X

Miyamoto Musashi

Miyamoto Musashi fue el mejor guerrero que ha salido de una nación de grandes samuráis, Japón. Su historia, que se ha convertido en la base de innumerables películas orientales de samuráis y ronins, es una historia de coraje, ambición desenfrenada y una concentración sin igual. En un combate uno a uno derrotó a 60 oponentes, pero su mayor legado es su obra magistral, el Libro de los Cinco Anillos, que sigue siendo estudiado por tácticos militares y seguidores de la espiritualidad 450 años después de haber sido escrito, como el dokkodo.

Índice()

    ¿Quién fue Miyamoto Musashi?

    Hay mucha incertidumbre sobre los detalles y fechas de la vida de Musashi. Lo que sigue está basado principalmente en su propio relato, tal y como está registrado en el Libro de los Cinco Anillos. Miyamoto Musashi nació en la primavera de 1584 en el pueblo de Miyamoto en el distrito de Yoshino de la provincia de Mimisaka en Japón. Nació en la nobleza, gracias a su madre, que murió al dar a luz, siendo la hija de un cacique local menor. Su padre, Muni, era un guerrero del clan Shin Man, que se había convertido en un experto en las artes de la lucha. Era especialmente adepto al jiu jitsu, a la esgrima y al uso de la jitta, una barra de hierro con salientes en forma de tenedor.

    Cuando tenía treinta años, Muni había sido invitado a la capital de Kyoto para batirse en duelo con otro guerrero muy respetado en presencia del Shogun. Muni venció al hombre en dos de los tres combates. La victoria estableció al padre de Musashi como He Ho Shou (Sin Igual) en Japón.

    Miyamoto Musashi en su mejor momento, blandiendo dos bokken. Impresión en madera de Utagawa Kuniyoshi.

    Muni intentaba enseñar a su hijo todo lo que sabía sobre las artes de la lucha. Aunque Musashi aprendía rápido, tenía una personalidad muy fuerte, lo que le hacía chocar constantemente con su padre. Mientras que todos los demás trataban a Muni con el mayor respeto y reverencia, Musashi a menudo respondía y criticaba a su padre. Esto resultó en una relación volátil que a menudo culminaba en violencia. En una ocasión, Muni tomó un cuchillo y se lo lanzó a su hijo. Musashi se las arregló para esquivar el arma, que se clavó en la pared, justo a su lado. Pero la ira del padre no había terminado. Echó al niño con solo siete años de su casa, repudiándolo.

    Musashi cruzó el paso de Kamasaka hacia la provincia de Harima, donde viajó al pequeño pueblo de Hirafuku. Allí fue acogido por su tío Dorin. Dorin fue una vez un guerrero, pero hacía tiempo que renunció a las artes de la lucha, convirtiéndose en un monje budista y viviendo una vida de estudio y meditación. Crió a Musashi en su pequeño templo budista, situado en las afueras del pueblo. Aquí el chico aprendió a leer y escribir, así como a meditar y desarrollar su espiritualidad.

    Miyamoto Musashi el luchador

    La verdadera pasión de Musashi, sin embargo, estaba en las artes marciales. Pasó incontables horas solo en el bosque, luchando contra los implacables troncos de los pinos, su ira por el desprecio de su padre le daba fuerzas para ir construyendo las habilidades que, paradójicamente, le había inculcado ese gran guerrero.

    En su gran obra El Libro de los Cinco Anillos, Musashi escribió que su primera lucha real ocurrió cuando tenía trece años de edad. Relató que un guerrero que pasaba por allí, llamado Arima Kihei, había colocado un cartel a lo largo del río Sayo que desafiaba a cualquier espadachín local a un duelo. El audaz e impetuoso Musashi aceptó el desafío, escribiendo su nombre en el cartel. Kihei consideró el reto como una broma, pero lo aceptó de todas formas, con la intención de enseñar una lección a los jóvenes atrevidos. El tío de Musashi, Dorin, se sorprendió cuando escuchó lo que su sobrino había hecho. El día del desafío, se adelantó al chico e intentó convencerlo. Mientras le suplicaba a Kihei, Musashi cargó a su oponente con una lanza de seis pies. Cogió a Kihei desprevenido, le golpeó en el suelo y luego le golpeó entre los ojos. Con una sucesión de golpes, lo golpeó hasta la muerte.

    Miyamoto Musashi pidiendo que le digan su futuro. Impreso por Utagawa Kuniyoshi

    Tres años después, Musashi dejó Hirafuku y partió para abrirse camino en el mundo. Viajó a lo largo de Sanyodo, la vieja carretera que bordea la costa norte del Mar Interior hasta el estrecho de Shimonoseki. Desde allí cruzó las aguas hasta el puerto de Kokura y luego a Nakatsu, la ciudad castillo donde su padre vivía en este momento. Muni había entrado al servicio de Yoshitaka, el maestro del castillo de Nakatsu. El adolescente llegó para descubrir que el ejército de su padre estaba en medio de una campaña para someter la isla de Kyshu y hacer la guerra en las provincias occidentales. Musashi fue reclutado en dicho ejército y pronto se encontró luchando junto a su padre. Fue su primera experiencia en la guerra.

    La campaña fue un gran éxito, con dos provincias bajo el dominio de Yoshitaka. Tras la campaña, el anciano padre de Musashi se retiró del servicio activo, trasladándose al cercano puerto de Kitsuki. Sin embargo, mientras el padre salía del mundo de la guerra, el hijo acababa de comenza. La campaña le había quitado un poco el hambre pero estaba ansioso por más. Con la intención de convertirse en un gran guerrero como su padre, emprendió un camino hacia adelante. Necesitaba perfeccionar su arte de la espada, buscar y derrotar a otros maestros y luego encontrar su propia escuela de esgrima.

    El rival de Miyamoto Musahi

    Nunca pensaba en pequeño, Musashi puso sus ojos en la más prestigiosa escuela de espada del reino, el famoso clan Yoshioka de Kyoto. Sabía que si podía derrotar completamente a un miembro de este clan, sería rápidamente reconocido como un maestro de la espada. Así que, sin decir una palabra a su padre, se levantó temprano una mañana, recogió sus pocas pertenencias y se dispuso a buscar su destino. Se subió a un pequeño barco mercante para ir al puerto de Sakaki. Desde allí viajó a pie hasta Kyoto y buscó al clan Yoshioka. Lanzó su desafío, que fue aceptado con entusiasmo por su mejor luchador, Seijuro. El duelo tendría lugar en los terrenos del templo de Rendai.

    Cuando llegó al lugar, Musashi saltó sobre su oponente sin avisar, como lo hizo en su primer duelo, y derribó a Seijuro con un golpe de su bokuto. La pelea terminó antes de que comenzara propiamente. La sorprendente derrota de su mejor guerrero sacudió al clan Yoshioka. El hermano de Seijuro, Denshichiro, estaba indignado por la forma en que el joven advenedizo del sur había atacado a su hermano cuando no estaba preparado. Desafió a Musashi a un segundo desafío en el mismo lugar donde había ocurrido el primero.

    Ichijoji Sagarimatsu, lugar de la batalla entre Musashi y la escuela Yoshioka

    Esta vez fue el espadachín Yoshioka quien cargó primero, intentando dar un golpe mortal con su bokuto de 1,80 m. Pero Musashi se las arregló para alejar el arma de Denshichiro, usándola para golpear a su oponente hasta la muerte.

    El clan Yoshioka había sido vencido dos veces en poco tiempo. Esto era demasiado para su honor, y decidieron que Musashi debía ser asesinado. Idearon un plan para atacarlo en el bosque fuera del albergue en el que se alojaba. Más de cien estudiantes de Yoshioka, armados con palos, arcos y flechas se reunieron bajo el liderazgo del hijo de Denshichiro, Matashichiro se enfrentó a Musashi. Impertérrito, Musashi corrió directamente hacia Matashichiro, matándolo delante de los demás. Alucinados, los Yoshioka se echaron atrás, permitiendo que Musashi se escabullera.

    Debes entender que hay más de un camino hacia la cima de la montaña
    - Miyamoto Musashi, Un libro de cinco anillos: La clásica guía de estrategia

    Miyamoto Musashi El Guerrero Supremo

    Habiendo establecido su supremacía diezmando al clan guerrero más respetado de la tierra, Musashi regresó a Kyoto. En pocos días había derribado una escuela de espada que había reinado suprema durante más de un siglo. Aún así, sabía que tenía mucho que aprender para convertirse en el guerrero más grande de toda la nación.

    Desde Kyoto, viajó al templo de Nara. Allí encontró una escuela de monjes guerreros expertos en Hozo'in-ryu, el arte de luchar con la lanza. El maestro del templo estaba fascinado con la habilidad de Musashi para luchar con dos espadas a la vez. Deseoso de poner a prueba a su mejor estudiante contra el recién llegado, organizó dos combates con un monje llamado Okuzo'in. En ninguno de los dos fue el lancero capaz de ganar a Musashi.

    Miyamoto Musashi, Autorretrato, Samurai, escritor y artista, c. 1640

    Dejando Nara, Musashi viajó a Edo, una ciudad que estaba repleta de guerreros expertoss, muchos de los cuales habían forjado sus habilidades en el campo de batalla. Allí Musashi abrió su propio dojo, uno de los cientos de la ciudad. Rápidamente se difundió la noticia de su estilo único, y pronto se vio inundado de estudiantes. Uno de ellos era Mizuno Katsunari, un respetado guerrero de batalla. La fama del dojo de Musashi se extendió, llegando hasta el Castillo de Edo y el propio Shogun. Fue invitado a enseñar allí, pero declinó cuando se dio cuenta de que se sometería a un miembro del odiado clan Yagyu.

    Después de enseñar en Edo durante siete años, Musashi decidió volver a Kitsuki, el pueblo de su padre. El anciano Muni había establecido su propio dojo y estaba ansioso por pasárselo a su hijo. Sin embargo, antes de regresar a Kitsuki, Musashi, iba a luchar contra otro guerrero más, puesto que iba a recibir un inesperado desafío.

    Duelo entre Sasaki Kojiro y Miyamoto Musashi. El duelo tuvo lugar en la remota isla de Funajima, al norte de KokuraIn el 14 de abril de 1612

    Su viaje a casa lo llevó a la pequeña isla de Funashima, en los estrechos de Shimonoseki. Fue aquí donde fue desafiado por un famoso guerrero llamado Sasaki Kojiro, un hombre tan feroz que se había ganado el apodo de "Demonio de las provincias occidentales". Era un maestro del nodachi, la gran espada japonesa. La leyenda cuenta que la única arma de Musashi era un bokken, o espada de madera, que había tallado de un remo del barco que lo había traído a la isla. Con esto se las arregló para someter y matar a Sasaki. Inmediatamente saltó a su bote y remó hacia el mar para alejarse de los enfurecidos seguidores de Sasaki.

    Miyamoto Musashi, el Maestro

    Musashi ahora completó su viaje a Kitsuki donde comenzó a enseñar en el dojo de su padre. Durante tres años vivió y trabajó en el pequeño pueblo costero. Durante este tiempo su relación fracturada con su padre no mejoró, con el anciano criticando la habilidad marcial de su hijo en cada oportunidad. Cuando Muni murió a la edad de 85 años, Musashi estaba más aliviado que triste.

    "La única razón por la que un guerrero está vivo es para luchar, y la única razón por la que un guerrero lucha es para ganar. De otra manera, ¿por qué ser un guerrero? Es más fácil hacer las cuentas." Cita de Miyamoto Musashi

    Poco después del fallecimiento de su padre, Musashi recibió una carta de su antiguo alumno, Mizuno Katsunari. La guerra había estallado entre los grandes clanes de Tokugawa y Toyotomi. Katsunari estaba a punto de participar en el asedio del lado de Tokugawa junto con su hijo mayor, que sólo tenía 16 años. Katsunari pidió que Musashi formara parte de una escolta especial de diez guerreros montados para su hijo.

    En términos generales, el camino del guerrero es la aceptación total de la muerte.

    El treintañero Musashi vio esto como su oportunidad para volver a entrar en el combate. Partió de Kitsuki hacia el puerto de Sakaki. Estaba decidido a ser el protector en la batalla del joven hijo de su querido estudiante, Katsunari. Se encontró con las fuerzas de Katsunari, cabalgando a la cabeza de 4.000 hombres mientras avanzaban por Osaka y luego a Kokobu, una aldea formada por unas pocas granjas que se extiende a lo largo de la orilla sur del río Yamamoto. Apenas unos kilómetros río abajo se había reunido una gran fuerza enemiga. Esa noche, sin embargo, el ejército de Katsunari se las arregló para rodear a las fuerzas de Toyotomi. El ataque fue ordenado a las 10 pm, la hora de la serpiente, y los Toyotomi huyeron a través del río Ishi, sólo para ser perseguidos por los hombres de Katsunari. Musashi iba en cabeza, blandiendo su arma favorita, el bokutu. Los registros nos dicen que se paró en las alturas de un puente, enviando un guerrero enemigo tras otro volando con los golpes mortales de su fiel bokutu.

    Miyamoto Musashi con sus dos espadas

    Las campañas de invierno y verano de Osaka, en las que los Tokugawa salieron victoriosos, pusieron fin a la resistencia de los señores de la guerra occidentales de Japón. La culminación de las hostilidades fue el asedio del castillo de Osaka. Fue la mayor batalla en la que Musashi tomaría parte, con muchos miles de guerreros siendo masacrados en ambos lados. Entre sus camaradas que cayeron estaba Nakagawa Shimanosuke, que fue derribado cuando los hombres de Katsunari asaltaron la puerta sur del castillo. Este hombre tenía tres hijos que viajaban con el ejército. Los dos mayores participaron en el asedio. Pero el más joven tenía sólo once años. Con la muerte de su padre, ahora necesitaba un guardián.

    Miyamoto Musashi como Padre y Mentor

    Musashi tomó al niño, Mikinosuke bajo su cuidado, adoptándolo como su hijo, y partió hacia la ciudad castillo de Himeji, y luego hacia Hirafuku, donde vivía su madrastra. Durante los dos años siguientes vivió allí, cuidando de su anciana madrastra mientras que también se ocupaba de su nuevo hijo. Pasaba muchas horas al día impartiendo a Mikinosuke las habilidades de lucha que él mismo había aprendido de su propio padre cuando era un niño.

    "Sólo se puede luchar de la forma en que se practica" Miyamoto Musashi

    Esta tranquila existencia se interrumpió cuando llegó a la aldea de Hirafuku la noticia de que Ikeda Mitsumasa, el actual señor del castillo de Himeji, iba a trasladarse. El nuevo señor iba a ser Honda Tadamasa. Musashi vio este cambio de liderazgo como una oportunidad para su hijo adoptivo. Durante el asalto al castillo de Osaka, Tadamasa había estado al mando de la segunda falange oriental, directamente detrás de las tropas de Katsunari, donde Musashi estaba destinado. Por lo tanto, había visto a Musashi en acción en el calor de la batalla. Musashi pidió que su hijo Mitsumasa fuera asignado a la casa del señor. Tadamasa accedió y el chico fue nombrado paje de su propio hijo, Tadatoki. Al mismo tiempo, Musashi fue contratado por el daimyo vecino, Ogasawa Tadazane. Fue nombrado consejero del magistrado encargado de la construcción de un enorme proyecto de edificación, la construcción del castillo de Akashi.

    A esto siguió la planificación de la ciudad de Himeji. Musashi también fue puesto a cargo de los jardines del castillo, y supervisó la construcción de una casa de té, montañas en miniatura y un lago en miniatura. Demostró tener un ojo meticuloso para los detalles y fue obsesivo en conseguir que cada árbol, arbusto y piedra se colocara correctamente.

    Los años que pasó en Akashi fueron los más felices de la vida de Musashi. Además de planear el paisaje y cuidar los jardines, instruyó a sus criados en el arte de la lucha con dos espadas. También obtuvo mucha satisfacción al oír los éxitos de su hijo adoptivo, Mikinosuke, que creció a favor de la familia de Tadamasa.

    La Mayor Tragedia de Miyamoto Musashi

    En la primavera de 1626, el Señor Tadatoki fue atacado por la tuberculosis, siendo obligado a permanecer en sus aposentos en el castillo de Himeji. Después de tres meses de lucha contra la enfermedad, murió a los 30 años. Musashi sabía muy bien lo que esto significaba para su hijo. Como depositario de la llave del Señor afectado, Mikinosuke estaba obligado a cometer seppuku, un ritual de suicidio por destripamiento.

    Piensa ligeramente en ti mismo y profundamente en el mundo. Miyamoto Musashi

    La muerte de Mikinosuke dejó una profunda cicatriz emocional en Musashi de la que nunca se recuperaría. Durante meses rechazó toda compañía, retirándose al bosque para estar en comunión con la naturaleza e intentar aceptar su gran pérdida. Casi exactamente un año después de la muerte de Mikinosuke, Musashi adoptó un segundo hijo, un niño llamado Iori, que era el segundo hijo de Tamara Hisamitsu, un samurái al servicio del señor del castillo de Miki. Cuando el castillo fue derrocado por el ejército Tokugawa, Hisamitsu se convirtió en un pobre granjero. Cuando murió, su hijo menor, Iori, se quedó huérfano. Musashi lo acogió y se encargó de que entrara al servicio del Señor Ogasawara Tadazane. El muchacho llegaría a alcanzar el rango de criado superior, destinado en la isla sureña de Kyushu. Musashi se trasladó allí para estar más cerca del muchacho y pasaría los últimos veinte años de su vida en la isla.

    Estudia la estrategia a lo largo de los años y logra el espíritu del guerrero. Hoy es tu victoria sobre quién eras ayer; mañana es tu victoria sobre los hombres menores.

    Musashi construyó un gran dojo en la isla, y pronto tuvo un gran número de seguidores, todos deseosos de aprender del gran maestro. A pesar de estar ubicado en una isla remota, lejos de los centros principales, muchos maestros de artes marciales visitaron su dojo para experimentar el arte de la lucha con dos espadas de primera mano. El anciano Musashi era respetado y admirado como un gran maestro de artes marciales. Aún así era, como siempre lo había sido, un forastero. No se preparó como se esperaba. Dejó su pelo largo y despeinado, rara vez se bañaba y se negaba a llevar el traje tradicional de un espadachín de la época. En sus últimos años, incluso abandonó sus dos espadas, prefiriendo llevar y usar nada más que un bastón de madera de metro y medio.

    A principios de 1638 estalló una revuelta armada en la provincia de Hizen. La rebelión estaba formada por cristianos, liderados por Amakusa Shiro, de 17 años, y contaba con más de 20.000 hombres. Se habían instalado en el castillo de Hara, que había sido abandonado hacía mucho tiempo. El señor Ogasawara Tadazane, el patrón del hijo adoptivo de Musashi, contrató al anciano maestro para que escoltara a su hijo de 23 años al campo de batalla, junto con 8.000 hombres. Musashi permaneció al lado del niño durante todo el asedio. Cuando los defensores del castillo arrojaron piedras desde los muros, saltó delante del caballo del señor y las esquivó con su bastón.

    Los últimos años de Miyamoto Musashi

    Monumento a Miyamoto Musashi por su entrenamiento con la espada en el Parque Iwato-no-sato, Nishi-ku, Kumamoto, Japón

    Hacía poco tiempo que Musashi había regresado de la rebelión de Hizen cuando se le acercó para ofrecerle un puesto en la casa del daimyo de uno de los mayores feudos del país, Hosokawa Tadatoshi. Tadatoshi quería que Musashi se trasladara a Kumamoto e instruyera a sus criados en el arte de la lucha con dos espadas. El espadachín aceptó, llegando a Kumamoto en septiembre de 1640. Se le dio una cómoda mansión en el lado noreste de los terrenos del castillo.

    Musashi pasó mucho tiempo en las montañas de Iwato, donde pasaba las horas en meditación y contemplación. Encontró una cueva que le proporcionaba una soledad perfecta. Fue aquí donde comenzó a poner sus pensamientos en papel...

    A principios de la primavera de 1645 completó el primer borrador de la obra que lo haría inmortal a través de los tiempos - el Gorin no Sho, o Libro de los Cinco Anillos. El libro había tomado cinco temporadas para completarse, cada una viendo la finalización de un largo pergamino. Los nombró los pergaminos de la Tierra, el Fuego, el Agua, el Viento y el Cielo.

    La muerte de Miyamoto Musashi

    Poco después de la finalización de su gran obra, la salud de Musashi empeoró repentinamente. En un mes, ya no era capaz de enseñar. Se retiró a su casa fuera de los muros del castillo. Sintiendo que su vida se desvanecía, llamó a su criado principal y le entregó el Gorin no Sho. Habiendo pasado su legado, cerró los ojos y permitió que la vida se drenara de su cuerpo. Era el 13 de junio de 1645. Poco después de su muerte, se erigió un monumento de piedra, conocido como el Montículo Musashi, no lejos de su casa en Kaido. Durante los siglos siguientes, los transeúntes se desmontaban de sus caballos para rendir homenaje al más grande espadachín que Japón hubiera producido jamás.

    Tumba de Miyamoto Musashi, en la actual Prefectura de Kumamoto

    Epílogo

    La vida de Musashi es fascinante, sobre todo porque aúna muchos preceptos filosóficos en una misma persona. Vida de guerrero, transición a vida espiritual y retirada invicto (aunque, dicho sea de paso, hay biografías que recogen que sí que perdió un combate en su vida, fue una lucha sin armas contra un experto en algo parecido a lo que es el judo actual.)

    Volviendo a la reflexión sobre las muertes y las luchas, no hay que olvidar que era un hombre de su tiempo y que no debe ser juzgado con nuestra forma actual de pensar. No obstante, durante muchos años fue recordado por sus obras antes que por su condición de guerrero. Fue un gran pintor y escritor, por ello hemos creído oportuno ahondar en su figura histórica para poder poner en contexto todos los artículos anteriores y venideros sobre este personaje.

    Para saber más:

    El libro de los cinco anillos

    Mindful Man: Muchos años recorriendo el camino... acompáñame.

    Esta web usa cookies.