Mejores poemas sobre el mar

Índice
  1. "Marinero en tierra" de Rafael Alberti
  2. "El barco ebrio" de Arthur Rimbaud
  3. "Mariposas de mar" de Pablo Neruda:
  4. "Oda al mar" de Pablo Neruda
  5. "El mar" de Jorge Luis Borges
  6. "El viejo y el mar" de Ernest Hemingway
    1. "Canción del pirata" de José de Espronceda
  7. "Marea alta" de Charles Baudelaire:
  8. "El mar" de Octavio Paz
  9. "Sea Fever" de John Masefield
  10. Conclusión

[vc_row columns="1"][vc_column][vc_column_text]

El mar ha sido una fuente constante de inspiración para poetas a lo largo de la historia. Por eso ha sido una fuente inagotable de inspiración para los poetas a lo largo de la historia debido a su inmensidad, su belleza, su misterio y su capacidad para evocar una amplia gama de emociones y metáforas.

El mar a menudo se asocia con la libertad y la aventura. Navegar por aguas desconocidas, explorar horizontes lejanos y desafiar los elementos ha sido una fuente constante de inspiración para los poetas. La vista y el sonido del mar tienen un efecto calmante en muchas personas, y los poetas a menudo han recurrido al mar como un lugar para la contemplación, la meditación y la búsqueda de la paz interior. El mar es una parte fundamental de la naturaleza, y los poetas a menudo han utilizado su belleza y su grandeza para expresar su conexión con el mundo natural y su preocupación por su conservación.

impermanenciaPoema sobre la Impermanencia

También el mar puede ser visto como una metáfora de la vida humana, con sus mareas altas y bajas, sus tormentas y sus momentos de calma. Los poetas a menudo han utilizado el mar para reflexionar sobre la naturaleza efímera de la existencia. El mar, con su capacidad para cambiar rápidamente de la calma a la tormenta, ha sido utilizado como una metáfora para las emociones humanas. Los poetas a menudo han comparado el mar con los estados de ánimo humanos, desde la serenidad hasta la pasión desenfrenada.

Otro simbolismo es la puerta hacia los desconocido. El mar representa lo desconocido y lo misterioso. En muchas obras poéticas, el mar se convierte en un símbolo de lo insondable, lo incomprensible y lo inexplorado.

Aquí tienes una selección de algunos de los mejores poemas sobre el mar:

  1. "Marinero en tierra" de Rafael Alberti: En este libro de Alberti, encontrarás una serie de poemas que capturan la esencia del mar y la vida marinera. Su poesía a menudo se llena de metáforas y simbolismo marino.
  2. "El barco ebrio" de Arthur Rimbaud: Rimbaud utiliza el mar como un símbolo de la libertad y la aventura en este poema, donde un barco ebrio navega por mares tormentosos y desconocidos.
  3. "Mariposas de mar" de Pablo Neruda: Neruda era un amante del mar, y en este poema describe el océano como un mundo lleno de mariposas que revuelan en las olas. Es una metáfora hermosa y única.
  4. "Oda al mar" de Pablo Neruda: Otra obra maestra de Neruda, esta oda celebra la grandeza y la misteriosa belleza del océano, destacando su inmensidad y su poder.
  5. "El mar" de Jorge Luis Borges: Borges aborda el tema del mar de manera filosófica y reflexiva en este poema, explorando su significado en la historia y la literatura.
  6. "El viejo y el mar" de Ernest Hemingway: Aunque no es un poema en el sentido tradicional, esta novela corta de Hemingway es una poderosa meditación sobre la lucha del hombre contra el mar y la naturaleza.
  7. "Canción del pirata" de José de Espronceda: Este poema español clásico celebra la vida aventurera de un pirata y su relación con el mar, en una narrativa llena de acción y emoción.
  8. "Marea alta" de Charles Baudelaire: Baudelaire utiliza el mar como un símbolo de lo incontrolable y lo misterioso en este poema, explorando temas de la vida y la muerte.
  9. "El mar" de Octavio Paz: Paz, el renombrado poeta mexicano, explora la dualidad del mar como un elemento que puede ser tanto bello como destructivo en este poema.
  10. "Sea Fever" de John Masefield: Este poema inglés es una celebración de la atracción irresistible que el mar ejerce sobre los marineros y aventureros, con versos memorables como "I must go down to the seas again, to the lonely sea and the sky."

"Marinero en tierra" de Rafael Alberti

"Marinero en tierra" es una obra poética escrita por el poeta español Rafael Alberti, publicada en 1925. Este libro marcó un hito en la poesía española y estableció a Alberti como una figura destacada de la llamada "Generación del 27", un grupo de escritores españoles influyentes que experimentaron con nuevas formas literarias y abrazaron el vanguardismo.

En "Marinero en tierra", Alberti explora temas como el mar, la nostalgia, la juventud y la vida marinera. Su poesía a menudo se caracteriza por una rica imaginería marina y metáforas relacionadas con el mar. A través de sus versos, Alberti evoca la atmósfera y la belleza del entorno marítimo, pero también reflexiona sobre la distancia entre el mundo del mar y la vida en tierra firme.

El título mismo, "Marinero en tierra", sugiere esta dualidad entre la vida en el mar y la vida en la tierra, y muchos de los poemas exploran la tensión entre estos dos mundos.

Aquí tienes un fragmento de uno de los poemas de "Marinero en tierra" de Rafael Alberti:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

Estos cantos de acá y de allá, del uno y del otro mar, sin ningún amor ni Dios, los canta nada más, por cantar."

[/bg_collapse]

"El barco ebrio" de Arthur Rimbaud

"El barco ebrio" ("Le Bateau Ivre" en francés) es uno de los poemas más famosos del poeta francés Arthur Rimbaud. Escrito a una edad temprana, este poema es un ejemplo de la fascinación de Rimbaud por la aventura, la búsqueda de lo desconocido y la rebelión contra las convenciones sociales y literarias de su tiempo.

El poema describe un barco que navega por mares tumultuosos y tormentosos, pero la embriaguez del viaje y la libertad de la navegación parecen embriagar al poeta. El mar se convierte en un símbolo de la búsqueda de experiencias intensas y desafiantes, y el poema expresa la idea de que solo aquellos dispuestos a perderse en la locura de la vida pueden comprender verdaderamente su belleza.

Aquí tienes un fragmento de "El barco ebrio" de Rimbaud:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

¡Oh, cuán débiles somos, y cuán simples! El terrible mar ruge a nuestro alrededor. Sufriremos naufragio, ¡qué importa! ¡Es el alma la que hunde por vez primera su bandera!"

[/bg_collapse]

El poema es conocido por su estilo innovador y su lenguaje evocador, y ha sido una fuente de inspiración para poetas y artistas de todo el mundo debido a su capacidad para transmitir la búsqueda de la libertad y la exploración de lo desconocido.

"Mariposas de mar" de Pablo Neruda:

"Mariposas de mar" es un hermoso poema del poeta chileno Pablo Neruda, que rinde homenaje a la belleza y la fragilidad de las criaturas marinas, comparándolas con mariposas en el océano. Este poema es parte de su extenso legado poético y demuestra su habilidad para encontrar la poesía en la naturaleza y en los elementos cotidianos. Aquí tienes el poema completo:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

Mariposas de mar, blancas golondrinas de las aguas, mensajeras de espuma y viento, bailarinas del agua, secretarias del día, corbatas de la espuma, brújulas del rocío, húmedos claveles que en el día estrellado de súbito se sacuden y se sumen, y caen como voladores pétalos derramados que se entregan a la esencia del silencio. Mariposas de sal, de amanecer, de diurno mar y cielo, débiles estrellas, vacías palomas de la espuma, niños dorados, de la frescura de Chile, pececillos que navegan y caen, como agujas de sal o racimos de la hermosa uva del océano, mariposas sumidas en el azul, tenaces corales que vuelan, que vuelan y caen en los abismos, inmaculadas bandadas del mar profundo: así la ternura, así el amor, así la esperanza cae sin cesar en el silencio y cae, cae y se sumerge, cae como caen las vidas, cae como caen las alas y navega en la muerte un pájaro, nada un insecto del océano y cae, cae como las olas y vuela y nada, nada y muere en las uñas del agua, y cae, cae como los cabellos y se sumerge y cae como el rocío, cae y cae como las estrellas y cae, cae y se pierde y cae y se desangra, cae como el amor en el hondo corazón del mar.

[/bg_collapse]

Este poema es un ejemplo de la sensibilidad y la conexión profunda de Neruda con la naturaleza, así como su capacidad para capturar la belleza efímera de las criaturas marinas en palabras poéticas y evocadoras.

"Oda al mar" de Pablo Neruda

"Oda al mar" es otro hermoso poema del poeta chileno Pablo Neruda, en el que celebra la grandeza y la misteriosa belleza del océano. Aquí tienes el poema completo:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

¡Oh mar mar espumante amable viento alígero florido de salitre hacia ti voz nocturna alboradas múltiples tejieron fugaces orillas y al mar sombrío agrio trajeron en medio de la espuma una gota de oro! ¡Mar eres nuestro! ¡Mar eres nuestro horizonte! La serpiente encantadora tu belfo desparrama y el tritón te peina y el pez azul estira sus músculos y sus alas y el orbe se acostumbra al oleaje y una piel en toda la tierra una piel de rayos tu luz resplandece y destruyes toda prisión de sombra y arrancas las lanzas que en el aire trajo el inmóvil invierno de la muerte y eres rayo en medio de los otros rayos y nadas en la cristalina comarca del día y despiertas desde el alga un dormido mundo de floración aérea y al sol levantas un león de agua que cae contra el agua en fuegos de trueno y abajo jadean las espumosas columnas del abismo y revientan las rosas de la aurora y el aire con su piedra apagada rodea los relámpagos desprendidos y nadando la orilla de la piedra y de la greda al fin el nado marino desciende y asciende y nuevamente asciende y desciende y las llamas amarillas suben como lanas y las olas cubren a los caballos que a lo lejos pulverizan el cielo en una palestra de bramidos y espumas y las niñas revuelven en las rocas un pescado solitario y en el muelle la anciana niñera de las olas recoge las azucenas de la bruma y en el agua las espumas se entregan a la tierra y en los caracoles la marina florece en un llanto de piedra a una guirnalda de cintura y en la playa una niña de muslos y labios se abre en una gruta de cántico y en la colina otra niña se enciende como una lamparita y sobre los arcos y las herraduras del puerto el mar cuaja y estalla y el hombre encuentra en la transparencia una cabeza de espuma o una mano de sirena perdida en el apretado anillo del agua y pues se amontonan y suben las olivas y los cascos y las sillas de los marinos y luego el mar pone en la cruz de la bandera una lágrima de sirena y baja los hacia las cofradas y las regatas del viento y todo lo que ha hecho por el hombre se lo lleva en el tiempo el gigantesco mar del mar. ¡Mar de amor y mar! ¡Mar y amor! Tu dura brisa rodea las olas del deseo y un caballo desnudo del viento de la espuma galopa en la playa sin marejada.

[/bg_collapse]

"Oda al mar" es un poema que captura la majestuosidad del mar y su profundo impacto en la imaginación humana, así como su capacidad para inspirar belleza y asombro en la poesía de Neruda.

"El mar" de Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges fue un renombrado escritor argentino conocido por sus cuentos, ensayos y poemas.  En "el mar", Borges aborda el tema del mar de manera filosófica y reflexiva en este poema, explorando su significado en la historia y la literatura. Aquí tienes el poema completo:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

El mar (A Ricardo Molinari)
De los espejos, sé que el adivino se mira, como tantas otras veces, el largo mar de perros y de armas, de trópicos y flotas y de flechas, ese otro mar que es el de las sirenas y el que es el de Ulises y los normandos. El irrisorio mar de las batallas me intriga y me atormenta. De ese mar: el fulgurante; el que es de el oro y el día; el que es de espejos y el que es de espadas; el que es de luna, el que es de náufragos; el que es de tigres, de constelaciones, de pálidas muchachas, de fulgores, de sombras, de serpientes, de crepúsculos; el que ha sido y el que será infinito; el que es de lágrimas y de monedas; el que es de fuegos fatuos, y de naves y de caídas, y de plenitudes; el mar que es de Ondinas y naciones, el que es de tumbas y de caimanes, el que es de selvas y el que es de esqueletos; el que está bajo el puro cielo, el que es de estrellas; el que es de corales; el que es de viento y el que es de medusas; el que es de sueños y de pesadillas; el que es de nadadores y de monstruos; el que es de canciones y de profecías; el que es de espuma, el que es de piedras negras; el que es de tiburones, el que es de perlas; el que es de alta mar y es de combates; el que es de lápidas y es de jazmines; el que es de minerales y de diademas; el que es de secretos y de silencios; el que es de jardines, y el que es de rayos; el que es de espejeos y es de cenizas; el que es de sangre y es de cristalino, de cera, de algodón, de cáñamo, de humo, de estiércol, de esmeralda, de oro y de polvo; el que es de plata y el que es de palomas; el que es de esperanzas, el que es de dudas, el que es de espanto, el que es de prodigios, el que es de lodo, el que es de metales, el que es de acantos, y el que es de aromas; el que es de tormentas y de augurios; el que es de arena, y el que es de sonrisas; el mar que es de Cervantes y de Séneca; el que es de espanto, el que es de algarabía, el que es de espanto y algarabía juntos; el mar en fin, de naves, espejismos, de pueblos, mitos, ritos y de olvidos; el mar de lo que sé y de lo que ignoro, de lo que soy y de lo que no he sido; el que es de cosas que serán, del mar de las maldiciones y de las lágrimas, el mar que es de mirar y es de olvidar, el mar que es de otros mares y de lo que nunca será mar sino recuerdo: de aquel, del que una vez fue. El que ahora es.

[/bg_collapse]

"El viejo y el mar" de Ernest Hemingway

La novela aborda temas universales como la perseverancia, la resistencia, la soledad y la conexión con la naturaleza, y utiliza el mar como un escenario central para explorar estos temas. A lo largo de la historia, el mar se convierte en un poderoso símbolo de la vida y la muerte, la victoria y la derrota, la belleza y la crueldad. La relación entre el viejo pescador y el mar es una metáfora de la lucha humana contra los desafíos implacables de la vida.

A pesar de que "El viejo y el mar" es una novela en prosa, la habilidad de Hemingway para crear imágenes vívidas y transmitir emociones profundas a través de su escritura es a menudo comparada con la poesía. La obra ha sido ampliamente elogiada por su estilo literario y su profundidad temática, y se considera una de las obras más destacadas de la literatura del siglo XX.

"Canción del pirata" de José de Espronceda

"Canción del pirata" es uno de los poemas más conocidos del poeta español José de Espronceda. Escrito en el siglo XIX, este poema es un himno al espíritu aventurero y rebelde del pirata, quien desafía las convenciones sociales y vive una vida de libertad en los mares. Aquí tienes el poema completo:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela un velero bergantín.

Partióse a media noche, cuando el océano rugía, y la luna parecía una gran mancha amarilla.

A lo lejos, en la oscura playa, una sirena enamorada, una sirena enamorada gritó al velero, y no pudo ser.

Un cielo sin nubes apareció, un fuego abajo gimió, y a estribor vio tierra, a babor vio tierra y el de en medio de los dos.

¡Cuarenta truhanes en cubierta del bote a la pompa del bergantín! ¡El bote, el bote, a par del bergantín!

Sobre el cielo las nubes corren, y sobre el mar corren las burbujas; y el bergantín volando va por entre lomos de espumas.

Y el que a un gigante lo arranca de un solo tirón de su coleta, el bergantín con su lona blanca volando va sobre el agua quieta.

—¡Escuchad, escuchad, marineros! Si vuestro amor os es querido, jurad por la cruz de este hierro que habéis de seguirme, aunque sea al abismo!

De un salto el primero saltó a un bote, y saltaron cien. A la playa el bergantín echó, y otro rayo cruzó el cielo.

Estrofas de canciones subían al unísono con los vítores. Los negros cabellos al viento se alzaban y se encrespan las barbas de los fieros.

¡Soltad amarras, lanzad el ancla! —¡Tire el ancla!— Lanzad los botes al agua y embarcad toda la tripulación.

Esconded el tesoro en la playa y después de amarrar bien el bergantín, ¡quémeselo hasta que el agua hierva!

Dejad que humee el bergantín como cien volcanes en la noche. ¡Maldita si queda una sola tabla!

La fragata andaba cargada de oro y un beso suyo costaba una moneda. El tesoro escondido en la playa, quemado quedó en ceniza y humo.

Nadie verá su brillante oro ni sus monedas de plata ni sus piedras.

Debajo del árbol solitario los cien truhanes cantan y beben y las mujeres encienden hogueras en torno de aquel que la espada desenvaina.

Y siguiendo al más bravo, que les guiaba, cantando en su demanda, cañones al hombro la ciudad asaltaron, y en el arco triunfal izada su bandera, de un rico coche arrancaron a dos damas y las llevaron a la playa.

Tornaron a la ciudad, hallaron el oro, una noche cantaron la victoria, una noche cantaron victoria, y otra noche se embriagaron de vino.

[/bg_collapse]

"Canción del pirata" es un poema que exalta la figura del pirata como un símbolo de valentía, aventura y rebeldía contra las normas sociales y el poder establecido. Es uno de los poemas más icónicos de la literatura española del siglo XIX.

"Marea alta" de Charles Baudelaire:

Charles Baudelaire fue un influyente poeta francés del siglo XIX conocido por su obra "Las Flores del Mal" ("Les Fleurs du Mal" en francés), que contiene una serie de poemas en los que explora temas como el decadentismo, la belleza, el vicio y la melancolía. audelaire utiliza el mar como un símbolo de lo incontrolable y lo misterioso en este poema, explorando temas de la vida y la muerte. ("Marée haute" en francés) de Charles Baudelaire:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

Soñé con un tesoro en el océano celoso

Soñé con el inmenso y claro zafiro

Del azul profundo, del azul del cielo,

Oculto por el mar.

Como la huella en nuestros corazones

Del abismo divino

Como la estrella apagada, como una estrella brillante

Del mar que el infinito encierra

En el azul de los cielos

O el azul de un cielo inmenso, claro, sin fin

O el oro puro, precioso, maravilloso y tranquilo

O lo oscuro,

Y su anillo de piedra marina,

El zafiro puro, tan puro que el alma se calma

Para la eternidad

Un ídolo de ébano oscuro, que yace en el fondo

De aguas puras, oscuras y profundas

Lleva este anillo en su largo dedo

Como un anillo de boda.

Cierra los ojos, los ojos, las estrellas,

Y el sordo y lento latir

De su corazón, al que vuela su amor,

Hace temblar su cuerpo tembloroso.

El alma que me obsesiona, me desgarra o me mima, me alivia o me atormenta

Incluso en sueños, incluso dormida

Siempre brilla, cruel o bella.

Por ella se ofrece todo tesoro,

Por ella, en los cielos infinitos,

Todas las estrellas están muertas, todo el amor está muerto,

Todo lo que fue, es, será suyo.

¡Oh mi soberano, mi orgullo, mi dios!

¡Piedad! ¡Piedad la lealtad De mi amor sin cesar Gemirá la eternidad!

[/bg_collapse]

"El mar" de Octavio Paz

Octavio Paz explora la dualidad del mar como un elemento que puede ser tanto bello como destructivo en este poema. Se encuentra dentro del libro "La estación violenta" (1956) El mar:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

A Rosario Castellanos

No hay olvido. Ni sombra. El río canta su fondo. El aire, su camino. El sol, su verdad. El mar canta su olvido.

No tiene fin. No tiene orillas. No tiene cuerpo y tiene espejismos. No tiene forma y tiene reflejos. No tiene voz y tiene canciones.

El mar no se acaba ni empieza se repite.

Cada ola es el mismo agua. Cada ola una y otra vez.

Nada muda todo sigue.

Nada cambia todo fluye.

El mar no tiene fin y no comienza.

El mar canta su olvido sin olvidar canta su olvido sin olvidar nada.

Octavio Paz, "La estación violenta" (1956).

[/bg_collapse]

Este poema de Octavio Paz, "El mar," es una meditación sobre la naturaleza inmutable y eterna del mar. Paz explora cómo el mar carece de límites, forma y voz definidos, pero sigue siendo una entidad poderosa y en constante movimiento que canta su olvido sin olvidar nada. El poema destaca la naturaleza cíclica y eterna del mar, que fluye sin fin y se repite una y otra vez, como un símbolo de la constante transformación de la vida y la memoria.

"Sea Fever" de John Masefield

"Sea Fever" es un poema escrito por el poeta británico John Masefield. Publicado por primera vez en 1902, es uno de los poemas más conocidos de Masefield y celebra la belleza y la atracción del mar. Aquí tienes el poema completo:

[bg_collapse view="button-green" color="#4a4949" expand_text="Ver Poema" collapse_text="Ocultar"]

Debo bajar a los mares otra vez, al mar solitario y al cielo,
y todo lo que pido es un barco alto y una estrella que lo guíe;
y la patada de la rueda y la canción del viento y la vela blanca agitándose,
y una niebla gris en la cara del mar, y un amanecer gris.
Debo bajar a los mares otra vez,
porque la llamada de la marea es una llamada salvaje y una llamada clara que no puede ser negada;
Y todo lo que pido es un día ventoso con las nubes blancas volando,
Y el rocío lanzado y la espuma soplada, y las gaviotas llorando.
Debo bajar a los mares otra vez, a la vida gitana vagabunda, al camino de la gaviota y al camino de la ballena,
donde el viento es como un cuchillo afilado; y todo lo que pido es un hilo alegre de un compañero de ruta risueño,
y un sueño tranquilo y un dulce sueño cuando el largo truco haya terminado.

[/bg_collapse]

Este poema capta la esencia de la fascinación del autor por el mar y su deseo de volver a navegar en él, incluso en las condiciones más desafiantes. Es un canto a la libertad y la aventura que se encuentra en la vida marinera, así como una expresión de la profunda conexión de Masefield con el océano y su belleza.

Conclusión

El mar es símbolo de lo desconocido, de aventura, de naturaleza, de emprendimiento, de calma, de ira, de tempestades, de viajes, de transitoriedad... junto con el amor y la muerte es sin duda uno de los temas en los que más se ha profundizado en la lírica.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Subir