Saltar al contenido
Meditación y Psicología

meditación y psicología

Bienvenido a tu portal de Mindfulness, Meditación y Psicología.

En esta página encontrarás muchos artículos sobre mindfulness, meditación y psicología. También tratamos temas de filosofía, desarrollo personal y motivación entre otros muchos. Te pedimos que inviertas tu tiempo en bucear en ella, son varios los años de trabajo invertidos, así que puede que haya alguna sorpresa esperándote.

Escribir sobre meditación y psicología, no es tarea fácil, pues hay que mantener cierto rigor, pero tampoco hay que ser exclusivamente dogmáticos. Unir todo ello en una sola web es algo único en el idioma español. Esperamos de todo corazón que te guste y que si conseguimos contribuir aunque sea solo un poquito, en tu bienestar, ese será la mayor satisfacción por nuestra parte.

Posts más visitados

Últimas entradas

¿Qué define a Meditación y Psicología?

Es una página que se dedica a mostrar noticias, informes, historias y todo tipo de información acerca del crecimiento espiritual. Pero siempre desde un punto de vista serio y científico. Para ello, ponemos a tu disposición, siempre que sea posible, los estudios que avalen dicha información. No creemos en ninguna pseudociencia, al contrario, intentamos aportar luz donde mucha gente intenta esconder sus verdaderas intenciones, normalmente económicas.

La meditación está avalada científicamente como una herramienta muy útil con muchos beneficios para la salud tanto mental como física. La psicología ha adoptado a la meditación como unas herramientas que aportan una gran utilidad en las corrientes psicológicas actuales. A esta unión de ambas ramas, la meditación y la psicología, se la denomina Mindfulness.

¿Qué es el Mindfulness? Un poco de historia

Mucha gente considera el mindfulness como un simple invento moderno. Como si la élite occidental intentara extraer el jugo de la filosofía oriental, y no es así. Todo lo contrario, gracias a la ciencia occidental se ha conseguido separar el grano de la paja y se ha comprobado que la verdadera meditación Vipassana (la que practicaba Buda) tiene efectos beneficiosos para nuestra salud y calidad de vida. Son innumerables los estudios que se han realizado.

El Doctor Jon Kabat-Zinn, a finales de los años 70, creó el sistema de Reducción de Estrés Basados en la Atención Plena (REBAP). Se trataba de introducir unos sencillos ejercicios de meditación para reducir el estrés de sus pacientes. El éxito fue rotundo. Con ello se dio el pistoletazo de salida a toda una generación de investigadores que se interesaron por la meditación oriental. En especial, la meditación Vipassana, como hemos comentado anteriormente. Hoy día, el mindfulness está totalmente extendido por todo el mundo y también se han desarrollado técnicas como la Terapia Cognitiva Basada en la Atención Plena (TCBAP). Los estudios científicos que avalan estas técnicas puedes consultarlas aquí.

Una información que os interesará, si es que aún no estáis al corriente, es que el mindfulness y sus aplicaciones en la salud y la enfermedad han sido objeto de estudio y creciente descubrimiento desde hace más de treinta años, desde la fundación de la Clínica de Reducción del Estrés y la REBAP (Reducción del estrés basada en la atención plena) el año 1979 en la Universidad de Massachusetts.

El entrenamiento en mindfulness proporcionado por la REBAP y otras intervenciones similares ha demostrado ser muy eficaz en la reducción del estrés y los problemas médicos asociados al estrés (como la ansiedad, el pánico y la depresión), así como en aprender a vivir de un modo más eficaz y pleno con el dolor crónico, aumentar la calidad de vida de quienes sufren de cáncer y de esclerosis múltiple y reducir la incidencia de la recaída en personas con un historial de trastorno de depresión mayor que auguraba un riesgo en ese sentido. Estos son algunos de los muchos descubrimientos clínicos puestos de relieve por la literatura científica. La REBAP también ha demostrado que influye positivamente en el modo en que el cerebro procesa, en situaciones de estrés, las emociones, que facilita, en determinadas regiones de la corteza prefrontal, el paso de la activación del lado derecho a la activación del lado izquierdo (un cambio asociado a un mayor equilibrio emocional) e induce cambios positivos correlativos en el sistema inmunitario.

Otros estudios han descubierto que las personas entrenadas en REBAP presentan una activación de las redes de la corteza cerebral implicadas en la experiencia directa del momento presente. Quienes no han sido entrenados en REBAP muestran una menor activación de tales circuitos y la correspondiente activación de redes implicadas en la generación de narraciones acerca de la propia experiencia. Estos descubrimientos sugieren que la práctica del mindfulness amplía el repertorio de posibilidades de experimentarnos a nosotros mismo e influye en la elaboración de historias que pueden teñir o hasta eclipsar nuestra propia experiencia.

Ahora sabemos que el entrenamiento en REBAP también provoca cambios en la estructura cerebral al engrosar ciertas regiones cerebrales como el hipocampo, que desempeña un papel muy importante en el aprendizaje y la memoria, y adelgazar otras como, por ejemplo, la amígdala derecha, una estructura del sistema límbico que regula las reacciones basadas en el miedo, como las amenazas percibidas de un tipo u otro, incluida la frustración de nuestros deseos.

¿Cómo funciona el Mindfulness?

Atención. Es una palabra bastante sencilla. Sugiere que la mente está atendiendo plenamente a lo que está sucediendo, a lo que estás haciendo, al espacio en el que estás avanzando. Eso puede parecer trivial, excepto por el molesto hecho de que tan a menudo nos desviamos del asunto que nos ocupa. Nuestra mente se pone a volar, perdemos contacto con nuestro cuerpo, y muy pronto estamos absorto en pensamientos obsesivos acerca de algo que acaba de suceder o nos inquietamos por el futuro. Y eso nos hace ansiosos.

Mindfulness es la capacidad humana básica para estar plenamente presente, consciente de dónde estamos y lo que estamos haciendo, y no demasiado reactivos o abrumados por lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Sin embargo, no importa cuán lejos nos alejemos, la atención plena está justo ahí para llevarnos de vuelta a donde estamos y lo que estamos haciendo y sintiendo. Si quieres saber qué es Mindfulness, lo mejor es probarlo por un tiempo. Ya que es difícil de clavar en palabras, siempre encontrarás ligeras variaciones en el significado de los libros, sitios web, audios y vídeos.

La definición más acertada que podemos usar debe ser aquella que trata la atención plena como una cualidad que todo ser humano ya posee, en lugar de algo que tenemos que alcanzar:

Mindfulness es la capacidad humana básica para estar plenamente presente, consciente de dónde estamos y lo que estamos haciendo, y no demasiado reactivo o abrumado por lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Si bien la atención plena es innata, se puede cultivar a través de técnicas probadas, particularmente sentado, caminando, de pie, y la meditación en movimiento (también es posible acostarse, pero a menudo conduce a dormir); cortas pausas que insertamos en la vida cotidiana; y combinar la práctica de la meditación con otras actividades, como yoga o deportes.

Cuando meditamos, no ayuda mucho el fijarse en los beneficios, sino simplemente debemos hacer la práctica. Y es paradójico que sin buscar los beneficios, éstos aparecen o nadie lo haría. Cuando somos conscientes, reducimos el estrés, mejoramos el rendimiento, obtenemos conocimiento y conciencia a través de la observación de nuestra propia mente, y aumentamos nuestra atención al bienestar de los demás. La meditación Mindfulness nos da un tiempo en nuestras vidas en que podemos suspender el juicio y dar rienda suelta a nuestra curiosidad natural sobre el funcionamiento de la mente, aproximándonos a nuestra experiencia con calidez y bondad, a nosotros mismos y a los demás.

8 cosas que debemos saber acerca de Mindfulness

  1. La conciencia plena no es oscura ni exótica. Es algo familiar para nosotros porque es lo que ya hacemos y lo que ya somos. Toma muchas formas y utiliza muchos nombres.
  2. La conciencia plena no es una cosa añadida especial que hacemos. Ya tenemos la capacidad de estar presente, y no requiere que cambiemos quiénes somos. Pero podemos cultivar estas cualidades innatas con prácticas simples que están científicamente demostradas para beneficiarnos a nosotros mismos, a nuestros seres queridos, a nuestros amigos y vecinos, a las personas con las que trabajamos, y a las instituciones y organizaciones en las que creemos.
  3. No necesitas cambiar. Las soluciones que nos piden que cambiemos el tipo de personas que somos o que nos convirtamos en algo, no son de fiar. Mindfulness reconoce y cultiva lo mejor de quiénes somos como seres humanos.
  4. Mindfulness tiene el potencial de convertirse en un fenómeno social transformador. He aquí por qué:
  5. Cualquiera puede hacerlo. La práctica de Mindfulness cultiva las cualidades humanas universales y no requiere que nadie cambie sus creencias. Todo el mundo puede beneficiarse y es fácil de aprender.
  6. Es una forma de vivir. Mindfulness es más que solo una práctica. Trae conciencia y cuidado en todo lo que hacemos, y reduce el estrés innecesario. Incluso nos hace la vida mejor.
  7. Está basado en evidencias. No tenemos que tomar Mindfulness como si fuera un auto de fe. Tanto la ciencia como la experiencia demuestran sus beneficios positivos para nuestra salud, felicidad, trabajo y relaciones.
  8. Despierta la innovación. A medida que tratamos con la creciente complejidad e incertidumbre de nuestro mundo, la atención plena puede conducirnos a respuestas efectivas, resilientes y de bajo coste a problemas aparentemente intransigentes.

La meditación no reside en tu cabeza

Cuando pensamos en meditar (con una M mayúscula), pensamos en que vamos a hacer algo con nuestros pensamientos, como si fuéramos a razonar puesto que todo reside en nuestra cabeza. Como si estos cuerpos que tenemos fueran tan sólo sacos inútiles para que nuestros cerebros se arrastren.

La meditación comienza y termina en el cuerpo…

Se trata de tomarse el tiempo para prestar atención en donde estamos y lo que está sucediendo, y que comienza con ser conscientes de nuestro cuerpo. Ese enfoque puede hacer que parezca que flotamos, como si no tuviéramos que caminar. Sólo podemos estar en la popa. Pero, como decimos, la meditación comienza y termina en el cuerpo. Implica tomarse el tiempo para prestar atención a donde estamos y lo que está sucediendo, y eso comienza con ser conscientes de nuestro cuerpo. Ese mismo acto puede ser tranquilizador, ya que nuestro cuerpo tiene ritmos internos que lo ayudan a relajarse si le damos una oportunidad.

¿Cómo sentarse para la meditación?

Aunque es un tema que abordamos más profundamente en el blog, he aquí un adelanto. Existe una práctica de la postura que se puede utilizar como etapa inicial de un período de práctica de la meditación o simplemente como algo que hacer por un minuto, tal vez para estabilizarse y encontrar un momento de relajación antes de volver al trabajo. Si tiene lesiones u otras dificultades físicas, puedes modificarla para que se adapte a tu situación.

Toma asiento. No importa donde estés sentado, una silla, un cojín de meditación, un banco en el parque, encuentra un lugar que te da un asiento estable y sólido, que no se inclinado o que se mueva hacia atrás.

Observa lo que tus piernas están haciendo. Si estás en un cojín en el suelo, cruza las piernas cómodamente en frente tuya. (Si ya haces algún tipo de postura de yoga sentada, perfecto.) Si estás en una silla, es bueno si la parte inferior de tus pies están tocando el suelo.

Endereza — pero no te pongas rígido — la parte superior del cuerpo. La columna vertebral tiene curvatura natural. Que esté ahí. La cabeza y los hombros pueden descansar cómodamente en la parte superior de las vértebras.

Sitúa los brazos paralelos a la parte superior del cuerpo. Luego deja caer las manos sobre la parte superior de las piernas. Con la parte superior de los brazos a los lados, las manos aterrizará en el lugar correcto. Demasiado adelante te hará sentirte agarrotado. Demasiado atrás te hará rígido. Estás ajustando las cuerdas de tu cuerpo, no demasiado apretado y no demasiado suelto.

Baja la barbilla un poco y deja que tu mirada caiga suavemente hacia abajo. Puedes dejar caer un poco los párpados. Si sientes la necesidad, puedes bajarlos por completo, pero no es necesario cerrar los ojos al meditar. Simplemente puedes dejar que los párpados hagan lo que quieran. Aparezca lo que aparezca en tu campo de visión, no te interesa en este momento.

Quédate así por unos instantes. Relájate. Ahora levántate y comienza tu día. Y si lo siguiente en la agenda es hacer alguna práctica de mindfulness prestando atención a tu respiración o a las sensaciones del cuerpo, has empezado con el pie derecho (manos y brazos y todo lo demás 🙂 ).

Comienza de nuevo. Cuando tu postura esté establecida, siente tu respiración (algunos dicen que «sigas» la respiración, a medida que sale y entra, ya que algunas versiones de la práctica ponen más énfasis en la respiración, y para la inspiración simplemente dejas una pausa espaciosa.) Inevitablemente, tu atención dejará la respiración y vagará a otros lugares. Cuando te des cuenta de esto — en unos segundos, un minuto, cinco minutos —, vuelve a tu atención a la respiración. No te molestes en juzgarte o obsesionarte con el contenido de los pensamientos. Regresa. Si te vas, regresas.

Eso es todo. Esa es la práctica. A menudo se ha dicho que es muy simple, pero no es necesariamente fácil. El trabajo es simplemente seguir haciéndolo. Los resultados irán llegando poco a poco y lo mejor, se acumularán.

 

Cada vez es mayor la literatura científica que documenta los descubrimientos realizados por la investigación sobre el mindfulness.

La importancia de la motivación y el desarrollo personal

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, puede conducir al suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria.

La depresión es ya la causa de incapacidad laboral más importante de los tiempos que corren. Es por ello que intentamos que la motivación y el desarrollo personal sean una de los principales temas de nuestra web. Rutinas, planes, ideas, reflexiones y ejemplos de superación personal son los temas más tratados para ayudar a mejorar la motivación.

Cuando tenemos un problema, es muy difícil poder verlo desde otro punto de vista. Solo lo vemos desde nuestro prisma. Sin embargo, cuando ves a personas que han estado mucho peor que tú y que hoy día están teniendo éxito en sus propósitos o simplemente son felices, puedes aprender mucho de ellos. Por eso recogemos testimonios de personas que han sufrido verdaderos problemas y que han salido adelante con mucha fuerza e ilusión. Son verdaderos maestros.

Autoayuda y libros de superación personal

Los libros de autoayuda siempre han sido considerados para gente con problemas. Pero no te creas nada de eso. ¿Y si te dijera que grandes directores de multinacionales han creado sus emporios gracias a trabajar estos aspectos? Muchos citan a libros motivacionales como los causantes de su éxito. Pero no todo debe ser el plano económico. También mucha gente ha superado problemas de forma natural, sin medicamentos, gracias a algunos libros.

Además que todo depende del enfoque que le des. Si consideramos que nuestra mente tiene un conjunto de herramientas con las que enfrentarse al día a día, y que gracias a estos libros aumentaremos nuestro arsenal ¿A que suena totalmente distinto? Existen verdaderas joyas a las que debemos darle una oportunidad para ayudarnos a, como decía Buda, librarnos del sufrimiento.

La trascendencia de la filosofía

Cuando hablamos de filosofía no solo tratamos la budista u otras filosofías orientales. También volvemos a los clásicos y vemos como siempre se ha hablado de una forma de vida ideal en todos los puntos de la tierra. El lenguaje es distinto pero el mensaje es el mismo. Por ello hemos decidido rescatar algunos clásicos y tratar a grandes filósofos, desde Epicteto, Diógenes o Sócrates hasta Confucio, Lao Tse o el mismo Buda.

«Puede parecer que hoy, cuando la ciencia ocupa la primacía en el conocimiento, la filosofía es algo superado; pero la filosofía toca lo esencial del ser humano y está constantemente actualizándose; la filosofía desarrolla el pensamiento crítico, reflexivo, analítico, con una visión ética y orientación moral que proporciona recursos para vivir mejor a título individual; pero también sirve para reunificar el conocimiento, porque el saber está cada vez más parcelado y especializado y la filosofía, por su carácter multidisciplinar, es como la madre de todas las ciencias, es la que aporta conceptos para fomentar el diálogo y los vínculos entre el arte, la religión, la biología, la tecnología, etcétera”, dice Joan Méndez, profesor de filosofía en el colegio San Juan Bosco de Barcelona, asesor filosófico y miembro de la Asociación de Filosofía Práctica de Cataluña. Nosotros estamos totalmente de acuerdo con este profesor y desde aquí intentamos impulsar el conocimiento filosófico, tanto oriental como occidental.

BLOG

Puedes acceder al formato tradicional de la página en el siguiente enlace: