Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img

El escáner corporal

/
/
1487 Vistas

El escáner corporal es la técnica de mindfulness más sencilla. Nos ayuda a relajarnos y, por supuesto, a ser más consciente de nuestras sensaciones corporales.

Un momento ideal puede ser antes de dormir, tumbados en la cama podemos repasar todo el cuerpo para así eliminar tensiones y poder dormir más plácidamente, lo que lo convierte en una técnica ideal para combatir el insomnio. Pero igualmente podemos hacerlo en cualquier momento del día, cuando nos sintamos estresados o como parte de nuestra práctica de meditación.

Lo ideal es seguir un audio que nos guíe por dicha meditación hasta que sepamos de memoria los pasos a seguir. En youtube o ivoox podremos encontrar varios. Una vez seleccionado el que más nos guste, buscaremos un lugar adecuado. Una superficie plana, sin almohadas ni cojines es la mejor opción. Puesto que demasiada comodidad puede derivar en somnolencia. Personalmente, prefiero hacerlo sobre una simple esterilla.

Las instrucciones a seguir, a falta de un audio guiado, sería la siguiente:

Acuéstese boca arriba en un lugar cómodo. Cierre suavemente los ojos, prestando atención al flujo de la respiración y sintiendo como el abdomen se eleva con cada inhalación y desciende con cada exhalación.

Tómese unos segundos para sentir las sensaciones relacionadas con el tacto en los lugares en los que el cuerpo está en contacto con el suelo.

Recorra cada parte del cuerpo con atención, empezando por los dedos del pie izquierdo. Intente encauzar hacia ellos la respiración, imaginando que ésta desciende por todo el cuerpo y permítase sentir todas y cada una de las sensaciones de los dedos.

Mantenga la atención durante varias inhalaciones y exhalaciones y luego siga progresivamente con la planta del pie, el talón, el empeine y el tobillo. Se trata de repetir el mismo proceso que el descrito para los dedos del pie. Tómese un tiempo en cada zona para que aparezca alguna sensación y deje que la mente la reconozca tranquilamente.

Cada vez que la atención se desvíe de la parte del cuerpo que está explorando lleve la atención a la respiración y de ahí a la zona del cuerpo en la que estaba.

Intente seguir el recorrido de todo el cuerpo sin dejar atrás alguna zona y sin pretender tener una sensación determinada; y si no siente nada, acepte ese no sentir.

Para saber más:

Mindfulness. Guía práctica: para encontrar la paz en un mundo frenético

Fuente: texto del escáner corporal extraido de www.escuelagestalt.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!