X
    Categorías: Nutrición

Omega 3 y efectos psicológicos

Los ácidos grasos poliinsaturados (como el omega 3 o el 6) son nutrientes imprescindibles que nuestro organismo necesita con regularidad para evitar la aparición de enfermedades que pueden afectar el bienestar físico y mental de nuestro cuerpo. En la actualidad se ha tomado gran importancia en la utilización de estos nutrientes para la prevención de enfermedades psiquiátricas.

Existe varios tipos de ácidos grasos poliinsaturados y seguro que en algún momento has oído hablar de este tipo de nutrientes y de lo beneficioso que resulta para nuestra salud. Aunque, es importante destacar que al no ser producidos por el cuerpo humano es imprescindible regular su consumo para que te puedas beneficiar de todas sus propiedades.

Por otro lado, desde hace muchos años se reconoce a la omega con una poderosa función protectora ante enfermedades cardiovasculares y del sistema nervioso central. Por ello, en la actualidad ha tomado relevancia en las investigaciones con el fin de demostrar toda la eficacia de este tan importante alimento sobre todos los sistemas de nuestro cuerpo.

Y más recientemente sobre el sistema nervioso central y su importancia sobre enfermedades como la depresión, psicosis, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, abusos de sustancias y estupefacientes, trastorno del espectro autista, trastornos alimentarios y de personalidad entre otros.

Es por eso que si padeces de algunas de estas enfermedades o conoces de alguien que la padezca y deseas conocer mucha más sobre los ácidos grasos poliinsaturados y todas las ventajas que puedes obtener con su consumo. Te invitamos a que continúes leyendo con nosotros toda la interesante información resumida en este artículo, con la finalidad de mantenerte siempre informado.

¿Qué son los ácidos grasos y cuál es su importancia?

Primero es importante conocer que los ácidos grasos son partículas de grasa que entran en nuestro cuerpo a través de los alimentos y es usado por el organismo como combustible para realizar las distintas funciones diarias.

Existen dos tipos de ácidos grasos cada uno cumple una función importante dentro de nuestro cuerpo.

  1. Los ácidos grasos saturados: Están adheridos por uniones simples, y se consiguen con facilidad en los aceites de uso común como los de origen vegetal o animal. Si los consumes en exceso pueden elevar tu nivel de colesterol y triglicéridos.
  2. Los ácidos grasos poliinsaturados: Son aquellos que se encuentran unidos fuertemente a través de enlaces complejos y dentro de los más comunes se encuentran a los del grupo Omega. No son producidos por nuestro organismo, por tanto, es esencial que se consuman a través de pescados como salmón, sardinas y atún. Y además tienen una importante función protectora capaz de prevenir la elevación del colesterol malo y de los triglicéridos.

Su interés radica en la beneficiosa función que cumple sobre la salud, siendo este tipo de lípidos una parte esencial en la composición de la membrana celular especialmente en las del sistema nervioso central.  Es por tanto que, estudios actuales han centrado su interés en el rol que desempeñan estos ácidos grasos especialmente la omega 3 y su relación con algunos neurotransmisores del sistema nervioso para mantener un normal funcionamiento cerebral.

Ácidos grasos poliinsaturados (omega 3) y los distintos trastornos psiquiátricos

  1. Esquizofrenia

Se realizaron estudios a pacientes en distintas etapas de la enfermedad para descubrir el comportamiento de la omega 3 en todas las fases de la esquizofrenia. Usando dos tipos de terapias una combinada realizada por Berger y Pawelczyk combinando ácidos grasos poliinsaturados y antipsicóticos.

Y otra realizada por Emsley usando solo lípidos. Y como resultado se comprobó una ventaja en la disminución de los síntomas en la terapia mixta mientras por el contrario no se evidenció cambios con el otro método.

  1. Trastorno depresivo mayor

Según algunos estudios realizados se comprobó que las personas que padecen de este trastorno tienen niveles más bajos de ácidos grasos poliinsaturados en glóbulos rojos y plasma. Por tanto, una dieta rica en omega 3 puede tener un efecto prometedor al reducir significativamente los síntomas de esta enfermedad.

  1. Trastorno Bipolar

Se comprobó a través de múltiples estudios que los ácidos grasos poliinsaturados tienen una mayor eficacia ante los síntomas depresivos más no en los maníacos.

  1. Trastorno de ansiedad

Esta enfermedad está relacionada con elevados niveles de elementos proinflamatorios y un nivel reducido de ácidos grasos poliinsaturados. Por tanto, se destaca el posible poder en contra de la ansiedad que poseen estos lípidos.

  1. Trastorno por consumo de sustancias

Omega 3 proporciona un efecto positivo en los pacientes con este tipo de trastorno al mejorar la ansiedad y reducir el deseo al consumo.

  1. Déficit de atención e hiperactividad

Se pudo comprobar que la administración de dosis altas de ácidos grasos poliinsaturados en pacientes con esta patología logró mejorar de manera moderada los síntomas. Sin embargo, no se tiene evidencia actualmente de sus efectos en niños y adolescentes.

  1. Trastornos de espectro autista

Según los últimos estudios realizados se pudo evidenciar el efecto de estos lípidos y su mejoría en síntomas como irritabilidad e hiperactividad.

Efectos secundarios de la terapia con ácidos grasos poliinsaturados

En general, las reacciones adversas asociadas al consumo frecuente de omega 3 varían desde síntomas gastrointestinales como diarrea, náuseas y un constante sabor a pescado que algunas veces suele resultar molesto. Siendo reconocidos como seguro para el consumo por el Panel de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Determinando que el consumo de suplementos con omega 3 de una cantidad de 5 gramos al día durante un poco más de 15 semanas no constituye un peligro para los pacientes. No obstante, si es importante que las personas que toman medicamentos para la coagulación y para reducir la agregación plaquetaria, tengan una evaluación regular al utilizar terapias con ácidos grasos poliinsaturados.

Conclusión

En resumen, a través de múltiples investigaciones se logró constatar el efecto beneficioso para nuestro organismo al utilizar terapias con ácidos grasos poliinsaturados. Evidenciando una notoria modificación en el estado de ánimo en pacientes con enfermedades psiquiátricas. Sin embargo, aún faltan muchos más estudios sobre este tema para que se logre tomar en cuenta este tipo de terapias.

Si bien no significa la cura de los distintos trastornos mentales, resulta una terapia prometedora para mejorar la ansiedad, disminuir la hiperactividad y elevar el ánimo de los pacientes que la padecen. Por otro lado, a pesar de los excelentes resultados que se han encontrado en relación con el estado anímico es importante nunca suspender el tratamiento indicado por tu médico especialista. Aunque puedes evaluar con él la inclusión de este tipo de terapias en conjunto con el tratamiento farmacológico según sea el diagnóstico.

En fin, en la actualidad se requieren de otras investigaciones para que se pueda considerar la terapia con ácidos grasos poliinsaturados tipo omega 3 como una opción confiable para tratar las distintas enfermedades psiquiátricas.

Mindful Man: Muchos años recorriendo el camino... acompáñame.
Entrada Relacionada

Esta web usa cookies.