La medicina y un cuento sufí

medicina

En la pared de un hospital, encontré un pequeño cuento acompañado de dibujos que relacionaba la medicina con un cuento sufí. Admirador de estos relatos, rápidamente le presté atención y procedí a anotarlo en un cuaderno, para posteriormente publicarlo. Para ser honesto, no solo me gustó la relación sino que me hizo profundizar en el …

Leer másLa medicina y un cuento sufí

La cuarentena y el libro rojo de Jung

cuarentena y el libro rojo

En plena época de Fake News y gracias a los lectores, cuyos comentarios permanecen abajo, alertaron de que el texto que reproducimos en este artículo, no pertenece realmente al libro rojo de Carl Jung, sino que es un relato de un escrito italiano llamado Alessandro Frezza, autor de un relato llamado “el capitán y el mozo”. El autor en la siguiente entrevista que reproducimos parcialmente, cuyo link tienes al final del artículo, ha explicado el error que le ha reportado fama y notoriedad. Y no es para menos puesto que el relato, que es lo importante y no el autor, tiene un contenido brutal.

Leer másLa cuarentena y el libro rojo de Jung

Kitty O’Meara “y la gente se quedó en casa”

y la gente se quedó en casa

Kitty O’Meara es la poeta más laureada de la pandemia. Su poema en prosa sin título, que comienza con la frase “Y la gente se quedó en casa”, se ha compartido innumerables veces, en innumerables páginas, con innumerables fuentes, desde su primera publicación. Fue muy popularizado por Deepak Chopra, y desde entonces ha sido compartido por todos, desde Bella Hadid hasta estaciones de radio en Australia.

El poema se ha convertido en una forma abreviada de una perspectiva positiva durante el brote de coronavirus: la esperanza de que algo bueno pueda salir de este estado colectivo de “juntos, separados”.

Mi pregunta sobre “y la gente se quedó en casa” es: ¿podremos de verdad aprender de nuestra cuarentena contra el coronavirus?

Leer másKitty O’Meara “y la gente se quedó en casa”

¿Quién dobló hoy tu paracaídas? (Micro-relato)

paracaídas

Carlos, era piloto de un bombardero en la guerra de Malvinas. Después de
muchas misiones de combate, su avión fue derribado por un misil.
Carlos se lanzó en paracaídas, fue capturado y fue a una prisión del enemigo
inglés. A su regreso a Argentina, daba conferencias relatando su odisea, y lo
que aprendió en la prisión.

Leer más¿Quién dobló hoy tu paracaídas? (Micro-relato)

Cuento libanés

Existe un cuento libanés que recogí hace unos años, que me recuerda mucho a un consejo que me dieron hace tiempo, realizando una analogía entre el amor y el cuidado de una flor. La cual necesita de nuestros cuidados a diario, pero nunca podemos dejarla secar ni tampoco, cuando nos demos cuenta que es demasiado tarde, podemos regarla en exceso pues se pudre. El amor es el cuidado de un diligente jardinero hacia su flor más preciada…

Leer másCuento libanés

El sabio Nauh y el libro sagrado

libro sagrado

El discípulo estaba enfermo, tenía una pierna rota y se encontraba muy triste. Llevaba meses esperando para poder asistir a un retiro de meditación al cual asistiría el gran maestro Nauh, conocido en todo el país como el hombre más santo. Además corría el rumor que el maestro basaba su sabiduría en un libro sagrado. Quizás si no podía ir podría leer ese libro…

Por eso el discípulo no se daba por vencido, sabía que el maestro estaba en su ciudad y que de alguna manera podría hablar con él, “si solo pudiera hacerle un par de preguntas… seguro que conseguiría avanzar en mi camino espiritual”. Rezó con todas sus fuerzas. “Por favor, que venga a mi casa…” Lo deseó tanto, entregó su corazón, su mente… todo su ser que un día el maestro Nauh (sin ningún motivo aparente) vino a visitarlo.

Leer másEl sabio Nauh y el libro sagrado

Historia del pescador y el empresario (Relato)

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir?

Un empresario estaba en el muelle de un pueblo costero cuando llegó un barquito pequeño con un solo pescador. Dentro del barco había varios atunes de buen tamaño. El empresario elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había llevado pescarlos.

El pescador sonriendo le respondió que solo un poco de tiempo. El empresario luego le preguntó que por qué no permanecía más tiempo y sacaba más pescado. El pescador le contestó que tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.

Leer másHistoria del pescador y el empresario (Relato)

El Samurái y el pescador (Relato)

Este relato era desconocido para mi. Debo reconocer que casi todo lo relacionado con los samuráis me apasiona y es algo que suele despertar mi curiosidad, sobre todo si esconde enseñanzas relacionadas con su código de ética y moral llamado Bushido.

El Samurái y el pescador

Durante la ocupación Satsuma de Okinawa, un Samurái japonés que le había prestado dinero a un pescador, hizo un viaje para recolectarlo a la provincia Itoman, donde vivía el pescador. No siéndole posible pagar, el pobre pescador huyó y trató de esconderse del Samurái, que era famoso por ser corto de genio. El Samurái fue a su hogar y al no encontrarlo ahí, lo buscó por todo el pueblo. A medida que se daba cuenta que no lo encontraba se volvió furioso. Finalmente, al atardecer, lo encontró bajo un barranco que lo escondía de la vista. En su enojo, desenvainó su espada y dijo: “¿Tienes algo que decir?”, le gritó el Samurái.

Leer másEl Samurái y el pescador (Relato)

La carreta (Relato)

carreta

Gracias al libro “La culpa es de la vaca” he encontrado relatos bastante interesantes. Recomiendo el libro cien por cien, espero que el par de relatos que he compartido sean suficientes para que el lector compre el libro. Puede seguir el enlace del final del artículo si está interesado en conseguir el libro. La carreta es, bajo mi punto de vista, una obra maestra.

La carreta

Cierta mañana, mi padre me invitó a dar un paseo por el bosque y yo acepté con placer. Se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

—Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas algo?
Agucé mis oídos y algunos segundos después le respondí:
—Estoy escuchando el ruido de una carreta.
—Eso es —dijo mi padre—. Es una carreta vacía.
—¿Cómo sabes que está vacía, si aún no la vemos? —le pregunté.

Leer másLa carreta (Relato)

El Juicio (Relato)

juicio

Este relato me ha sorprendido mucho. Se titula “El juicio” y habla de la inteligencia, la virtud y de como guardarse un as en la manga te puede hacer bastante poderoso. Sin más, disfrútala:

El Juicio

Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de asesinato. El culpable era una persona muy influyente del reino, y por eso desde el primer momento se procuró hallar un chivo expiatorio para encubrirlo.

El hombre fue llevado a juicio y comprendió que tendría escasas oportunidades de escapar a la horca. El juez, aunque también estaba confabulado, se cuidó de mantener todas las apariencias de un juicio justo. Por eso le dijo al acusado: «Conociendo tu fama de hombre justo, voy a dejar tu suerte en manos de Dios: escribiré en dos papeles separados las palabras “culpable” e “inocente”. Tú escogerás, y será la Providencia la que decida tu destino».

Leer másEl Juicio (Relato)

La suerte (Relato)

la suerte

Una historia china, muy antigua y casi olvidada que se titula “la suerte” habla de un anciano labrador, viudo y muy pobre, que vivía en una aldea, también muy necesitada.

La suerte

Un cálido día de verano, un precioso caballo salvaje, joven y fuerte, descendió de los prados de las montañas a buscar comida y bebida en la aldea. Ese verano, de intenso sol y escaso de lluvias, había quemado los pastos y apenas quedaba gota en los arroyos. De modo que el caballo buscaba desesperado la comida y bebida con las que sobrevivir.

Quiso el destino que el animal fuera a parar al establo del anciano labrador, donde encontró la comida y la bebida deseadas. El hijo del anciano, al oír el ruido de los cascos del caballo en el establo, y al constatar que un magnífico ejemplar había entrado en su propiedad, decidió poner la madera en la puerta de la cuadra para impedir su salida.

Leer másLa suerte (Relato)

La vasija rota (relato)

La vasija rota

Esta vez hablamos de un cuento hindú titulado “La vasija rota”, el cual cuenta con muchas versiones, esta es la más aproximada a la que una vez una persona muy sabia me contó:

La vasija rota

Había una vez… un viejo campesino, el cual cada día andaba largos kilómetros para recoger agua de la que era la fuente más cercana, y transportarla a sus allegados. El hombre caminaba cada día portando a sus hombros dos vasijas, apoyadas sobre un palo.

Las vasijas, al igual que él, no era inmunes al paso de los años, y también habían ido envejeciendo y deteriorándose con el paso del tiempo.

Una de las vasijas había resultado más castigada con los continuos viajes del hombre y hacía tiempo ya que se había agrietado, lo que hacía que perdiera cada vez más agua en los trayectos. Cierto día, “la vasija agrietada” le dijo al hombre:

– No sé si te has dado cuenta de que hace ya un tiempo de que tengo grietas y que no sirvo para mucho… Mientras la otra vasija hace largos y largos kilómetros llevando toda la cantidad de agua que le echas, yo sin embargo pierdo cada día más de la mitad del agua por el camino. Creo que lo mejor para ti sería que me abandonaras y me cambiaras por otra vasija que hiciera la labor que tú te mereces.

Leer másLa vasija rota (relato)

El maestro de té (Relato)

maestro de té
Había una vez un samurai que era considerado Chaido Sensei (maestro de té), se trataba de un hombre pacífico y afable. La práctica consciente del Chai Do (camino del té), le había templado el carácter, y todos lo respetaban en el feudo de su señor, donde oficiaba a diario la ceremonia del té.

Un día, el maestro de té fue al mercado a comprar, le gustaba elegir el té por si mismo y siempre adquiría el de mejor calidad, su profesión lo exigía: ser impecable en la ejecución de su ceremonia. Caminando entre los diferentes puestos se cruzó con otro samurai que, en cuanto lo vio, frunció el ceño y se le acercó con pasos enérgicos. El maestro de té lo miró: por el kamon (emblema) que traía estampado sobre sus ropas, supo que se trataba de un samurai perteneciente a un clan enemigo. El samurai enemigo, por su parte, al verle a él portando espadas al cinto, lo confundió con un combatiente y lo retó a un duelo al caer la tarde. El maestro de té aceptó el reto, a pesar de que hacía tiempo que sus espadas eran sólo una parte ornamental de su vestimenta, y las portaba sólo porque lo exigía el protocolo. No podía rehusar el duelo, eso supondría una deshonra para el clan de su señor, así que regresó al palacio de su amo y buscó al maestro de espadas.

El maestro de té

Leer másEl maestro de té (Relato)

Cuento de los viñedos (Relato)

cuento de los viñedos

El cuento de los viñedos pertenece al libro “Déjame que te cuente” de Jorge Bucay. Es un libro maravilloso lleno de relatos cortos con un significado bastante profundo. Hemos elegido este en particular para que el lector reflexione sobre conceptos como el egoísmo y a la vez disfrute de la calidad que puede encontrar en este libro.

El cuento de los viñedos

Había una vez… otro rey. Este era el monarca de un pequeño país: el principado de Uvilandia. Su reino estaba lleno de viñedos y todos sus súbditos se dedicaban a la fabricación de vino. Con la exportación a otros países, las 15.000 familias que habitaban Uvilandia ganaban suficiente dinero como para vivir bastante bien, pagar los impuestos y darse algunos lujos.

Hacía ya varios años que el rey estudiaba las finanzas del reino. El monarca era justo y comprensivo, y no le gustaba la sensación de meterle la mano en los bolsillos a los habitantes de Uvilandia. Ponía gran énfasis, entonces, en estudiar alguna posibilidad de rebajar los impuestos.

Hasta que un día tuvo la gran idea. El rey decidió abolir los impuestos. Como única contribución para solventar los gastos del estado, el rey pediría a cada uno de sus súbditos que una vez por año, en la época en que se envasaran los vinos, se acercaran a los jardines del palacio con una jarra de un litro del mejor de su cosecha. Lo vaciarían en un gran tonel que se construiría para entonces, para ese fin y en esa fecha.

Leer másCuento de los viñedos (Relato)

La semilla de la envidia (relato)

El maestro Yan tenía un joven discípulo al cual había recogido cuando era un bebé. Si bien no recibía ningún trato especial, el resto de discípulos le tenían envidia, puesto que pasaba las 24 horas del día con el maestro. Un día el maestro Yan sabedor de los pensamientos de sus discípulos contó una historia:

En el antiguo Tíbet había una leyenda acerca de los dioses. Para evitar que el ser humano tuviera malos pensamientos hacia los demás, los dioses crearon la envidia.

Leer másLa semilla de la envidia (relato)