¿Cómo prepararse para una entrevista?

prepararse para una entrevista de trabajo

Prepararse para una entrevista de trabajo puede ser vital para obtener el empleo de tus sueños. Al trabajar las posibles situaciones en las que te puedes encontrar y tener claro ciertos conceptos, te allanaran el camino y te sentirás más cómodo. Para ello, hemos acudido a los mejores expertos de la Universidad de Princeton para ver cuales son sus consejos.

¿Cómo prepararse para una entrevista de trabajo?

Debes crear una hoja de trabajo (Worksheet) previa a la entrevista

En la entrevista, tu trabajo será convencer al reclutador de que posees las habilidades, el conocimiento y la experiencia exigida para el trabajo. Para ello, muestra una gran motivación y convence al reclutador de que te ajustas a la filosofía de la empresa y a la descripción del puesto, así te acercas mucho más al objetivo.

Plan de preparación de la entrevista de 7 pasos

1. Investiga la organización de la empresa

Esto te ayudará a responder preguntas, y destacarás entre los candidatos menos preparados.

  • Busca información adicional. Usa herramientas como Vault, CareerSearch o The Riley Guide (en inglés) para obtener una descripción general de la organización y su perfil en el sector. En España puedes consultar Universia. También te será útil acceder a los informes comerciales, el Registro Mercantil, el Instituto Nacional de Estadística y el CIF.
  • Visita la página web de la empresa para asegurarte de comprender con detalle y amplitud cuales son sus competencias y a qué se dedican exactamente.
  • Comprueba el organigrama de la empresa y la filosofía de trabajo.
  • Examina sus productos, servicios y los tipos de clientes.
  • Lee los comunicados de prensa recientes para obtener información sobre el crecimiento y la estabilidad empresarial.
  • Obtener perspectiva. Revisa las publicaciones de mercado o comerciales donde se nombre a la empresa. Así obtienes perspectiva y comprobarás cuál es su posición en la industria.
  • Crea una lista de preguntas. Prepárate para preguntar sobre la organización o el puesto en función de tu investigación.

2. Compara tus habilidades y calificaciones con los requisitos del trabajo

  • Analiza la descripción del trabajo así como los conocimientos y habilidades requeridas.
  • Examina la jerarquía. Determina dónde crees que se ajusta tu candidatura dentro de la organización.
  • Mira en ambos lados. Comparando lo que el empleador buscará acerca de tus cualidades.

3. Preparar respuestas

La mayoría de las entrevistas involucran una combinación de preguntas basadas en tu currículum y en casos prácticos. Te recomendamos que te reúnas con profesionales del sector o con otros reclutadores para explicar tu experiencia y entrenar algunas preguntas sobre casos prácticos acerca de tu futuro puesto de trabajo. Así estarás lo mejor preparado posible. Si no te es posible, practica igualmente con otros amigos o conocidos.

4. Escoge la vestimenta

  • Ve neutral. Utilizar vestimenta de oficina como un traje de color neutro y zapatos adecuados, es lo mejor.
  • Si te dicen explícitamente que no vayas formal y que acudas “informal pero de negocios” usa tu buen juicio y no te pases.
  • Enchufa esa plancha. Asegúrate de que tu ropa esté limpia y sin arrugas.
  • Vístete para impresionar. Asegúrate de que das una apariencia general limpia, elegante y ordenada.

(Nota de Meditación y Psicología): La indumentaria muchas veces va implícita al tipo de puesto al que se aspire, sin que el reclutador tenga que especificar que tipo de formalidad espera del candidato. Por ejemplo: de una persona que quiera acceder a un puesto en banca se dará por hecho que acudirá con traje de chaqueta. Por el contrario de un ingeniero que trabaje a pie de obra se esperará una indumentaria adecuada pero mas informal.)

5. Planifica qué traer

  • Copias adicionales de tu currículum en papel de calidad
  • Un bloc de notas o carpeta profesional y bolígrafo. (Nota: Por supuesto nada de productos de publicidad)
  • Una lista de referencias
  • Información adicional que podrías necesitar para completar los requisitos del puesto de trabajo.
  • Una carpeta o porfolio con muestras de tu trabajo, si corresponde

6. Presta atención a la comunicación no verbal

  • Debes tener en cuenta que la comunicación no verbal dice mucho.
  • Comienza por el principio. Recuerda que los comportamientos de la sala de espera pueden ser vistos e informados.
  • Proyecta confianza. Sonríe, establece contacto visual y da un firme apretón de manos (sin pasarte).
  • La postura cuenta. Siéntate derecho pero cómodamente. Ten en cuenta los gestos nerviosos, como mover el pie o la pierna sin parar.
  • Se atento. No mires fijamente, pero mantén un buen contacto visual, mientras abordas todos los aspectos de las preguntas de tu entrevistador.
  • Respeta su espacio. No coloques nada en su escritorio.
  • Permanece atento a las reacciones. Las expresiones faciales dan pistas sobre tus sentimientos. Si estás atento y controlas tus reacciones proyectarás una imagen positiva.

7. Seguimiento

Muchas entrevistas terminan con “¿Tiene alguna pregunta?”

  • Trae una lista. Puedes decir: “Al prepararme para la reunión de hoy, anoté algunas preguntas. Por favor, permítame revisar mis notas “. Nota: Por supuesto, trata siempre de usted al reclutador, no lo tutees a no ser que te pida lo contrario, independiente de la edad de esa persona.
  • Sé estratégico. Pregunta información que no hayáis tratado o busca aclaración de un tema anterior pero no solicites información que se puede encontrar en el sitio web de la organización. Por supuesto habrá que evitar preguntas inherentes a posibles problemas que haya tenido o tenga la empresa en la actualidad.  La Universidad de Princenton recomienda que hagas este tipo de preguntas:

En su opinión, ¿qué tiene la empresa de especial que resulte atractivo para un candidato?

¿Cuáles considera que son los criterios más importantes para el éxito en este trabajo?

Cuénteme sobre la filosofía de la empresa

¿Cómo se evaluará mi trabajo?

¿Cuáles son las oportunidades para promocionar?

¿Cuáles son los próximos pasos en el proceso de contratación?

Este último apartado relativo a las preguntas, nos hace plantearnos otra muy importante que los expertos de Princeton misteriosamente no se hacen:

¿Se debe preguntar por el salario en una entrevista de trabajo?

Esta es una pregunta delicada y siempre recibimos respuestas discordantes. En este caso hemos acudido a los expertos de Linkedin y Microsoft para ver qué opinan sobre esta pregunta tan importante.

El director de recursos humanos de Microsoft, Chuck Edward, dice que sí, sin duda alguna. Lo considera justo y, además, es una marca de transparencia de la empresa el facilitarlo. Por lo que si no te lo ofrecen no darán buena confianza. Solo habrá algunas ocasiones en las que por motivos específicos no te lo podrán dar pero estás en tu derecho de preguntarlo.

Por otro lado, nos encontramos a Brendan Browne, director de recursos humanos de LinkedIn. Browne dice que la primera entrevista no es el momento idóneo para preguntarlo. Debemos esperar a que nuestra candidatura avance para poder preguntarlo posteriormente.

El broche de oro, el correo de agradecimiento

Un correo electrónico de agradecimiento pondrá el broche de oro en nuestra candidatura. Para ello no hay que extenderse demasiado ni usar florituras. Simplemente agradecer el tiempo y la atención que ha tenido el entrevistador durante la entrevista de trabajo. Este detalle podrá darte ventaja ante igualdad entre otros candidatos pues muestra tu alta motivación por obtener el puesto.

Meditación y relajación

Para finalizar me gustaría detallar la importancia de la meditación y la relajación en todo este proyecto. Para ello te animamos a que utilices el buscador de nuestra página web y busques relajación o meditación y lo apliques a tu “entrenamiento” para la entrevista personal. De seguro que te será útil y te hará acudir a la entrevista con mayor confianza en ti mismo al sentirte más tranquilo y sosegado.

Fuentes:

https://careerservices.princeton.edu y fuentes propias

Deja un comentario