La historia de Jill Bolte

La Dra. Taylor (Jill Bolte Taylor) era una neurocientífica que trabajaba en el centro de investigación del cerebro de Harvard cuando experimentó el nirvana.

Pero este nirvana o estado completo de iluminación, le llegó mientras sufría un derrame cerebral.

El 10 de diciembre de 1996, la Dra. Taylor, que entonces tenía 37 años, se despertó en su apartamento cerca de Boston con un dolor punzante detrás del ojo. Un vaso sanguíneo en su cerebro había estallado. En minutos, su lóbulo izquierdo, la fuente del ego, el análisis, el juicio y el contexto comenzaron a fallarle. Extrañamente, se sintió muy bien.

La incesante charla que normalmente llenaba su mente desapareció. Sus preocupaciones diarias por un hermano con esquizofrenia y su estresante trabajo se desvincularon de ella y se marcharon.

Sus percepciones también cambiaron. Podía ver que los átomos y moléculas que formaban su cuerpo se mezclaban con el espacio que la rodeaba; el mundo entero y las criaturas que lo rodeaban formaban parte del mismo campo magnífico de energía brillante.

“Mi percepción de los límites físicos ya no se limitaba al lugar donde mi piel se encontraba con el aire”, ha escrito en su libro “Un ataque de lucidez”.

Taylor
Pincha en la imagen para adquirir el libro de la Dra. Taylor

Después de experimentar un intenso dolor su cuerpo se desconectó de su mente. “Me sentí como un genio liberado de su botella”, narra en su libro. “La energía de mi espíritu parecía fluir como una gran ballena deslizándose a través de un mar de silenciosa euforia.”

Mientras su espíritu se elevaba, su cuerpo luchaba por vivir. Tenía un coágulo del tamaño de una pelota de golf en su cabeza, y sin el uso de su hemisferio izquierdo perdió las funciones analíticas básicas como su habilidad para hablar, para entender números o letras, e incluso, al principio, para reconocer a su madre. Un amigo la llevó al hospital. Le siguió una cirugía y ocho años de recuperación.

Su deseo de enseñar a otros sobre el nirvana, la motivó fuertemente a volver a meter su espíritu en su cuerpo y a ponerse bien.

Esta historia no es típica de las víctimas de un derrame cerebral. Las lesiones en el cerebro izquierdo no necesariamente conducen a la iluminación ni nada parecido; la gente a veces se hunde en un estado de ánimo impotente: sus emociones se desbordan. La Dra. Taylor pudo recibir ayuda porque su hemisferio izquierdo no fue destruido, y eso probablemente explica cómo pudo recuperarse completamente.

Hoy, dice, es una persona nueva, una que “puede entrar en la conciencia de mi hemisferio derecho” cuando me apetece y ser “uno con todo lo que es”.

Para ella no es la fe, sino la ciencia. Ella aporta una profunda comprensión personal a algo que estudió durante mucho tiempo: que los dos lóbulos del cerebro tienen personalidades muy diferentes. Generalmente, el cerebro izquierdo nos da el contexto, el ego, el tiempo, la lógica. El cerebro derecho nos da creatividad y empatía. Para la mayoría de las personas, el cerebro izquierdo, que procesa el lenguaje, es dominante. La idea de la Dra. Taylor es que no tiene por qué ser así.

Su mensaje, de que la gente puede elegir vivir una vida más pacífica y espiritual dejando de lado su cerebro izquierdo, ha resonado ampliamente.

En 2008, la Dra. Taylor habló en la conferencia de Tecnología, Entretenimiento y Diseño (conocida como TED), el foro anual para presentar ideas científicas innovadoras. El resultado fue espectacular. Después de que su discurso de 18 minutos fuera publicado como un video en el sitio web de TED, se convirtió en una mini-celebridad. Más de dos millones de espectadores la han visto hablar, y unos 20.000 más al día continúan haciéndolo. También se publicó una entrevista con ella en el sitio web de Oprah Winfrey, y fue elegida como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time para 2008.

También recibe más de 100 mensajes de correo electrónico al día de sus fans. Algunos son neurocientíficos, que están fascinados de que uno de los suyos haya tenido un derrame cerebral y ahora pueden volver y traducir la experiencia en términos que puedan utilizar. Otros son víctimas de un derrame cerebral o sus cuidadores que quieren compartir sus historias y agradecerle su franqueza.

Pero muchos de ellos son buscadores espirituales, en particular budistas y practicantes de meditación, que dicen que su experiencia confirma su creencia de que hay un estado de alegría alcanzable.

“La gente está tan entusiasmada”, dijo Sharon Salzberg, fundadora de la Sociedad de Mediación Insight en Barre, Massachusetts. “Sigo recibiendo ese vídeo por correo electrónico. Debo tener 100 copias”.

Está entusiasmada con el discurso de la Dra. Taylor porque usa el lenguaje de la ciencia para describir un suceso que normalmente es etéreo. La Dra. Taylor muestra a los menos inclinados místicamente, dijo, que esta experiencia de profunda satisfacción “es parte de la capacidad de la mente humana”.

Desde el derrame cerebral, la Dra. Taylor se ha mudado a Bloomington, Indiana, a una hora de distancia de donde se crió en Terre Haute y donde su madre, Gladys Gillman Taylor, que la cuidó hasta que se recuperó, quien aún vive.

Los comienzos de la Dra Taylor

La Dra. Taylor es neurocientífica y tiene un doctorado en ciencias de la vida con una especialidad en neuroanatomía puesto que tiene un hermano enfermo mental que sufre delirios de que está en contacto directo con Jesús. Y en su antiguo laboratorio de investigación en Harvard, sigue hablando en nombre de los enfermos mentales.

Pero por lo demás, ha vuelto a marcar su agenda de trabajo, que una vez estuvo cargada. Su casa está en un frondoso callejón sin salida a minutos de la Universidad de Indiana, a la que asistió como estudiante y donde ahora enseña en la escuela de medicina.

Su vestíbulo está pintado de un púrpura vibrante. Ella saluda a un extraño en la puerta con un cálido abrazo. Cuando habla, sus ojos azul pálido hacen un contacto prolongado.

Nunca se ha casado, vive con su perro y dos gatos. Inconscientemente llama a su madre, de 82 años, su mejor amiga.

Parece desconcertada, pero no se desanima por los cientos de personas que la han contactado a nivel espiritual. Los religiosos que mediante visiones dicen ver ángeles le han pedido que aparezca en sus programas de radio y televisión.

Ella ha rechazado estas ofertas. Aunque su padre es una autoridad episcopal y ella fue criada en su iglesia, no puede contarse entre los fieles tradicionales. “La religión es una historia que el cerebro izquierdo cuenta al cerebro derecho”, dijo.

Aún así, la Dra. Taylor dice que “el nirvana existe ahora mismo”. “No hay duda de que es un estado hermoso y que podemos llegar allí”.

Esa creencia ciertamente ha provocado un debate. En sitios web como evolvingbeings.com y en los grupos de discusión de Eckhart Tolle, la gente debate si ella es realmente iluminada o sólo está físicamente dañada y confundida.

Incluso sus propios colegas científicos se han preguntado lo mismo.

Cuando la vi en el video de TED, al principio pensé, “Oh Dios mío, se está volviendo loca”, dijo la Dra. Francine M. Benes, directora del Centro de Recursos de Tejido Cerebral de Harvard, donde la Dra. Taylor había trabajado con anterioridad.

La Dra. Benes deja claro que sigue pensando que la Dra. Taylor es una mujer extraordinaria y competente. “Es sólo que el lado místico no era evidente cuando ella estaba en Harvard”, dijo la Dra. Benes.

La Dra. Taylor no da excusas ni disculpas, ni siquiera explicaciones. En cambio, dice que continúa luchando con su cerebro izquierdo para mejorar. Gentilmente ofrece consejos sobre cómo podría hacerse.

“Como hija de padres divorciados y de un hermano enfermo mental, estaba enfadada”, dijo. Ahora, cuando siente que la ira aumenta, lo supera con el pensamiento de una persona o actividad que le da placer. No es necesario meditar, dice, sólo la creencia de que el cerebro izquierdo puede ser domesticado.

Su recién descubierta conexión con otros seres vivos significa que ya no está interesada en realizar experimentos con cerebros de ratas vivas, lo cual hizo como investigadora.

Ella está comprometida a hacer tiempo para las pasiones físicas y visuales que ella cree que ejercitan su cerebro derecho, incluyendo el esquí acuático, tocar la guitarra y hacer vitrales. Una foto de uno de sus intrincados vitrales de un cerebro adorna la portada de su libro.

La Dra. Taylor y Buda

Karen Armstrong, una historiadora religiosa que ha escrito varios libros populares, incluyendo uno sobre Buda, dice que hay extraños paralelismos entre su historia y la de la Dra. Taylor.

“Al igual que esta señora, él era reacio a volver a este mundo”, dijo. “Él quería lucirse en el sentido de la iluminación.”

Pero, dijo, “la dinámica del religioso requería que saliera al mundo y compartiera su sentido de la compasión”.

Y al final, la compasión es la razón por la que la Dra. Taylor dice que escribió sus memorias. Ella cree que hay mucho que extraer de su experiencia sobre cómo los pacientes con trauma cerebral podrían recuperarse mejor y, de hecho, espera abrir un centro en Indiana para tratar a dichos pacientes basándose en esos principios.

Y luego está la cuestión de la paz mundial. No, la Dra. Taylor no sabe cómo lograrla, pero cree que el hemisferio derecho podría ayudar. O como dijo en la conferencia TED:

Creo que cuanto más tiempo pasemos eligiendo el circuito de paz interior de nuestro hemisferio derecho, más paz proyectaremos en el mundo, y más pacífico será nuestro planeta.

Jill Bolte Taylor en español, charla TED 2008

 

En 2013, volvió a ser invitada a las charlas TED, en Indianapolis, Indiana. La charla se tituló “La transformación neuroanatómica del cerebro adolescente”. También está disponible en youtube (no te olvides de activar los subtítulos:

Deja un comentario