Me parece una adicción muy peligrosa porque está bastante aceptada en la sociedad.
Vemos como algo normal y hasta positivo (señal de que tiene una buena vida social) que alguien preste atención a su smartphone en vez de interactuar con la gente de su alrededor.

La telefonía móvil y electrónica mueve mucho dinero, así que poco hay que hacer en este caso. Estamos ante un enemigo muy grande y poderoso..

Responder