Saltar al contenido
Meditación y Psicología

La masturbación femenina

octubre 11, 2019
masturbación femenina

La masturbación femenina, es la estimulación de partes íntimas de la mujer con el fin de tener placer sexual, logrando tener o no un orgasmo. La masturbación puede realizarse por uno mismo, en solitario o sobre los genitales de otra persona, como ocurre en la masturbación mutua.

La masturbación suele efectuarse con las manos o mediante el frotamiento de los genitales con algún objeto, como los llamados «juguetes sexuales».

Se atribuye a Sigmund Freud el descubrimiento de que la masturbación es algo común en la infancia. Sin embargo, debemos más el conocimiento de la sexualidad humana en la actualidad a un coetáneo suyo: Havelock Ellis. Este autor señaló que la masturbación es una práctica habitual en ambos sexos, y se lleva a cabo durante buena parte de la vida. También es bien conocida la práctica en perros y otros mamíferos.

Se han aplicado varios términos para utilizar esta actividad sexual: autoerotismo, ipsación, masturbación, onanismo, como otros. En tal caso, la raíz de la palabra masturbación es inconcluso. La primera referencia conocida viene de Marcial, un poema satírico hispanorromano del siglo I de la época cristiana.

La masturbación femenina

Gran parte de las chicas emplean el clítoris como punto principal. Una cuarta parte de ellas suelen añadir también el estímulo vaginal introduciéndose sus dedos para incrementar la sensación placentera. Pero el estímulo exclusivo de la vagina para masturbarse es un procedimiento minoritario, a pesar de lo que muestran las películas pornográficas.

Las mujeres suelen utilizar los dedos para masturbarse, estimulando indirectamente el clítoris al frotarlo a través del prepucio del clítoris o, menos frecuentemente, directamente sobre el glande del clítoris. Generalmente humedecen sus dedos.

La mayoría de las mujeres se masturba con las piernas abiertas, un 10 % lo hace boca abajo y con las piernas juntas. La mitad de estas últimas no emplean los dedos para masturbarse, sino que se frotan contra una almohada o el rebujo de las sábanas. El 3 % de las mujeres se masturba en cualquier postura simplemente contrayendo rítmicamente los muslos. Otro 2 % lo hace empleando el chorro de agua de la ducha o la bañera. Un 2 % más lo hace estimulándose solo con fantasías. A pesar de las numerosas técnicas existentes para masturbarse, la mayoría de las mujeres (71 %) suelen ser fieles a una de ellas durante toda su vida.

El uso de vibradores y otros juguetes eróticos es frecuente. Según encuestas, entre una de cada cuatro y dos de cada tres mujeres, según los países, utilizan estos artilugios.

Razones que llevan a la mujer a la práctica:

• Te hace más feliz al liberar neuroquímicos como las endorfinas.
• Mejorarás tus relaciones sexuales al tonificar las zonas (como el suelo pélvico).
• Te permite fortalecer la zona y retrasar aparición de enfermedades.
• Disminuye el dolor menstrual.
• Mejora el sueño gracias a la liberación de endorfinas y serotonina.
• Favorece la relajación y el bienestar.
• Con ello puedes mejorar tu autoconfianza para las relaciones sexuales.
• Mantiene los genitales sanos.
• Fortalece el sistema inmunológico.

No hay que centrarse en lo estipulado como correcto, pues cada uno siente el placer de forma diferente. Durante muchos años la sexualidad femenina ha sido reprimida y castigada socialmente, por lo que no es raro que exista mucho desconocimiento sobre este tema a nivel popular. Ten en cuenta que hay chicas que se centran más en el clítoris mientras que otras estimulan otras zonas erógenas.

La idea de que la sexualidad tiene una faceta en la que la mujer siente placer ha sido pasada por alto a sabiendas, dado que en el sexo, como en prácticamente todos los ámbitos de la vida, hasta hace relativamente poco primaban exclusivamente los intereses del hombre. Y si la satisfacción femenina era tabú, ni hablar de la masturbación, en la que no es importante que actué alguien más. En ese tema, antiguamente, el no interés ha sido total.

Por ello, conocer las técnicas de masturbación femenina y hablar sobre ellas es algo que puede contribuir a que este vacío de información se llene pronto y que el bienestar de la mujer sea valorado en sí mismo, y no como una consecuencia de la satisfacción del hombre en la cama.

Todas las mujeres deberían conocer su cuerpo, saber qué les da placer y qué no y cuales son esos puntos que hacen que se pongan a mil. Para esto solo hay un camino: la masturbación. No solo por el propio placer, sino también para saber guiar a tu pareja sobre tus gustos y, en general, conocerte más a ti misma en el plano sexual.

La masturbación femenina puede ser aun un tema un poco incómodo, pero hay que disminuir al asunto porque se trata de una práctica bastante regular que también solo atribuye beneficios a la mujer. Masturbarse es la mejor forma de conocer los puntos sensibles y descubrir nuestro propio cuerpo: el clítoris, el punto G y otras zonas erógenas.

Conclusiones sobre la masturbación:

La masturbación es provocar un orgasmo por excitación de los órganos genitales con la mano, ya sea para el hombre o la mujer, no necesariamente esta práctica es indicio de que ocurre un trastorno, muchos especialistas en el tema aconsejan realizar el acto de masturbación en un lapso de tiempo conforme para el individuo, es decir no tampoco reiterativamente sino cuando exista la necesidad de hacerlo.

Otros investigadores no aconsejan realizar la masturbación por la costumbre de experimentar al placer íntimamente y así caer en trastornos, ya mencionados. Lo que se señala anteriormente tiene relación cuando un individuo hace tan reiterativamente la práctica del acto masturbatorio que va cayendo en un descontrol por experimentar placer.