Niños emprendedores

Niños emprendedores

Los niños sin importar la edad, poseen todas las habilidades que necesitan para lograr convertirse en exitosos niños emprendedores. De hecho, así como existen algunos que destacan por sus cualidades artísticas o intelectuales, también se encuentran un importante grupo de niños que poseen un espíritu emprendedor.

El dilema es que, desde pequeños se les enseña a que se debe estudiar para obtener un título profesional, pero realmente no se les prepara para que sean futuros emprendedores. Es por ello que ofrecerle una educación empresarial desde temprana edad que les enseñe a valorar el dinero (entendiéndolo dentro de su propio contexto) y que hay que trabajar para poder obtenerlo. Resulta la mejor manera de encaminarlos por ese mundo de la independencia laboral.

Índice

    Los niños del siglo XXI

    Primero hay que entender que los niños de ahora son diferentes a los de otras épocas. En la actualidad, los pequeñitos vienen con un chip muy distinto a los de sus padres; de hecho, ellos piensan, analizan y actúan de una manera diferente a los niños de años atrás.

    Quizás se deba a que viven en una era tecnológica en donde internet representa una herramienta poderosa que ha logrado que los niños aprendan cosas que a sus propios abuelos aún les resulta casi imposible de comprender.

    De cualquier forma, lo cierto es que los niños del siglo XXI suelen tener la mente abierta, aprenden de forma rápida, enfrentan sus miedos y son naturalmente aventureros. Lo que, sin duda, es un avance y un buen punto de partida; pero no suele ser suficiente para enfrentar los retos que deberán afrontar como futuros niños emprendedores.

    Algo importante al respecto, se requiere que los padres intervengan y den el primer paso para iniciar la enseñanza. Ya sea a través del propio ejemplo o a través de algunas estrategias que podéis iniciar desde casa, tales como, permitir que al realizar pequeñas tareas empiecen a ganar su propio dinero.

    ¿Cómo reconocer a un niño emprendedor?

    Hay quienes dicen que los emprendedores se hacen, otros más bien dicen que nacen ya con esa habilidad, sin importar como sea, el asunto es que muchas veces los niños desde pequeños poseen todas esas cualidades y es común que no sean debidamente detectadas.

    Es por ello, que mostraremos algunas características comunes entre los niños emprendedores para que así sea más sencillo identificar si vuestros hijos aplican en este perfil.

    Son los líderes de los equipos

    Ya sea que se trate de un trabajo escolar o en cualquier actividad que participe, si vuestros hijos siempre sobresalen por querer llevar la responsabilidad debido a su liderazgo natural, entonces es una cualidad que por ningún motivo se debe desaprovechar.

    Tienen ideas de formar sus propios negocios

    Si desde pequeños han tenido la idea de tener un negocio para ganar su propio dinero, ya sea vendiendo galletas o paseando perros, entonces sin duda que estamos frente a todos unos emprendedores. No todos demuestran esa iniciativa, por lo tanto, resulta necesario apoyarlos y enseñarles todas las habilidades que necesitan para que logren sus objetivos con éxito.

    Tienen metas

    Esta es una de las cualidades que demuestran los niños emprendedores, pues es común que muchos de estos pequeños trabajen para lograr un objetivo. Puede que sea para comprar ese videojuego que tanto desean o ahorrar para su futuro. Sin importar la razón, el hecho de que desde pequeños tengan claras sus metas y trabajen para lograrlas es un indicativo de que sin duda se trata de niños con espíritu de emprendedor.

    ¿Cómo lograr que sean niños emprendedores exitosos?

    Ahora bien, no se puede pretender tener hijos emprendedores cuando no se les muestra el ejemplo que necesitan para ello. Hay que recordar que, así como los niños son el espejo de las actitudes de los padres, en este caso, para tener niños emprendedores lo importante es demostrarle que vosotros también lo sois o por lo menos intentáis serlo.

    Dicho esto, no se trata de darle lecciones de economía y matemáticas todo el día ni de sobrecargarlos con la idea de que sean pequeños empresarios. Si no más bien, se trata de reforzar y enseñar aptitudes que le ayudarán en todo momento de sus vidas.

    Para ello, resulta interesante aplicar alguno de los consejos que mostraremos a continuación para que los niños puedan aprovechar y explotar todo su potencial.

    Deben aprender a tomar decisiones:

    Pueden ser cosas pequeñas, tal como que seleccionen la ropa que quieran vestir o que elijan entre jugo o leche para desayunar. El hecho es que aprender a tomar decisiones desde temprana edad, los ayudará a tener más confianza en sí mismos. Además, aprenderán importantes lecciones con cada acierto y/o error, ayudando a que tengan conciencia de los beneficios y consecuencias de todas sus decisiones.

    Aprender a resolver situaciones de forma positiva

    De esta manera desarrollarán sus propias habilidades para resolver los problemas, enfocándose principalmente en las soluciones. Para ello, en el momento que se presente una dificultad, lo ideal es ayudarlos a que piensen en todas soluciones. Una manera sencilla de lograrlo es enseñarles a que detallen los pros y los contras para que aprendan a elegir la mejor opción.

    Deben aprender de los fracasos

    Sin duda, el fracaso es parte de la vida, es por ello que los niños deben aprender a lidiar con ese tipo de situaciones y que la frustración de no haber podido lograr lo que quiere los impulsen a intentar una vez más. Este proceso representa un punto clave que todos los niños emprendedores deben poder manejar.

    Conocer cómo manejar el dinero

    Es importante enseñarles a manejar su propio dinero, para ello podéis iniciar con pequeñas cantidades y luego mostrarles cómo deberían gastar, ahorrar o invertir su dinero. Una forma ingeniosa es idear una especie de sistema bancario en casa, en donde los padres se encargan de guardar el dinero, mostrándoles estrategias para que aprendan a cómo manejarlo adecuadamente, como por ejemplo el sistema de fichas.

    Sistema de fichas

    Durante la semana se les va dando unas fichas de juguete según objetivos (recoger, comer bien, ayudar, estudiar, etc.), el fin de semana las podrán canjear por dinero real para cuando les haga falta. La parte positiva es que no caen en el impulso de gastar tan pronto como obtengan la ficha, pues debe pasar un tiempo para canjearla. Esta estrategia sirve sobre todo para racionalizar los pensamientos y no dejarse llevar por decisiones emocionales equivocadas a la hora de gastar dinero.

    Pongamos un ejemplo, si a un niño le das un premio inmediato, ¿Quieres una moneda por haber hecho este trabajo? Te dirá que sí. Pero si le dices, si te esperas una semana, en vez de una moneda, te daré dos; seguramente el niño preferirá el premio inmediato. De hecho en estudios se comprobó que alrededor del 80% de los niños preferían 1 moneda hoy a tener 2 monedas dentro de una semana. Con el tiempo, se estudió a estos niños y el pequeño porcentaje que prefería esperar una semana para cobrar, usando la parte racional del cerebro, tuvieron mayor éxito profesional. Este sistema de aprendizaje es muy valioso para el futuro adulto. El sistema de fichas potencia el sistema racional.

    Conclusión:

    Los niños emprendedores pueden ser pequeños empresarios que demuestran cualidades que muchas veces ni sus propios padres las poseen. Sin importar, si nacen o no con esa habilidad, lo relevante del asunto es que se deben motivar y alentar para que sus espíritus emprendedores los haga convertirse en exitosos grandes empresarios.

    Para saber más:

     

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Nos obligan a molestarte con las Cookies. Más info