Buda y el asesino Angulimala

  1. Inicio
  2. Budismo
  3. Buda y el asesino Angulimala
Buda y el asesino

En el libro de «Miedo» de Thich Nhat Hanh se nos cuenta una historia entre Buda y el asesino más letal que existía en la época en que vivió Sidarta Gautama, Anguimala.

Es una famosa historia sobre matar y dejar de matar. En la época del Buda, un feroz asesino andaba suelto. Se decía que cortaba un dedo de cada persona que asesinaba y usaba un collar hecho con ellos. Su nombre era Angulimala («Angulimala» significa «collar de dedo»).

Los discípulos de Buda le habían advertido que evitara el encuentro con él. Pero el Buda pensaba que esta persona podía aprender un camino diferente, por lo que organizó un encuentro con Angulimala simplemente caminando cerca de él. Angulimala vio al Buda y lo persiguió, pensando que sería su próxima víctima.

Así que Buda una vez se encontró con él, pero su mirada era tan compasiva que Angulimala, aunque corría con todas sus fuerzas, no podía alcanzar al Buda que caminaba a paso normal. Entonces un pensamiento vino a Angulimala,

“¡No es asombroso! ¿No es asombroso? En el pasado perseguí y agarré incluso un elefante veloz, un caballo veloz, un carro veloz, un ciervo veloz. Pero ahora, aunque estoy corriendo con todas mis fuerzas, no puedo alcanzar a este monje que esta dando un paseo contemplativo a un ritmo normal.»

Entonces se paró y gritó al Buda:

“¡Detente, monje! ¡Deténte ahora mismo!»

“Renuncio, Angulimala. Para.»

Angulimala se quedó paralizado por esta respuesta, por un momento dejo de pensar. ¿Qué quería decir el Buda?

«¿A qué te refieres monje?»

«Me detuve, Angulimala, De una vez por todas, rechazando la violencia hacia todos los seres vivos.
tú, sin embargo, haces daño a todos los seres sintientes. Así es como yo dejé atrás el herir a los demás y tú no lo hiciste» 

Reflexión

Al igual que con muchas historias en los discursos de Buda, Angulimala tuvo un avance espiritual en este momento. Vio sus acciones y sus consecuencias e inmediatamente se arrepintió. No solo decidió dejar de matar, sino que pidió convertirse en monje bajo la guía y protección del Buda. Y así fue. Incluso se convirtió en el monje más compasivo con las mujeres embarazadas y las nuevas madres.

Son muchos los seguidores de Buda que intentan interpretar esta historia, dandole significados alternativos a los diálogos o buscando otras interpretaciones. Personalmente pienso que la historia es más simple.

¿Qué podemos aprender de esta historia? Incluso las personas que parecen malas tienen cosas buenas en ellas. Aunque nos hayamos equivocado mil veces, nunca es demasiado tarde para volver en la dirección correcta. Si un feroz asesino pudo llegar a ser un gran discipulo de Buda, ¿qué podemos llegar a conseguir nosotros?.