Cómo desarrollar la perseverancia – Lama Zopa Rimpoché

  1. Inicio
  2. Budismo
  3. Cómo desarrollar la perseverancia – Lama Zopa Rimpoché
Cómo desarrollar la perseverancia - Lama Zopa Rimpoché 1

Lama Zopa Rimpoché es uno de los maestros del budismo tibetano de mayor renombre internacional, trabajando y enseñando incansablemente en casi todos los continentes. También es director espiritual y cofundador de la Fundación para la Preservación de la Tradición Mahayana (FPMT).

Extracto de su libro: Las seis perfecciones.


POR QUÉ DESARROLLAR PERSEVERANCIA

Se necesita una gran fuerza de voluntad incluso para fines mundanos. Los dictadores tienen una determinación y un enfoque increíbles cuando conspiran para invadir y conquistar otros países. A pesar de que les toma toda la vida, logran su deseo de destruir las defensas de otros países y apoderarse de ellos, utilizando los recursos que tienen. Hitler, por ejemplo, era una persona de gran determinación. Miren la gran destrucción que causó a los países de Europa. No podría haber hecho esto si pensara que era demasiado grande para él.

Si se necesita una energía fuerte y sostenida para las actividades mundanas, entonces no hay duda de que se necesita para practicar el Dharma. Necesitamos la determinación de trabajar duro sin importar cuánto tiempo tome. Si tenemos tal resolución, no tendremos que esperar cien mil eones. Hay varios métodos que nos liberarán del samsara muy rápidamente, en tres vidas o incluso en una. De nuestra energía sostenida y fuerte depende destruir nuestras ilusiones, por eso es tan importante la perfección de la perseverancia.

Desarrollar la perseverancia es vencer las diferentes formas de pereza, que generalmente se enumeran en tres:

      1. La pereza de la procrastinación
      2. Pereza para apegarse a los asuntos mundanos
      3. La pereza del desánimo y la baja autoestima

De esto dijo Shantideva,

¿Quiénes son los adversarios del coraje?

Ellos son: la indolencia, la inclinación al mal, el desánimo y la autoburla.

Además, hay cualidades que debemos desarrollar, que los textos generalmente enumeran de la siguiente manera:

      • aspiración
      • determinación inquebrantable
      • alegría
      • aplicación correcta

Supera la pereza de la procrastinación

Cuando estaba estudiando para obtener mi pasaporte estadounidense, tuve que aprender sobre la historia estadounidense, cómo Estados Unidos se liberó del control británico y cómo la gente luchó por el fin de la esclavitud. Me temo que hice un completo lío, confundiendo Pearl Harbor con la Guerra Civil y sin saber qué eran las barras y estrellas. Una persona que me pareció increíble fue Martin Luther King Jr., quien trabajó muy duro por los derechos de los negros en los Estados Unidos. Pero por muy difíciles que fueran las luchas para acabar con la esclavitud, por la igualdad de derechos y por la liberación de la mujer, ninguna es tan difícil ni tan urgente como la lucha por liberarse de la dictadura de la mente egoísta.

Bajo el yugo del dictador -nuestro egoísmo- y controlados por sus generales -los tres venenos- luchamos por nuestra libertad. Tenemos que escapar, y por lo tanto tenemos que utilizar todos los medios a nuestro alcance. Debido a que actualmente tenemos este renacimiento humano perfecto, es vital que no perdamos un momento de él; debemos usar cada momento para desarrollar la bodichita. Y, sin embargo, ¡es tan difícil para nosotros incluso tomar un libro de Dharma!

Bajo la dictadura de la mente del egoísmo, nos hemos convertido en esclavos de sus derivados: la ignorancia, el apego y la ira, y otras emociones perturbadoras. Durante vidas sin comienzo hemos estado bajo su control, sin entender la libertad en absoluto. Creímos erróneamente que eran un medio para la libertad, así que los seguimos y nos esclavizamos a ellos. Gritamos: «¡Quiero ser yo mismo!» y, sin embargo, seguimos nuestro egoísmo que nos lleva de un problema a otro. Nuestras preocupaciones y miedos son interminables. Tan pronto como termina uno, comienza el siguiente. Siempre es lo mismo, siempre abrir una caja nueva y encontrar las mismas cosas dentro: problemas de relación, problemas laborales, etc. Creemos que nos damos libertad siguiendo al ego, pero en realidad solo trabajamos para nuestras ilusiones, somos esclavos de sus dictados. Lo que sea que quieran nuestras ilusiones, nos rendimos a ellas. Con esto totalmente mal comprensión, nos obligamos a nosotros mismos a sufrir en el samsara, tal como lo hemos hecho desde el tiempo sin comienzo. No tenemos energía para otra cosa que no sea trabajar para nuestras ilusiones. Puede que seamos muy activos, pero eso es pereza.

Como dijo Shantideva,

La indolencia se desarrolla cuando, por inercia,

ya sea por gusto del placer, o por letargo mental,

o porque anhelamos el consuelo de una suave almohada,

no somos sensibles a los sufrimientos de la transmigración.

En la actualidad, nos resulta difícil encontrar tiempo para meditar o estudiar algún Dharma. Incluso recitar un mantra parece una tarea. Por otro lado, tenemos mucha energía para ver la televisión o ir a fiestas, o simplemente para estar acostados en la cama. Cuando comprendemos cómo nos atrapa el apego a los placeres mundanos, a los ocho dharmas mundanos, podemos aprender cómo la verdadera felicidad reside en la virtud. Después cuando tenemos alegría en la virtud, podemos transformar nuestra vida de la no virtud a la virtud.

Más adelante en el capítulo, Shantideva dijo:

Tienes esta condición humana,

que es como una balsa, luego cruza el río del sufrimiento.

Tonto, este no es momento para dormir,

no encontrarás fácilmente esta profesión.

La “balsa” significa ese renacimiento humano perfecto, la balsa que usamos para atravesar el sufrimiento del samsara y alcanzar la iluminación. Por su rareza y preciosismo, y porque se puede perder en cualquier momento, mientras lo tengamos, no debemos perder ni un momento; no debemos dormir. Esto no quiere decir que no dormimos en absoluto. Por «dormir», Shantideva se refiere a dejar vacilar nuestra vigilancia, volver a caer en acciones no virtuosas y desperdiciar esta preciosa oportunidad que ahora tenemos.Cuando comprendemos cómo nos atrapa el apego a los placeres mundanos, los ocho dharmas mundanos, podemos aprender cómo la verdadera felicidad reside en la virtud».