrés y Psiconeuroinmunoendocrinología Clínica de la Asociación Médica Argentina, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés, miembro titular de la Asociación Médica Argentina y miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología, miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), fellow del American Institute of Stress de Nueva York.

Fue presidente del Congreso Argentino de Medicina del Estrés en los años 2001 y 2005 en Buenos Aires y desarrolló una metodología original para el diagnóstico de vulnerabilidad en el síndrome del estrés, el perfil psicobiológico del estrés y el primer programa de manejo del estrés (PROMES).

Índice()

    Charla del Dr. Rosetti para TED

    Buenas tardes.

    Hace uños años, bastantes, cuando hice mis primeros pesitos le pagué un viaje a mi papá y a mi mamá, yo no tenía pasaporte. Les pagué un viaje a Europa. Un día me llama mi papá, me da las gracias por teléfono y me dice una serie de cosas. Al día siguiente me llama mi mamá, llorando mi papá había muerto de un paro cardíaco en un hotel en Sevilla...

    Nadie le hizo reanimación cardiopulmonar ni R.C.P. Rápidamente me dieron el pasaporte, fui a buscar el cuerpo y a mi mamá llorando. Cuando volví aguanté todo lo que pude. Llegaron las vacaciones Me fui a la costa, a La Lucila del Mar y en el día 14 de vacaciones me empecé a sentir un poco mal.

    Claro, soy médico, así que hice lo que no recomiendo. Me automediqué, no anduve muy bien. Entonces pasaron los días, seguía sin andar muy bien y me empecé a auscultar, me puse el estetoscopio, dije diga 33, empecé a revisar un lado del pulmón, el otro y la verdad que como médico no tengo la tranquilidad de la ignorancia y me diagnostiqué un derrame pleural. Me saqué una radiografía, que confirmó el diagnóstico presuntivo. Volví a Buenos Aires, me hicieron una serie de diagnósticos. No voy a ahondar en estos detalles, porque no importa.

    Lo cierto es que tuve un diagnóstico de tuberculosis pleural. ¿Qué me había pasado? Había sufrido y el sufrimiento tiene otro nombre que se llama estrés. El estrés tiene alarma, resistencia y agotamiento. Aguanté todo lo que tenía que aguantar, hasta el momento en el que no aguante más, me fui de vacaciones, me relajé y a ahí uno puede: tener infarto, un accidente cerebrovascular, una convulsión, inmunodepresión, como en mi caso y alguna infección. ¿Qué es lo que sucedió? Estrés, que se hizo crónico y se sostuvo en el tiempo.

    ¿Qué es el estrés?

    El estrés es una relación entre cargas versus resistencia. La verdad, que hay algunos medicamentos que son muy útiles para trabajarlo. Podemos ejemplificarlo con una balanza. De un lado de la balanza están las cargas que debo resistir y del otro lado mi capacidad de resistencia. Cuando las cargas superan mi capacidad de resistencia aparecen síntomas. Síntomas que me hacen sentir, que hacen entender. Que mi cuerpo me envía en términos de información. Esas cargas son en definitiva como un camión que lleva cargas habitualmente, como si fuera este, que puede llevar una, otra, y otra carga; trabajo, familia, temas existenciales, dudas, presiones externas, la sociedad, los piquetes, o lo que quieran, de afuera.

    Pero sobre todo lo que está adentro de uno. Esas cargas van superando nuestra capacidad de resistencia hasta un día que la superan, entonces, la carga supera esa resistencia y el fiel de la balanza se inclina hacia el lado del estrés apareciendo entonces signos y síntomas.

    ¿Qué es un síntoma?

    Un síntoma es un dolor de cabeza, fiebre, dolor de estómago, falta de aire, nerviosismo, insomnio, cualquiera crean Uds. que es, puede ser un síntoma. Pero para nosotros, quienes trabajamos en esto, un síntoma no es un síntoma. Un síntoma es información. Cuando vos venís al consultorio y me decís tus síntomas Yo no los siento, empatizo, pero no los siento. Pero para mi es información y hago diagnóstico. Y la verdad, es que el médico que tenemos más cerca somos nosotros mismos. Por eso debemos escuchar los mensajes del cuerpo. La primer etapa del estrés después que consideremos que todo síntoma, y me gustaría se lo lleven y de acá, cuando les duela la cabeza sepan que duele la cabeza, Cuando tienen acidez de estómago, tienen acidez de estómago. cuando tienen dolor de espalda, tienen dolor de espalda. Pero aparte de tener esas tres cosas, tienen información que el cuerpo les está enviando para que sepan que algo sucede.

    ¿Cómo comienza el estrés?

    El estrés comienza con la percepción. La realidad no existe, sino desde nuestro propios procesos mentales. Es decir, la realidad es lo que yo creo que es. Y eso se llama percepción. Qué no es la realidad sino mi interpretación de la realidad. Cuando percibo una situación estresante, cuando creo que algo me empieza a estresar, lo primero que va a suceder es que cambio de conductas y de hábitos. A lo mejor, el que fuma va a empezar a fumar más, porque lo va a tener como conducta compulsiva no sustitutiva. Entonces el que fumaba diez, va a fumar veinte. Yo no fumo, pero pedí esto prestado (Muestra cigarrillos). Le voy a devolver el dinero a quien me lo presto y le voy a hacer un favor rompiendo esto (Rompe el cigarrillo). Es más me dieron dos, lo voy a hacer con un segundo. (Rompe otro) Se que aumentaron pero se los voy a pagar. Pero eso puede pasar como conducta compulsiva no sustitutiva. Y el que come, puede comer más. El que se droga, se puede drogar más. El que toma vino, alcohol, o lo sea, puede tomar más. Como conducta compulsiva no sustitutiva.

    Y estamos, entonces, en esa segunda etapa del síndrome del estrés. Primero percepción, después cambios de conductas y hábitos. Y si no compensé mi situación de estrés voy a manifestar síntomas. Cada uno de nosotros tiene síntomas distintos Algunos será dolor de cabeza, otro miedo, otro insomnio, otro dolores musculares, otro alteración en la concentración, juicio, memoria, otro acidez gástrica, cualquier síntoma. Lo que pasa es que cada uno de nosotros, en general, tenemos uno o dos síntomas. El síntoma, que a lo mejor era palpitaciones, si no compenso el estrés, va a terminar siendo enfermedad. Esto es lo que vemos ese gráfico, que es la cadena del estrés. Percepción, después, si no lo compenso, conductas y hábitos; fumar más, rascarme más la nariz, si tengo mal carácter, me pondré peor, y así sucesivamente hasta que aparece un síntoma: acidez gástrica, insomnio, el que quieran Uds., alteraciones del ciclo ovárico, el que quieran. Y después de esos síntomas, si no compenso el estrés, llego a una situación de enfermedad.

    En definitiva, el estrés, es una relación entre cargas y respuesta. Es la mochila que llevo, Un mochilero lleva una mochila adecuadamente y tiene su día normal. Pueden pasar dos cosas: Qué un día la mochila sea muy pesada o puede pasar que un día, con el mismo peso de la mochila, el pierda fuerza. Porque es

    más grande, por lo que fuera, o ambas cosas al mismo tiempo y el peso de la mochila supera la capacidad de resistencia aparecen los síntomas de estrés y se condiciona la posibilidad de padecer una enfermedad. Pero lo primero que sucede, en el caso del estrés, es que no somos felices. Lo primero que sucede en el estrés es que la persona no es feliz. Como se aborda el tratamiento del estrés, hay muchas cosas para hablar, Como dice ahí, hay un aspecto médico, hay diagnóstico, hay moléculas, hay sustancias, hay tratamientos, hay cosas para hacer.

    También hay cuestiones conductuales psicológicas, cognitivas, también hay cosas para hacer. Y también, quizás la frontera final del manejo del estrés es la filosofía con la cual abordamos la vida, abordamos nuestros proyectos, abordamos nuestra realidad. Vamos a nombrar una herramienta del manejo del estrés, de las tantas que hay Que se llama Meditación Meditar es un proceso normal meditar no es algo esotérico, extraño o religioso, aunque el proceso psicobiológico de la meditación pueda tener trascendencia espiritual. La meditación es un proceso biológico. Ya en el año 1800, Joseph Gall, desarrolló una pseudociencia que se llamaba frenología en la cual, decía que distintas partes de la cabeza tenían distintas funciones. La cuestión es que no fue exactamente como los frenólogos decían. Pero hoy sabemos ciertamente que el cerebro tiene áreas que se especializan en determinadas funciones.

    Los hemisferios cerebrales

    Y tenemos dos hemisferios. El derecho y el izquierdo. No hay uno más importante que el otro, los dos son por igual de importantes. Son como las dos alas de un pájaro. Pero tienen funciones discretamente diferentes. El izquierdo es lógico, matemático, secuencial, analítico, racional, ejecutivo y tiene una particularidad tiene una suerte de reloj, porque él, el hemisferio izquierdo, conoce el paso del tiempo, tiene relación con el tiempo. El derecho, por su parte, es un hemisferio que tiene funciones holísticas, generales, intuitivas, emocionales, creativas, musicales, espirituales. Repito, somos la unión de los dos.

    Este hemisferio (Indica el derecho) no conoce el reloj, el izquierdo sí. ¿Les pasó alguna vez que se quedaron extasiados mirando una vela o mirando una fogata y se quedaron así como zonzos unos minutos? ¿Un fogón en la playa y como que el tiempo no pasó? ¿Les pasó? Nos pasó a todos. Que nos quedamos así como zonzos mirando el fuego. En ese momento estábamos meditando. El hemisferio izquierdo, racional, matemático, siempre mete pensamientos intrusivos.

    ¿Qué es meditar?

    Meditar es setear la atención del hemisferio izquierdo en un objeto focal. Cuando eso sucede y mi hemisferio izquierdo se concentra, mi hemisferio derecho, que no tiene reloj, entra en una situación de éxtasis que se denomina meditación, donde bajan las sustancias tóxicas en sangre y esto científicamente está medido. ¿Cuál puede ser este objeto? Una vela, el fuego, puede ser una rueda ceremonial tibetana, puede ser un mandala tibetano, puede ser las cuentas del rosario, independientemente de la existencia de Dios o no. Pero la secuencia repetitiva del Rosario es un hecho que hace que el hemisferio izquierdo se concentre en ese punto y el derecho trabaje libremente. Eso se denomina meditar y es sumamente beneficioso.

    Los voy a invitar a hacer una sublingual como si fuera un ansiolítico sublingual de meditación, si es que tienen ganas. Nos va a llevar un minuto. Pónganse cómodos, apoyen los pies sobre el piso, lo más cómodo posible. Cierren los ojos por un instante y vayan siguiendo mentalmente mi voz respiren lentamente por la nariz no usen la boca inspiren hondo, profundamente llevando el aire a una respiración abdominal la respiración del bebé, hinchando la panza. El aire ingresa y el aire sale, el aire ingresa y el aire sale, cada uno lo hace a su ritmo, a su tiempo, lo disfruta y se concentra en ese proceso respiratorio.

    Imagina con su mente en forma profunda y vívida cómo ingresa esa columna de aire que pasa por la nariz por la garganta, por la tráquea va a los pulmones y expande las bases pulmonares oxigenando vitalmente nuestro cuerpo exhalan el aire. La inspiración puede llevar uno, dos, tres, cuatro (Marca un ritmo) y la expiración un poco más larga. Y lo volvemos a hacer una vez, lo volvemos a hacer otra vez y en la medida que nuestra mente este concentrada en ese proceso respiratorio de inspiración y expiración nuestro cerebro, el hemisferio izquierdo, se estará concentrado en él permitiendo paz, serenidad y armonía. Ahora a nuestro propio tiempo, deseo y voluntad.

    Vamos a volver muy lentamente al aquí y al ahora. Cuando lo crean conveniente pueden ir abriendo los ojos y se conectan con este momento. Esto es meditar. Y esto da paz, serenidad y da calma. La verdad es que la meditación es un proceso biológico concreto que entre otras cosas permite tratar el síndrome del estrés. Es un excelente medicamento. No tiene efectos adversos y no se compra en farmacias.

    Gracias.

    Mindful Man: Muchos años recorriendo el camino... acompáñame.

    Esta web usa cookies.