Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img
Home / Psicología / La higiene mental

La higiene mental

/
/
2435 Vistas

La higiene mental es el conjunto de actividades que permiten que una persona esté en equilibrio con su entorno sociocultural. Estas acciones intentan prevenir el surgimiento de comportamientos que no se adapten al funcionamiento social y garantizar el ajuste psicológico imprescindible para que el sujeto goce de buena salud mental.

Todos los días escuchamos términos sobre salud mental, en los telediarios o en las redes sociales. Parece como si solo existieran dos extremos, enfermo o sano. Sin embargo la psicopatología, que es la rama que se encarga de diagnosticar los problemas mentales nos aclara que no existe una dicotomía, no es cualitativa sino cuantitativa, todos tenemos algo de cada pequeña patología. Es decir, si cogiéramos un constructo “ansiedad” las personas llamadas sanas podrán puntuar (en una escala de 1-10) por ejemplo, con un 2,  o  3  o  1 y una persona dentro de un trastorno de ansiedad generalizada puede puntuar con un 8. Todos tenemos algo de cada cosa. Por eso se ha introducido el termino de higiene mental dentro de la psicología.

La higiene mental y su relación con “lo normal”

Si hacemos una investigación y disponemos de una gran cantidad de datos, podemos inferir qué es lo “normal” gracias a las estadísticas. Pero ojo, a lo mejor lo normal relativo al estrés en, por ejemplo, Nueva York podría ser una puntuación bastante alta en otro país, por ejemplo, en la República Dominicana. Por lo que esa normalidad depende del lugar y del contexto. También del contexto temporal porque, si en la Alemania Nazi, se hicieran encuestas acerca del racismo, seguramente un nivel alto de racismo sería lo normal y no serlo sería casi una enfermedad mental.

Aclarado esto, volvemos al caso de la higiene mental, la gran mayoría de la población entra dentro de un nivel normal de salud mental, pero eso no indica que no podamos mejorar dicho estado, o por lo menos cuidarlo.

¿Es importante la higiene mental?

Es vital, no podemos centrarnos en tener un cuerpo sano y acarrear ciertos problemas mentales. ¿Te suena lo de “mens sana in corpore sano” ? No solo los romanos ya lo predicaban, sino los griegos antes que ellos.

¿Qué acciones podemos hacer? Digamos que serán nuestras herramientas que nos acompañen toda la vida. Desde este blog abogamos por un modelo llamado el triangulo de higiene mental. Dicho triangulo tiene en cada vértice una disciplina: deporte, alimentación y meditación.

higiene mental
Primer pilar de la higiene mental: la alimentación
  • Alimentación: Somos lo que comemos, parece una obviedad, pero no por ello deja de ser menos verdad. Comemos productos industriales constantemente, hidratos de carbono alrededor de un 70% de la dieta diaria,  Podemos hacer una dieta para mejorar nuestro estado mental. Hay corrientes más radicales como el libro “cerebro de pan” donde se llama asesinos al azúcar y a los carbohidratos. El renombrado neurólogo David Perlmutter destapa un tema que, según él, ha estado enterrado en la literatura médica demasiado tiempo ¿Sabías que el gluten, el azúcar y los carbohidratos destruyen tu cerebro? Incluso los más saludables, como los cereales integrales, pueden causar demencia, trastorno por déficit de atención, ansiedad, dolor de cabeza crónico y depresión, entre otras dolencias.-dice el reputado neurólogo.
higiene mental
Segundo pilar: el deporte
higiene mental
Tercer pilar: meditación y reflexión
  • Meditación: nos ayuda a conocernos, relajarnos, reflexionar, somos capaces de entender mecanismos casi inconscientes de nuestro cerebro que nos hacen actuar “roboticamente” en el día a día.  Observamos cuales son nuestros patrones de pensamientos “de nuevo inconscientes” Para finalmente llegar a la conclusión de que “no somos lo que pensamos” Esta higiene mental es la más importante de las 3 desde mi punto de vista. Mejora la compasión, las ganas de vivir, la ecuanimidad, la inteligencia emocional, etc. También se producen una gran cantidad de endorfinas e incluso se sabe que ayuda a superar muchos tipos de enfermedades. Todo estos datos están avalados por investigaciones científicas.

Pero veamos también que piensan otros autores…

El concepto de Higiene Mental

El escritor Edward G. Brown, utiliza en sus libros y en sus conferencias el concepto de “higiene mental”, centrándose en cuidar la mente de la misma manera que se hace con el cuerpo. Vamos a ver a continuación las particularidades que introduce este autor acerca de esta materia.

Al igual que la higiene física mantiene el cuerpo en las mejores condiciones para moverse y funcionar, el cuidado de la higiene mental mantiene la mente preparada. Brown acuñó el concepto “con el propósito de aumentar el rendimiento máximo sostenido a través de la concentración“.

Se enfoca en estrategias para librar tu mente de pensamientos negativos, destructivos y llenarla con afirmaciones positivas y refuerzos de autoestima.

Estas son las seis técnicas de Brown para cuidar tu higiene mental y mantener tu mente lista para enfrentar un desafío en cualquier momento:

1. Trascender el medio ambiente

Para trascender tu entorno, debes superar mentalmente cualquier factor físico que no puedas controlar, como cuando el aire acondicionado no funciona durante un verano caluroso. En lugar de centrarte en el hecho de tener calor y estar sudado e incómodo, distráete con pensamientos agradables o productivos, dice Brown. Es como el viejo adagio: la mente está por encima de la materia.

2. Cultivar la aceptación constructiva

Aprende no solo a aceptar las cosas físicas que no puedes cambiar, sino a aceptarlas amablemente, aconseja Brown. En la escuela secundaria, Brown soñaba con jugar en la NBA, pero era demasiado bajito para destacar en la posición donde quería. En lugar de comprometerse totalmente en esta tarea y buscar otra posición dentro del equipo, se rindió con el baloncesto. Años más tarde, Brown se dio cuenta de que debería haber aceptado constructivamente su desventaja y haber encontrado otra forma de perseguir sus sueños de la NBA, en lugar de abandonarlo por completo.

3. Visualiza tu yo ideal

Antes de emprender cualquier tarea, viasulízala con éxito: desde planificar una lista de tareas hasta hacer una presentación del proyecto. Si puedes imaginar el resultado ideal de un desafío, puedes ir convirtiéndote en ese yo ideal a medida que vas avanzando. “Significa visualizarse exitosamente en todos los objetivos que esperas alcanzar, a pesar de los desafíos, los conflictos y la adversidad“, dice Brown. Además, agrega que esta técnica de visualización no debe guardarse solo para grandes eventos, sino que debe formar parte de tu rutina diaria de higiene mental.

Higiene Mental
Cultivo diario de la higiene mental
4. Utilice la afirmación positiva

Piensa en una frase que te motive, por ejemplo, “tú puedes hacerlo”, y repítelo mientras vas teniendo pensamientos positivos. Si bien puede parecer una tontería al principio, advierte Brown, progresivamente programará tu subconsciente para asociar la frase con un sentimiento constructivo, lo que te motivará a tomar el poder en cualquier situación. Brown se ha condicionado para que su frase provoque una descarga automática de adrenalina.

5. Practicar el contrapeso psicológico

Brown dibuja esta técnica del famoso boxeador Muhammed Ali, quien dijo que “un buen contragolpeador golpeará sin ser golpeado“. Para implementar esto psicológicamente, Brown sugiere usar una dosis doble de afirmaciones positivas. Cuando un pensamiento negativo viene a la mente, como “Nunca terminaré esto a tiempo”, primero lo bloquearé diciendo algo como “Sí, puedo“, y luego noquéalo con una frase como “Lo voy a conseguir seguro“.

6. Cambia tu procesador interno

Al igual que los procesadores de los ordenadores, nuestras mentes se programan para pensar constantemente ciertas cosas, dice Brown. Entonces, para cambiar un comportamiento negativo, debemos reemplazarlo por uno positivo. En lugar de simplemente decirte que dejes de hacer algo, concéntrate en el hábito con el que te gustaría reemplazarlo y apégate a él. “Debes hacer lo mismo cada vez que pierdas el enfoque para que tu nuevo procesador te permita relajarte“, dice Brown.

La explicación oficial de la Higiente Mental

Finalmente me gustaría exponer lo que dice el Instituto Nacional de Medicina de los EEUU acerca de este concepto, puesto que en nuestra web nos gusta siempre añadir estudios y argumentos ofrecidos por organismos oficiales, además de los de autores independientes:

Parece esencial que, a pesar de la complejidad de algunas de las preguntas involucradas, la prevención de las enfermedades mentales y la deficiencia mental se debe considerar en el avance general que se está haciendo contra todas las enfermedades, ya que está muy estrechamente relacionado con todos los otros campos de la Medicina Preventiva. Los recientes avances en el campo de la psiquiatría han dado lugar a buenas vibraciones, ya que si la perspectiva en algunas direcciones no es brillante, la precisión con la que se define el papel que desempeñan ciertas causas promete mucho. El hecho de que se haya determinado definitivamente que existen ciertas causas esenciales de enfermedad mental y de deficiencia mental, y que algunas de estas causas esenciales son totalmente controlables, hace imperativo que las medidas preventivas se promuevan energéticamente. Al mismo tiempo, las grandes ventajas en la promoción de la eficiencia mental que pueden resultar de una mejor comprensión de la naturaleza y la importancia de los conflictos mentales y de los medios por los cuales se pueden realizar adaptaciones más exitosas, deberían conducir a desarrollos en las fases constructivas de la higiene mental que, al final, puede ser el mejor servicio para la humanidad de esta rama de la higiene.

 

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1586143/

https://www.businessinsider.com/how-to-take-care-of-your-mental-hygiene-2014-7 (Edward G. Brown)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

3 Comentarios

  1. Reblogueó esto en ACME Psicología, Literatura y Artey comentado:
    Partiendo de este artículo que comparto absolutamente su contenido, agrego una nueva figura geométrica de higiene mental: el pentágono. Deporte (yoga, zumba, bicicleta, caminata, la que uno disfrute), alimentación (no hay por qué ser vegetariano pero sí consciente de lo que ingerimos, cantidades, calidad y momento), meditación (respiración consciente, relajación, visualización, tiene efecto residual por lo que el cuerpo y el cerebro llevan un recuerdo y es fácil retomar si has abandonado la práctica regular), lectura (apasionante sumirse en un mundo que rompa el mar helado interno, en palabras de Kakfa) y jugar (lo que sea que nos divierta y nos haga entrar en esa otra zona en la que la lógica es otra, uno entra a un terreno imaginario y elabora desde el lugar del inconsciente, ya sea diseñar, dibujar, pintar, crear, jardinería, jugar con nuestros hijos, escribir).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!