El valor de una botella de agua (Relato)

  1. Inicio
  2. Relatos
  3. El valor de una botella de agua (Relato)
botella

El niño viajaba por primera vez en avión con su abuelo. Pese a la alegría de estar con él y de lo emocionante del viaje, no podía dejar de pensar en cómo había fracasado en su último partido de fútbol.

  • ¿Sigues pensando en el partido? – Preguntó el abuelo
  • Sí abuelo, no sé que ha pasado. Llevo todo el año igual, no me salen bien las cosas. Además, mis compañeros se ríen de mí.

El abuelo abrazó a su nieto. Le sonrió y a continuación le preguntó:

  • ¿De verdad te gusta el fútbol?
  • No mucho abuelo, pero todos mis compañeros de clase juegan, ¿Qué voy a hacer si no?
  • Hay muchas cosas que hacer, no todo es fútbol en la vida.
  • Ya, pero soy un fracasado, no valgo nada. ¡Soy el peor jugador de mi clase!

De nuevo, el abuelo sonrió y buscó algo entre su bolsa de equipaje. A continuación, sacó una botella de agua:

  • ¿Ves esta botella?
  • Sí, claro.
  • Esta botella de agua vale 0,20 céntimos en el supermercado. Si la compras en una tienda de un centro comercial vale 0,50 céntimos. Y si la pides en un bar te costará 1 euro. ¿Sabes cuánto me ha costado aquí, en el avión?
  • No…
  • Pues me ha costado 3 euros. Es la misma botella, con el mismo agua, sólo cambia su valor dependiendo del sitio en el que estés. Así que la próxima vez que pienses que no vales nada, a lo mejor sólo se trata de que estabas en el sitio equivocado. Piensa en ello y encontrarás el sitio donde puedas brillar con todo tu esplendor.
Menú