Psicología infantil

La psicología infantil es una de las muchas ramas de la psicología y una de las especialidades más estudiadas. Esta rama en particular se enfoca en la mente y el comportamiento de los niños desde el desarrollo prenatal hasta la adolescencia. La psicología infantil trata no sólo de cómo los niños crecen físicamente, sino también de su desarrollo mental, emocional y social. Históricamente, los niños a menudo eran vistos simplemente como versiones más pequeñas de los adultos. Cuando Jean Piaget sugirió que los niños piensan diferente que los adultos, Albert Einstein proclamó que el descubrimiento era:

«…tan simple que sólo un genio podría haberlo pensado»

Hoy en día, los psicólogos reconocen que la psicología infantil es única y compleja, pero muchos difieren en términos de la perspectiva única que adoptan al abordar el desarrollo. Los expertos también difieren en sus respuestas a algunas de las preguntas más importantes de la psicología infantil, tales como si las experiencias tempranas son más importantes que las posteriores o si la naturaleza o la crianza juegan un papel más importante en ciertos aspectos del desarrollo.

Debido a que la infancia juega un papel tan importante en el curso de la vida, no es de extrañar que este tema se haya convertido en un tema tan importante dentro de la psicología, la sociología y la educación. Los expertos se centran no sólo en las muchas influencias que contribuyen al desarrollo normal del niño, sino también en varios factores que pueden conducir a problemas psicológicos durante la infancia. La autoestima, la escuela, la crianza de los hijos, las presiones sociales y otros temas son de gran interés para los psicólogos infantiles que se esfuerzan por ayudar a los niños a desarrollarse y crecer de manera saludable y apropiada.

Diferentes contextos de la psicología infantil

Cuando piensas en el desarrollo, ¿qué te viene a la mente? Si eres como la mayoría de las personas, probablemente pienses en los factores internos que influyen en el crecimiento de un niño, como la genética y las características personales.

Sin embargo, el desarrollo implica mucho más que las influencias que surgen desde el interior de un individuo. Los factores ambientales, como las relaciones sociales y la cultura en la que vivimos, también desempeñan un papel esencial.

Algunos de los principales contextos que debemos considerar en nuestro análisis de la psicología infantil incluyen:

El contexto social: Las relaciones con los compañeros y los adultos tienen un efecto en la forma en que los niños piensan, aprenden y se desarrollan. Las familias, las escuelas y los grupos de amigos constituyen una parte importante del contexto social.

El contexto cultural: La cultura en la que vive el niño aporta un conjunto de valores, costumbres, suposiciones compartidas y formas de vida que influyen en el desarrollo a lo largo de la vida. La cultura puede desempeñar un papel en la forma en que los niños se relacionan con sus padres, el tipo de educación que reciben y el tipo de cuidado que se les proporciona.

El Contexto Socioeconómico: La clase social también puede desempeñar un papel importante en el desarrollo infantil. El estatus socioeconómico, se basa en una serie de factores diferentes, incluyendo qué tipo de educación tienen las personas, cuánto dinero ganan, el trabajo que tienen y dónde viven. Los niños criados en hogares con un estatus socioeconómico alto tienden a tener mayor acceso a las oportunidades, mientras que los de hogares con un estatus socioeconómico más bajo pueden tener menos acceso a cosas como la atención de la salud, la calidad de la nutrición y la educación. Estos factores pueden tener un gran impacto en la psicología infantil.

Recuerda, estos tres contextos están interactuando constantemente. Aunque un niño puede tener menos oportunidades debido a su bajo estatus socioeconómico, el enriquecimiento de las relaciones sociales y los fuertes lazos culturales pueden ayudar a corregir este desequilibrio.

Cosas Importantes a considerar:

La psicología infantil abarca una amplia gama de temas, desde las influencias genéticas sobre el comportamiento hasta las presiones sociales sobre el desarrollo. Las siguientes son sólo algunas de las áreas principales que son esenciales para el estudio de la psicología infantil:

  • Genética
  • Influencias Ambientales
  • Desarrollo Prenatal
  • Crecimiento Social
  • Desarrollo de la personalidad
  • Idioma
  • Roles de género
  • Desarrollo cognitivo
  • Desarrollo Sexual

Los psicólogos infantiles pueden especializarse en ayudar a los niños a lidiar con problemas específicos del desarrollo, o pueden adoptar un enfoque más general. En cualquier caso, estos profesionales se esfuerzan por ayudar a los niños a superar los problemas potenciales y continuar de manera que conduzcan a resultados saludables. Los psicólogos infantiles, por ejemplo, podrían examinar qué entornos y prácticas de cuidado infantil conducen a los mejores resultados psicológicos o podrían trabajar con los niños para ayudarles a desarrollar una mentalidad de crecimiento.

Reflexiones finales

Comprender qué es lo que hace que los niños se motiven es una tarea enorme, por lo que el estudio de la psicología infantil es amplio y profundo. El objetivo final de este campo es estudiar las muchas influencias que se combinan e interactúan para ayudar a hacer que los niños sean quienes son y utilizar esa información para mejorar la crianza de los hijos, la educación, el cuidado infantil, la psicoterapia y otras áreas enfocadas en beneficiar a los niños. Al tener una sólida comprensión de cómo los niños crecen, piensan y se comportan, los padres y los profesionales que trabajan con niños pueden estar mejor preparados para ayudar a los niños a que crezcan felices y seguros.

 

Fuente:    https://www.verywellmind.com