Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img
Home / Budismo / El pensamiento del Dalai Lama

El pensamiento del Dalai Lama

/
/
136 Vistas

La filosofía del Dalai Lama es fascinante. Independiente de que creamos o no en las particularidades de la filosofía del budismo tibetano, no podemos contradecir ni una coma de sus palabras. Ha trabajado codo con codo con científicos, psicólogos y otros especialistas para llegar a un consenso común, como veremos más adelante. Y su lucha continúa hasta nuestros días, no solo por recuperar un Tibet libre, sino por que exista un hermanamiento entre las distintas religiones de nuestra sociedad. Además, potencia enormemente el valor del ser humano, instruyéndolo desde los detalles más nimios hasta las cuestiones más trascendentales.

Para empezar me gustaría dejaros con un extracto del libro “Adiestra tu mente”. Son solo unos párrafos pero condensan lo que anteriormente os he dicho. Casi podemos sentir en cada palabra el amor y la compasión que desprende. (1)

El pensamiento del Dalai Lama

Creo sinceramente que todos los seres humanos somos de la misma naturaleza, tanto a nivel mental como emocional. Todos nosotros tenemos el potencial para ser personas felices y buenas y también lo tenemos para ser malas y perjudiciales. Creo que el potencial para todas estas facetas está presente en nosotros. Lo importante es tratar de fomentar, en cada uno de nosotros, los aspectos positivos y útiles y tratar de reducir los negativos. Aunque los aspectos negativos puedan, a veces, traer cierta satisfacción a corto plazo, a la larga sólo aportan sufrimiento.

Las actitudes positivas nos traen siempre fortaleza interior. Con fortaleza interior tenemos menos miedo y más confianza en nosotros mismos, y resulta más fácil extender nuestro afecto hacia los demás sin barrera alguna, ni religiosa ni cultural ni de ningún otro tipo. Es, por lo tanto muy importante reconocer nuestro potencial para lo bueno y lo malo y después, observarlo y analizarlo cuidadosamente. Esto es lo que yo llamo fomentar el valor humano. Mi principal interés es fomentar la comprensión del valor más profundo del ser humano.

El valor humano más profundo es la compasión, un sentimiento afectuoso y comprometido. Estas cualidades básicas del ser humano son muy importantes, tanto si se es creyente como si no se es, y no importa cuál sea la religión que se practique; sin ellas no se puede ser feliz. Algunas personas cuentan con una disposición mental adecuada para seguir una fe religiosa. Hacer uso de la fe religiosa para fomentar estos valores humanos básicos es muy positivo.

El mensaje de las principales religiones del mundo es básicamente el mismo: amor, compasión y perdón. Lo que varía es el modo en que fomenta cada religión tales cualidades. Pero dado que todas ellas aspiran más o menos a la misma meta: vivir una vida más feliz; ser personas más compasivas y crear un mundo más compasivo, el hecho de que los métodos sean distintos no representa un problema. El logro último es lo importante. Las principales religiones del mundo tienen el mismo potencial para ayudar a la humanidad y, puesto que existe una gran variedad de disposiciones mentales entre los seres humanos, necesitamos, lógicamente, religiones distintas.

La variedad es beneficiosa. La armonía entre las diferentes tradiciones religiosas es otro asunto importante. Por eso me esfuerzo siempre en fomentar la armonía entre religiones.

El Dalai Lama y la ciencia

Para continuar con la exposición de la filosofía del Dalai Lama, me gustaría enseñarte unos extractos de unas charlas que mantuvo el actual Dalai Lama con diversos científicos, psicólogos y filósofos (2). A raíz de ellas, se publicó un libro titulado “emociones destructivas” de Daniel Goleman.  Yo no conocía dichas charlas y solo con estas breves intervenciones me quedé muy sorprendido ante la humildad que muestra esta persona, considerado la mayor eminencia del budismo tibetano a nivel mundial.
Siempre es sorprendente ver como el máximo mandatario de una religión o comunidad a nivel mundial está dispuesto a recibir críticas, entendiendo éstas como oportunidades para mejorar y no como armas destructivas. Si estás seguro de tus convicciones ¿Por qué temer?

Dalai Lama
El budismo entró en el Tíbet gracias al gurú indio Padmasambhava (en la imagen) en el siglo VIII

El Dalai Lama dice al respecto:

El budismo y la ciencia no son visiones contrapuestas del mundo, sino enfoques diferentes que apuntan hacia el mismo fin, la búsqueda de la verdad. La esencia de la práctica budista consiste en la investigación de la realidad, mientras que la ciencia, por su parte, dispone de sus propios métodos para llevar a cabo esa investigación. Tal vez, los propósitos de la ciencia difieran de los del budismo, pero ambos ensanchan nuestro conocimiento y amplían nuestra comprensión.

Para finalizar, hay que señalar que para el Dalai Lama el budismo no es un dogma, se puede modificar. Aquí demuestra un grado de humildad impresionante para ser el máximo mandatario del budismo tibetano.

El diálogo entre la ciencia y el budismo es una interacción bidireccional, puesto que los budistas podemos servirnos de los descubrimientos realizados por la ciencia para esclarecer nuestra comprensión del mundo en el que vivimos, mientras que la ciencia, por su parte, también puede aprovecharse de algunas de las comprensiones proporcionadas por el budismo. Como demuestran los diversos encuentros organizados hasta el momento por el Mind and Life Institute, son muchos los ámbitos en los que el budismo puede contribuir al conocimiento científico

El Dalai Lama en la actualidad

A sus casi 85 años y después de haber ganado el premio nobel de la paz, ha renunciado a todos los cargos políticos relacionados con el gobierno tibetano exiliado. Sin embargo sigue como líder espiritual mundial. ¿Qué ocurrirá con el budismo tibetano cuando el actual Dalai Lama ya no esté con nosotros? ¿Continuará con esta flexibilidad mental o volverán a pensamientos más rígidos? Esperemos que continúe con nosotros muchos años más antes de que sepamos la respuesta a estos interrogantes.

 

 

(1) LOYONG-ADIESTRAR LA MENTE 
S. S. Dalai Lama
Por cortesía de Wisdom Publications (Boston ©1999) Tenzin Gyatso, el XIV Dalai Lama
Traducido al inglés por Thupten Jinpa
Traducido al castellano por: Mercedes Pérez-Albert © Ediciones Dharma-2004
(2) Libro Emociones Destructivas de Daniel Goleman
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!