Saltar al contenido
Meditación y Psicología

¿Existe el karma?

octubre 22, 2019
karma

El karma significa acción o energía trascendente que se deriva de los actos, palabras y pensamientos de las personas. Karma es una palabra en sánscrito y es usado en las religiones budista, hinduista y jainista, adoptado más tarde también en el espiritismo.

En la física, la palabra es equivalente a la ley: «Para cada acción hay una reacción de fuerza equivalente en la dirección opuesta».

El karma recuerda al ser humano que por cada acción que un individuo realiza habrá una reacción. Dependiendo de la religión, el sentido de la palabra puede tener connotaciones de acciones específicas y consecuencias diferentes, pero por lo general se relaciona con la acción y sus consecuencias.

En el budismo, el karma se usa para mostrar la importancia de desarrollar las actitudes y las intenciones correctas, ya que, el karma devuelve las malas acciones obedeciendo al dharma traducida como Ley divina, que devuelve las buenas.

Tipos de Karma

-Prarabdha karma: Este es el karma de manifestación emocional“Karma automático que se recibe y se percibe de manera instantánea, como cuando hacemos algo que nos hace sentir útiles o desdichados”.

-Sanchita karma: Karma de manifestación mental. “Este karma está en nuestra mente y se refiere a los recuerdos, sean negativos o positivos, sobre algo que hicimos y no podemos dejar de pensar”.

-Agamí karma: Karma de manifestación física. “Los efectos en el futuro debido a nuestras reacciones actuales y que viviremos en el fluir de nuestra vida”.

El karma según las religiones

El karma según la fe cristiana:

La fe cristiana se fundamenta en la resurrección de Jesucristo. Nuestros cuerpos no serán ni reciclados ni aniquilados. El alma no olvida su origen adentrándose en el cosmos. El destino final del hombre es la resurrección para el gozo de la vida con Dios para siempre en el cielo o la pena eterna de la separación de Dios en el infierno.

Para los cristianos no existen otras vidas. Quien nos juzgará en la vida eterna será Dios (Heb 10,30). El mal no es vencido por cada persona expiando sus pecados por medio de transmigraciones a otras formas de vida. Los cristianos creen que Jesucristo les liberó de sus pecados en la cruz y solo en él tienen la salvación. Ellos cooperan con sus sacrificios, pero la salvación es un don.

El karma según la cultura judía:

Karma es una idea que permea muchas culturas. En egipcio antiguo era llamado “maat”, en griego “heimarmene” o “fate” y en germánico “wyrd”. Básicamente todo está dentro del sistema (en griego: cosmos) y así todo rebota eventualmente. Ustedes pueden jugar con el sistema y hasta manipularlo, pero no pueden escapar de él.

La Providencia Divina (“hashgaja”) significa que podemos llegar más allá del sistema. Podemos suplicar al Creador de los cielos, o hacer arrepentimiento y transformarnos, hasta transformar el pasado. Podemos quebrar la prisión de nuestro Egipto personal y llegar a la Luz Infinita pre-cósmica, sin ataduras y libres.

Por ejemplo, el karma de Abraham y Sara era tal que no podían tener hijos. La Torá dice que Dios elevó a Abraham por encima de las estrellas y Sara dio a luz a Isaac. Parecidos, el karma de su linaje fue estar esclavizados por Faraón. Nuevamente la intervención Divina anuló ese karma y fueron liberados milagrosamente.

Sí, el karma nos involucra y también todo lo que hay. Pero hay una puerta de escape, por medio de la teshuvá, por medio de la Torá y por medio de los buenos actos.

El karma según el hinduismo:

Para esta religión, el karma es una ley de acción y reacción: A cada acción cometida le corresponde una reacción igual y opuesta. El que está a cargo de hacer cumplir esta ley sería el omnisciente dios invisible Iama Rash rey de la prohibición y sus feos sirvientes transparentes, los iama-dutas emisarios de Iama.

Luego de que una persona deja su cuerpo al instante de partir, los iamadutas le llevarían hasta la morada de iamarásh, donde son juzgados muy fuertemente dependiendo de las acciones, registradas una por una en el libro de la vida, que recita Chitra Gupta, el secretario de Iamarash.
Según Yogananda, las explicaciones mitológicas serían la forma de explicar ciertas energías a personas sin educación, generalmente analfabetas, de forma que las diversas formas de energías astrales, invisibles y no registrada por los elementos de hoy día, se personalizan y explican como si fueran dioses, similares, entidades, entre otros.

Conclusiones:

Esta es una introducción básica a algunos de los principios involucrados con el karma. Hay muchísimo más que se puede decir y explicar, Algo de ello se explica con ciertos principios generales, como cierto tipo de acciones que resultan de tal tipo de efectos, y si tal factor está presente el resultado será mayor, y si no está presente (si se hace algo por accidente en lugar de hacerse a propósito) el efecto será diferente, y demás. Hay una gran cantidad de detalles en esto.

También, en términos de qué es lo que en realidad madurará ahora mismo, es muy difícil generalizar con principios, porque se ve afectado por todo lo demás que está sucediendo a nuestro alrededor. Lo que nos sucede ahora no lo podemos generalizar con principios generales, porque lo que nos pasa ahora se ve afectado por todo lo demás que está pasando. Simplemente piensa si tienes un accidente en carretera, ¿qué lo provocó? Es el karma lo que llevó a todos los demás a esa carretera, a cada quién por su lado, las condiciones del tráfico, el clima y las condiciones del camino. Una gran cantidad de factores han producido ese hecho particular del accidente que ahora se materializa.

Si estamos interesados en este tema, hay mucho que explorar en una gran cantidad de aspectos. Cuanto más aprendamos sobre el karma, más útil nos será para superar el hecho de estar bajo el control del mismo, de tal forma que no sólo nos liberemos a nosotros mismos del sufrimiento samsárico, sino que también estemos en una mejor posición para ser capaces de ayudar a todos los demás.