Saltar al contenido
Meditación y Psicología

La depresión y la obesidad

octubre 17, 2019
obesidad

La depresión clínica, o trastorno depresivo mayor, se refiere a la perturbación emocional que provoca un sentimiento de desconsuelo o tristeza constante, además de pérdida de interés para efectuar diferentes actividades. Causando problemas emocionales y físicos, afectan el comportamiento, el pensamiento y los sentimientos de un individuo. Por lo general una persona con estos trastornos se le dificulta realizar actividades de rutina diaria y tienden a sentir que la vida no vale la pena.

La recuperación no es sencilla, la depresión requiere tratamiento a largo plazo ya que no es una tristeza pasajera, ni tampoco una debilidad. Por lo general, el tratamiento se realiza con medicamentos y psicoterapia lo cual ayuda que la persona se sienta mejor.

Los síntomas más recurrentes de la depresión son:

  • Ganas de llorar, desesperanza, tristeza.
  • Perdida de interés en algunas actividades cotidianas: deportes, relaciones sexuales, pasatiempos.
  • Frustración, enojo, arrebatos, irritabilidad, hasta por asuntos insignificantes.
  • Falta de energía y agotamiento.
  • Adelgazamiento / falta de apetito.
  • Aumento de peso / antojos de comida
  • Ansiedad o inquietud
  • Auto reproches, sentimientos de culpa, recuerdos de fracasos del pasado.
  • Intento de suicidio, pensamientos sobre la muerte.
  • Dificultad para concentrarse, para tomar decisiones y para pensar o razonar.
  • Olvido de las cosas.
  • Dolor de cabeza o espalda (problemas físicos sin explicación)

En las actividades cotidianas como la escuela, el trabajo, relaciones interpersonales, actividades sociales, los síntomas de la depresión pueden ser muy graves para causar problemas evidentes. Ya que por lo general las personas que sufren estos trastornos suelen sentirse tristes, desanimados, infelices sin realmente saber porqué.

Al igual que muchos trastornos mentales, las causas exactas de la depresión se desconocen, entre los factores más comunes tenemos:

  • Diferencias biológicas. En personas con depresión los cambios físicos en el cerebro han sido estudiados, aunque es incierta la importancia de dichos cambios, con el tiempo los mismos pueden ayudar a identificar las causas.
  • Química del cerebro. Las sustancias químicas que posee el cerebro son nombradas neurotransmisores y estas posiblemente desempeñan un rol en la depresión. El efecto de estos neurotransmisores y los cambios en la función interactúan con los neurocircuitos quienes mantienen la estabilidad del ánimo, y tienen un importante rol en el tratamiento de la depresión.
  • Hormonas. Los cambios hormonales se pueden presentar por problemas de tiroides, embarazo, menopausia y otros trastornos, posiblemente, los cambios en el equilibrio hormonal, pueden causar trastornos de depresión.
  • Rasgos hereditarios. Para las personas que tienen familiares consanguíneos que presentan este trastorno son más propensos a la depresión. Algunos investigadores están estudiando genes que logren intervenir en el origen de dicho trastorno.

La obesidad es un trastorno donde la persona gana una gran cantidad de grasa corporal debido a la ingesta excesiva de comida. Este problema no es solo estético, sino que también afecta la salud y pone en riesgo la vida del individuo, con enfermedades cardiacas, respiratorias y de presión arterial.

La mínima pérdida de peso contribuye a una mejora física y de salud, estos cambios se logran al momento de tener mayor actividad física, establecer una dieta saludable y adoptar una conducta que contribuya a la disminución de peso.

¿Cómo diagnosticamos la obesidad?

Este trastorno se diagnostica cuando el Índice de Masa Corporal es mayor a 30, generalmente es el mismo paciente quien nota que padece de obesidad. El índice brinda aproximadamente el cálculo de la grasa corporal que posees. Es importante que consultes a un médico para que este realice un estudio exhaustivo y determine fácilmente tu IMC.

Al momento de la valoración clínica de la obesidad es ineludible tener en cuenta: como ha iniciado y evolucionado de la obesidad, antecedentes familiares, hábitos alimenticios de la persona, factores psicológicos, enfermedades asociadas y los factores socioeconómicos.

Las personas que padecen de depresión son mas propensas a padecer sobrepeso, se ha demostrado que existe el “gen de la obesidad”, este gen es alterado y modifica el índice de masa corporal de la persona.

La obesidad puede causar los siguientes problemas psicosociales:

  • Disminución de la autoestima y padecimiento de sentimiento de inferioridad.
  • Dificultad para comunicarse.
  • Discriminación social, económica y laboral.
  • Menor movilidad.
  • Mayor absentismo laboral.

La obesidad y la depresión son trastornos muy comunes que se pueden manifestar en cualquier individuo cuando menos lo espere.

¿Cómo la obesidad puede causar la depresión?

Muchas personas padecen sobrepeso desde la niñez, reciben una mala alimentación o simplemente heredan la obesidad de los padres o abuelos. En este momento es cuando entra la depresión, la mayor parte de estas personas se sienten marginadas y juzgadas por sus compañeros y desconocidos, afectando así de manera directa su autoestima al punto de caer en depresión.

Estas personas están muy atentas a las opiniones de los demás y debido su bajo estado de ánimo, su apatía y sus dificultades para relacionarse deciden refugiarse en la comida, generalmente consumen comida rápida, chatarra, refrescos y todos aquellos alimentos con alto contenido de azúcar y grasa. A menudo se alimentan a «atracones» en vez de una alimentación tranquila y sosegada, como el mindful eating.

El 25% de las mujeres padecen depresión debido a que no poseen un cuerpo estilizado tal como lo figura la sociedad.

La depresión puede causar sobrepeso

El trastorno depresivo es una enfermedad que afecta al cerebro, la forma de pensar, el estado de ánimo, el sueño y el apetito.

Por lo tanto las personas que sufren de depresión creen tocar fondo y no les importa lo que ocurra con su cuerpo, solo se encuentran sumidos en este agujero mental que no les permite pensar más que cosas negativas.

Tenemos que destacar que es importante tener un buen estado de salud mental, en caso de que sientas que padeces de depresión, lo primero que debes hacer es hablar del tema con algún amigo o familiar, de esta manera desahogaras tus emociones y evitaras entrar en un punto más crítico.

Los terapeutas también son fundamentales en esta ocasión, la ayuda de un profesional es más acertada, ya que éste te dará una opinión médica y te recetará ejercicios mentales para que puedas controlar mejor la depresión e ir disminuyendo los malos hábitos alimenticios.

https://www.clinicasobesitas.com/actualidad/depresion-y-obesidad/

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94006