Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img
Home / Poema / Volverán las oscuras golondrinas

Volverán las oscuras golondrinas

/
/
584 Vistas

Gustavo Adolfo Bécquer habla de la impermanencia en su Rima LIII. No solo existe belleza en la rima sino en el mensaje. La impermanencia es un tema recurrente en muchos de los grandes poetas, inspirando bellas poesías marcadas por esta cualidad a la que el budismo le da tanta importancia. La impermanencia es una de las doctrinas esenciales o tres marcas de la existencia en el budismo. El término expresa la idea budista de que toda la existencia condicionada, sin excepción, está en un constante estado de flujo. Volverán las oscuras golondrinas…

Las oscuras golondrinas

Bécquer nació en Sevilla y quedó huérfano de padre y madre cuando era un crío, tuvo que ir cambiando de familia varias veces y no fue fácil la vida ni para él ni para su hermano que se convirtió en un famoso pintor. Cuando fue adulto se instaló en Madrid donde tuvo algunos empleos y recibió la ayuda de amigos para poder sobrevivir. Años después contrajo la tuberculosis, enfermedad que le llevaría a la tumba.

Se enamoraba constantemente, de hecho decía que “El amor es mi única felicidad” Incluso habiéndose casado, los biógrafos de este genial escritor no son unánimes al dictaminar quién fue la musa que inspiró a Bécquer. Además sufrió la infidelidad de su esposa, hasta el punto que su último hijo pudo ser del amante de ésta. Bécquer pertenece a la corriente del romanticismo tardío que se dio en el siglo XIX.

Su obra más famosa es rimas y leyendas la cual, esconde una curiosa historia

Cuentan que poco antes de mandar a publicar su obra, se inició un incendió en su casa, y todos los escrios que tenía habían sido devorados por las llamas debido a los disturbios revolucionarios de 1868. Vaya desastre, justo cuando su sueño se iba a cumplir. Pero no se vino abajo, decidió rehacer toda su obra. Evidentemente en su memoria permanecía bastante de ella aunque no consiguiera plasmarla igual, por lo que trabajó arduamente, sin dormir hasta que la rehizo por completo. Destrozado por el esfuerzo entregó su trabajo y su libro fue, finalmente, publicado.

Gracias a no haberse rendido, consiguió la fama en vida, cosa que muchos autores no llegan a conocerla y se hacen famosos años después de su muerte.

Volverán las oscuras golondrinas

“Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres…
¡esas… no volverán!.

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día…
¡esas… no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar, …
como yo te he querido…; desengáñate,
¡así… no te querrán!”

¿Qué te ha parecido el poema? ¿Conoces alguno que hable de la impermanecia de la vida? Me gustaría conocer tu opinión.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!