Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views : Ad Clicks :Ad Views :
    img
    Home / Psicología / Los dos cerebros

    Los dos cerebros

    /
    /
    1061 Vistas

    El cerebro es un órgano que ha ido formándose, creciendo y adaptándose a la evolución humana durante millones de años hasta tener la apariencia que tiene actualmente. Las funciones que han ido desarrollando siempre han estado relacionadas con la supervivencia de la especie. Pero, claramente, el peligro de fallecer hace miles de años no es el mismo que el que tenemos hoy día, por lo que ciertas partes del cerebro (que compartimos con otros animales) ya no sean adaptativas. De ahí, que hablemos actualmente de los “dos cerebros”.

    Hoy día tenemos varias funciones que no son 100% útiles para nuestra vida y muchas son incluso perjudiciales. Hablo del sistema límbico y en especial de la amígdala. Podemos llamar a esta parte el cerebro inconsciente. De hecho, se estima que el 90% de nuestras acciones diarias son inconscientes. Es la parte que mantenemos en común con los mamíferos y supuso un gran avance en la historia de la evolución. La parte más consciente y más moderna de nuestro cerebro es el córtex prefrontal, donde se aloja el razonamiento complejo.

    Como decía, el cerebro ha ido creciendo según las necesidades del ser humano, o más bien, de la vida. Desde que empezamos siendo organismos complejos. Desde el bulbo raquídeo, de forma de distintas capas que se superponen, hasta dar la forma actual de nuestro cerebro. Si cerramos nuestro puño sobre el pulgar y lo miramos de frente hacia la palma de la mano podemos tener un ejemplo muy precario de su forma.

    Después de esta breve introducción veamos un ejemplo de cómo trabajan los dos cerebros, los cuales a veces lo hacen en paralelo. Supongamos que estamos leyendo tranquilamente en casa y escuchamos un ruido fuerte detrás de nosotros. La primera reacción es el susto. (Ahí actúa el cerebro primitivo, más rápido), a posteriori caemos en la conclusión que ha sido el viento que ha tirado una revista (cerebro moderno) más lento pero que lleva un razonamiento más complejo, y seguimos leyendo tranquilamente

    ¿Es este sistema de los dos cerebros es eficiente?

    En la antigüedad, cuando éramos poco más que animales, ese cerebro primitivo era realmente efectivo, casi cualquier ruido podría deberse a un depredador y esa rápida reacción nos podría salvar la vida. Era el matiz que separaba en muchos casos la vida de la muerte. Pero los tiempos han cambiado. No vivimos en una jungla, por mucho que nos quieran hacer ver lo contrario. Incluso con la infinidad de guerras que hay en el mundo, estamos en la época más segura de la historia de la humanidad.

    En el gran libro de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, expone un caso de como un padre de familia escuchó un ruido en casa, él estaba solo y por protección se armó de su pistola (típico caso Norteamericano) y se dirigió hacia donde provenía el ruido. Cuando por fin llegó al lugar de dónde pensaba que se hallaba el “ladrón” no lo dudo y armó su pistola. De repente, algo le sobresaltó. Disparó sin pensarlo dos veces.

    Acababa de matar a su hija, la cual se suponía que no debía estar en casa pero que un cambio de última hora la hizo quedarse. La pobre chica sólo quería darle una sorpresa al padre. Una tragedia, pero por desgracia y por mucho que nos cueste admitirlo, la evolución nos ha moldeado así. En este desafortunado evento, vemos claramente como su cerebro inconsciente anuló totalmente al consciente, no cayó ni por un instante en la posibilidad de que su hija estuviera en la habitación, le entró miedo (donde la amígdala cerebral toma el control) y no razonó.

    dos cerebros

    ¿Cuál, de los dos cerebros, toma el control?

    Como hemos dicho el cerebro inconsciente es más rápido que el consciente, también es donde están guardados todas esas fobias y miedos reprimidos que desconocemos y que actúan de manera automática sin que los podamos controlar. ¿Acaso una persona con claustrofobia no es capaz de pensar que se encuentra seguro aunque esté en una habitación cerrada?

    El córtex prefrontal dice “no pasa nada” pero el sistema límbico dice “peligro” y éste anula al otro. Seguramente este problema venga por algún miedo que tuvo esta persona, normalmente en la infancia donde el córtex prefrontal no está totalmente formado y dicho recuerdo se acumuló en el sistema límbico.

    Ya sabemos que actuamos con dos cerebros. El meditador consciente debe conocer bien su cuerpo para poder entender sus emociones. En argot informático podríamos decir que debemos conocer nuestro hardware, para programar el mejor software.

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies