Ansiolíticos naturales

Los ansiolíticos naturales, son alimentos que se pueden ingerir para quitar ciertos malestares como el estrés o ansiedad.

¿Qué son los ansiolíticos naturales?

Existen varios ansiolíticos naturales que pueden ser una excelente opción (previa consulta con el médico) para complementar o sustituir a los medicamentos alopáticos. Son muy recomendables en caso de ansiedad leve o moderada. Asimismo, muchas veces permiten disminuir la «carga química» que ingerimos, un cambio especialmente positivo en el caso de las personas ya medicadas. En tales circunstancias, siempre se debe contar con la opinión del médico antes de tomar cualquier decisión. Lejos de demonizar a los medicamentos, lo cierto es que juegan un papel muy importante en momentos específicos.

Hay situaciones de crisis en las que son la única alternativa para aliviar un síntoma o para compensar a un paciente. Sin embargo, se sabe que tienen un importante número de efectos secundarios, por lo cual generan otros problemas de salud a medio y largo plazo. Debemos tener claro que la automedicación nunca es recomendable ni adecuada. Como hemos dicho al comienzo, será una persona profesional quien diga qué tipo de tratamiento necesitamos.

Si tras una valoración y un diagnóstico se establece que lo mejor es un psicofármaco para poder conciliar el sueño o mejorar nuestro estado para facilitar también una terapia psicológica, así lo haremos.En lo referente a los ansiolíticos naturales, cabe señalar que son positivos en los siguientes casos:

Ansiedad moderada y ocasional.

Tratamiento puntual para estados de nerviosismo: afrontar un examen, una entrevista de trabajo, entre otros.

Recurso natural para tratar el insomnio moderado.

Alimentos que tienen ansiolíticos naturales.

No necesitas estar en una condición especial para ingerir esos magníficos productos.

La valeriana, uno de los mejores ansiolíticos naturales

La valeriana es una hierba que desde tiempos inmemoriales se ha empleado para “calmar los nervios”. Es uno de los ansiolíticos naturales más conocidos por sus efectos sedantes y relajantes. No solo contribuye a reducir la ansiedad como tal, sino que también disminuye las palpitaciones y ayuda a conciliar el sueño.

Se trata de un producto natural que se encuentra fácilmente en cualquier farmacia o herbolistería. No se debe pasar por alto que esta hierba tiene efectos en nuestro organismo cuando la consumimos. Por lo tanto, quienes toman medicinas, de cualquier tipo, deben consultar con el especialista antes de incluirla dentro de su consumo habitual.

La tila, otra hierba maravillosa

El tilo, o tila, es uno de los ansiolíticos más antiguos. Al igual que la valeriana, viene empleándose desde hace siglos para calmar la agitación y los estados de estrés. Tiene efectos calmantes y facilita la conciliación del sueño. Lo más recomendable es que todo este tipo de hierbas se preparen en infusión.

Solo se debe poner a hervir agua. Cuando esté en el punto de ebullición, se debe añadir la hierba y retirar del fuego. Después se espera unos diez minutos y ya se puede beber. Lo ideal es hacerlo tres veces al día, una de ellas en la noche, antes de dormir.

El triptófano, un componente estupendo

Aunque el nombre de “triptófano” no es muy conocido, la verdad es que no se trata de un elemento raro, ni mucho menos. Se trata de un aminoácido que está presente en diversos alimentos. Su principal característica es que contribuye a que se produzca mayor segregación de serotonina, una hormona que equilibra el estado de ánimo.

Dentro de los alimentos que tienen triptófano y que actúan como ansiolíticos naturales, están el pavo, el pollo y el pescado azul. También la yema de huevo, la piña, la banana, aguacate, las ciruelas, los frutos secos, el chocolate negro y algunas algas, como la espirulina, entre otros.

El Omega 3, bueno para casi todo

Los nutricionistas insisten en el valor alimenticio del Omega 3, principalmente para regular el colesterol y mejorar el funcionamiento del aparato circulatorio. Sin embargo, este maravilloso compuesto también tiene importantes efectos sobre los estados de ansiedad.

El Omega 3 tiene una propiedad extraordinaria: contribuye a disminuir los niveles de “cortisol”, la llamada “hormona del estrés. Esto, por supuesto, tiene como consecuencia la estabilización del estado de ánimo. De ahí que se considere uno de los ansiolíticos más poderosos.

El Omega 3 se encuentra en pescados y mariscos. También está en el aceite de canola, la soya, el cordero, la carne de res orgánica, las nueces de Brasil, el aceite de oliva, espinaca, fresas y zapallo, entre otros.

El lúpulo, una joya natural

Muchos piensan que el lúpulo es solamente un compuesto para elaborar cerveza. Sin embargo, sus efectos sobre nuestro organismo pueden llegar a ser muy grandes, especialmente los sedantes y los hipnóticos. Los que han investigado el impacto del lúpulo sobre nuestro organismo señalan que resulta especialmente eficaz para tratar el síndrome de abstinencia en los fumadores.

También para equilibrar el estado de ánimo durante la menopausia. Incide en la producción de estrógenos y por eso conviene consultar con el médico antes de ingerirlo con ese propósito.

Todos estos ansiolíticos son fáciles de conseguir, bajo precio y gusto agradable.

Resulta conveniente incluirlos dentro de nuestro consumo habitual, especialmente cuando somos muy propensos al estrés, puerta de entrada a la ansiedad.

La melisa

También conocida como toronjil, es una planta ansiolítica capaz de reducir de forma considerable los problemas de ansiedad, estrés y calmar los nervios de forma efectiva, rápida y natural.

Tal y como nos explican en un estudio de la Universidad de Aviñón, en Francia, la melisa es muy efectiva para tratar los estados de ansiedad moderada así como el insomnio.

La lavanda

La lavanda es una planta perteneciente a la familia de las lamiáceas y es reconocida mundialmente sus múltiples aplicaciones.

Entre los usos de esta aromática destacan:

Desinfectar heridas.

Repeler insectos.

Eliminar jaquecas.

Además, la lavanda tiene la capacidad de calmar los nervios, reducir  el estrés y la ansiedad.

La pasionaria

La pasionaria, también conocida como passiflora incarnata, es una planta medicinal nativa de los bosques de Estados Unidos y es utilizada como un sedante natural capaz de aliviar:

La tensión nerviosa.

La hiperactividad.

Los problemas de sueño.

Así, en el estudio citado al inicio de la Universidad Adelphi de Nueva York, se ha podido ver que la valeriana aumenta la síntesis de GABA así como la receptación sináptica de este elemento, con lo cual, favorece la relajación y el bienestar.

 

Deja un comentario