La intención correcta (Sammā Saṅkappa)

  1. Inicio
  2. Budismo
  3. La intención correcta (Sammā Saṅkappa)
Las Cuatro Nobles Verdades

La intención correcta (o recta intención) está incluido en el Óctuple Sendero del Buda (también llamado óctuple camino), el cual se puede dividir en tres secciones: sila (Comportamiento ético), samadhi (desarrollo mental) y panna (sabiduría).  Aunque podemos hacer prácticas específicas para aumentar nuestro comportamiento ético y entrenamiento mental, podríamos pensar que la sabiduría es el resultado de estos esfuerzos de desarrollo. Y luego nuestra sabiduría nos empuja a un entrenamiento más profundo en las otras dos categorías. El proceso es más circular u holográfico que lineal; como un taburete de tres patas donde las tres patas tienen la misma importancia.

El compañero de la Visión Correcta en la parte de la «sabiduría» del sendero óctuple es la Intención Correcta (Sammā Saṅkappa). La visión se trata de la actitud que llevamos, y la intención es la conexión entre nuestras ideas y nuestro comportamiento. SAmma Saṅkappa a veces se traduce como la resolución correcta o el pensamiento correcto y tiene que ver con nuestras motivaciones operativas. Cuando trabajamos con la intención correcta, dirigimos la atención plena a nuestras intenciones mientras actuamos, hablamos y pensamos.

Buda y el asesinoBuda y el asesino Angulimala

La intención correcta

La intención correcta tiene que ver con moldear nuestros pensamientos hacia la humildad, la bondad y la conciencia de la vulnerabilidad de los demás (y la nuestra). Estos se resumen de la siguiente manera:

1. Intención de renunciar
2. Intención de buena voluntad
3. Intención de seguridad

Podría ser útil pensar en los opuestos de estas intenciones, es decir, una intención de codicia o gratificación sensual, odio y crueldad. La mayoría de nosotros no suele estar en ninguno de los extremos de estas polaridades, pero podríamos intentar evaluar si podemos avanzar hacia las intenciones más sanas y señalar conscientemente las nocivas para investigarlas cuando aparezcan.

¿Qué es un buen amigo según el budismo? 1¿Qué es un buen amigo según el budismo?

Nuestras intenciones forman la habilidad de puntería del corazón; impulsan y guían lo que hacemos. Algunas personas dicen que cada acción tiene una intención detrás, consciente o inconsciente. Los patrones de hábitos pueden ser un poderoso impulsor de nuestras acciones. Parte de nuestro trabajo es traer más de nuestras intenciones a la conciencia para que podamos trabajar con ellas.

Gregory Kramer habla de tres niveles anidados de intención: nuestra intención global, la intención episódica y la intención momentánea. El ejemplo que usa es recordar la intención general cuando el nivel episódico o momentáneo tira en la dirección opuesta. Digamos que estás acostumbrado a hacer movimientos físicos todos los días, pero empezar siempre es difícil. Lo logramos cuando recordamos por qué desarrollamos el hábito, y si lo evitamos, nos sentiremos peor que si superamos la resistencia inicial. Lo mismo se aplica a una práctica de meditación; incluso si hay renuencia al principio, es poco probable que nos arrepintamos de sentarnos a meditar, aunque sea brevemente.

Parte de trabajar con la buena intención como factor de camino es preguntarnos en diferentes momentos: ¿cuál es mi intención ahora? Cuando lavamos los platos o barrimos el piso, podemos sentirnos resentidos (¿por qué tengo que hacer eso?), o podemos disfrutar de cuidar la limpieza de nuestra casa o hacer nuestra parte de las tareas del hogar para mantener a los niños. personas que nos importan. Podríamos apreciar todas las cosas que van en una dirección saludable para nosotros. Cuando nos sentamos a meditar, ¿sentimos que estamos siendo forzados o lo vemos como una oportunidad para traer una mejor versión de nosotros mismos a nuestra vida diaria? Podría haber otras intenciones, y solo las conoceremos si nos tomamos el tiempo de examinar nuestro estado mental durante las actividades, a medida que se desarrollan.

Clasificar cuáles son nuestras intenciones y alinear nuestros hábitos con nuestras intenciones puede ser el trabajo de toda una vida. Piense en las adicciones: podemos decidir dejar los cigarrillos, el alcohol o la pornografía, pero necesitamos un plan de acción para cambiar nuestros hábitos. Es posible que necesitemos cambiar nuestro entorno físico, unirnos a un programa de terapia, hacer ejercicio con un compañero, cambiar nuestra rutina diaria, etc. A veces, comenzar una y otra vez no es un fracaso, sino parte de avanzar hacia una meta general.

Asimismo, si queremos mejorar nuestras relaciones en el hogar, en el trabajo o en cualquier otro lugar, debemos empezar por averiguar cómo podemos intentar hacerlo, aunque sea difícil, aunque tengamos que pedir ayuda, y luego empezar a moverse en esta dirección.

Además de ser un factor crítico en el camino óctuple, la intención es la clave para comprender el karma. La acción intencional, buena o mala, es lo que (según el Buda) crea nuestras vidas, ahora y en el futuro. Thanissaro Bhikkhu dijo «…quien realmente cree en el poder de la acción no querría dañar a ningún ser». . Entonces, debemos preguntarnos, ¿creemos que las acciones tienen consecuencias? ¿Creemos que lo que hacemos importa tanto como lo que hacen los demás? ¿Algún rincón de nuestra psique piensa que lo que hacemos realmente no importa? ¿Dejamos eso de lado cuando encontramos que nuestra situación es difícil?

A la larga, nuestras intenciones revelan nuestro carácter. Si somos íntegros, si nuestras acciones (de cuerpo, palabra y mente) tienden consistentemente hacia la renuncia, la buena voluntad y la inocuidad, entonces nosotros y los demás lo sabremos. No podemos pretender tener un buen carácter; bueno, podemos fingir pero nadie (incluidos nosotros) lo creerá.

El poder de la intención

Gregory Kramer describe el poder de la intención compartida en su libro, Todo un camino de vida. Existe un poderoso argumento de que las personas con las que pasamos tiempo y si hemos compartido o no intenciones con esas personas subyacen a nuestras acciones, de manera saludable o no saludable. La intención compartida se aplicará a las relaciones íntimas, grupos familiares, grupos de trabajo, grupos sociales y otros. Kramer sugiere tres preguntas que podemos hacer:

  1. ¿Hay alineación o no alineación? En otras palabras, ¿las intenciones de las personas involucradas en esta actividad/situación son similares o diferentes entre sí?
  2. ¿Hay un objetivo común, explícito o implícito? ¿Se habló en voz alta de una intención acordada o se supone?
  3. ¿Nuestro objetivo es saludable o no saludable?

A veces, quizás con frecuencia, nos uniremos a un grupo porque compartimos sus intenciones, por ejemplo, rescate de animales, apoyo psicológico, desarrollo religioso, capacitación en una habilidad particular, etc. Incluso entonces, pueden ocurrir eventos que descarrilen al grupo. La pregunta primordial es: cuando pasamos tiempo con otros, ¿cuál es la intención subyacente (o explícita) de nuestro tiempo juntos?

El Buda nos documentó una forma importante en la que desarrolló una intención hábil:

Desde MN 19: “Supongamos que divido mis pensamientos en dos clases. Entonces puse de un lado los pensamientos de deseo sensual, pensamientos de mala voluntad y pensamientos de crueldad, y puse del otro lado pensamientos de renuncia, pensamientos de no mala voluntad y pensamientos de no crueldad.

“Mientras permanecía así, diligente, ardiente y resuelta, surgió en mí un pensamiento de deseo sensual. Entendí lo siguiente: “Este pensamiento de deseo sensual surgió en mí. Esto me lleva a mi propia aflicción, a la aflicción de los demás ya la aflicción de ambos; obstruye la sabiduría, causa dificultades y aleja del Nibbāna.’ … Cada vez que surgía en mí un pensamiento de deseo sensual, lo soltaba, lo reprimía, lo reprimía.

«Mientras permanecía así, diligente, ardiente y resuelta, surgió en mí un pensamiento de mala voluntad… surgió en mí un pensamiento de crueldad. Comprendí así: «Este pensamiento de crueldad surgió en mí, elevado en mí. a mi propia aflicción, a la aflicción de los demás ya la aflicción de ambos, obstruye la sabiduría, causa dificultades y aleja del Nibbāna.’ Cuando lo consideraba así… se calmaba en mí. Cada vez que surgía en mí un pensamiento de crueldad, lo soltaba, lo reprimía, lo reprimía.«

Cualquiera que sea practicante piensa y reflexiona con frecuencia, se convertirá en la inclinación de su mente.

Así, si en lugar de los deseos sensuales, la mala voluntad y la crueldad, inclinamos frecuentemente nuestra mente a la renuncia, la buena voluntad y la inocuidad, nuestras buenas intenciones prosperarán y crecerán.