Medisugestión

Para quienes saben cómo utilizarlos, la meditación y la autosugestión son herramientas eficaces para influir en la mente y el cuerpo. Aunque son técnicas diferentes que impactan al inconsciente, se superponen parcialmente. Este artículo analizará la opción de combinar los dos métodos de manera que permita aprovechar las ventajas de ambos métodos. Esta opción se denominará a continuación Medisugestión.

Meditación versus autosugestión

El principal objetivo de la meditación es calmar la mente. Este objetivo se logra a través de la relajación, los ojos cerrados, la respiración regulada, el intento de desprenderse de los estímulos e influencias externas, la evitación de pensamientos perturbadores y el deseo de alcanzar el «reino de la paz». Algunas técnicas de meditación incluyen la autoafirmación repetida de un mantra, generalmente una palabra (con o sin sentido) que contiene sílabas sin connotaciones negativas. La mediación tiene un impacto sugestivo en el cuerpo y la mente, ya que el individuo que aplica esta técnica desea conscientemente alcanzar la paz y la serenidad mientras se separa consciente e inconscientemente de las preocupaciones mundanas. El individuo que medita crea, con el tiempo, una especie de condicionamiento destinado a alcanzar la relajación al iniciar el proceso de meditación.

Mientras que en la meditación la autosugestión es más un efecto indirecto y secundario del método de relajación, la auto persuasión realizada en el proceso de autosugestión es directa y tiene la intención de generar un impacto intencional, dirigido y enfocado en el inconsciente. La autosugestión es una herramienta para lograr diversos objetivos y no solo la tranquilidad y la serenidad interior. De manera similar a la meditación, la autosugestión también se compone de la repetición constante de ciertas palabras. La meditación tiene la ventaja de ser un método agradable y tranquilo en el que el tiempo no presiona. La autosugestión, por otro lado, transmite el mensaje más rápida y directamente, pero carece de un método organizado y un establecimiento de apoyo.

Tanto la meditación como la autosugestión son técnicas que la gente no practica de forma persistente, ya sea por su carácter monótono, el hecho de que sus resultados no sean evidentes de inmediato, el hecho de que las presiones y los problemas diarios nos distraigan de ellos y se apoderen de nuestra agenda, por ello mucha gente opta directamente por medicación psiquiátrica antes de darles una oportunidad.

Medisugestión: combinación de las ventajas de ambos métodos

La medisugestión combina la autosugestión y el método de la meditación. El concepto es muy simple: en lugar de susurrar un mantra vacío y sin sentido durante la meditación, susurra repetidamente palabras de contenido sugerente, como: «Estoy en paz y calma, estoy en paz y calma, siempre estoy en paz y calma». El mensaje penetrará lentamente en tu inconsciente y cuando estés más relajado, también lo estará tu cuerpo, incluidas las funciones autónomas.

Medisugestión: cómo funciona

Cuando estamos tensos y molestos por un problema importante que nos molesta e interfiere con nuestra paz mental, podemos experimentar síntomas que se asemejan a un trauma emocional leve, como insomnio y pensamientos recurrentes sobre el mismo problema, invadiendo la rutina diaria y negándonos a dejarlo. La mente está abrumada por el problema de una manera que incluso puede interferir con nuestra capacidad para funcionar. De hecho, uno puede tomar un sedante, pero esta opción conlleva efectos secundarios. Interfiere con la concentración, causa somnolencia y puede afectar los procesos de pensamiento adecuados, sin mencionar la adicción y los efectos a largo plazo en el cerebro.

Cuando estamos en un estado de medisugestión, susurrando constantemente palabras de relajación personal, introducimos un «nuevo jugador» en nuestra mente. Este jugador, que aparece como el canto sugerente, lentamente deja a un lado los pensamientos molestos y se apodera de la mente en su lugar, mientras transmite un mensaje de paz y serenidad al cuerpo y al alma. El efecto sugerente eficiente se logra de dos maneras:

A. El mensaje auto sugerente directo

B. El método indirecto de meditación, es decir, todo lo que nos rodea: la atmósfera, la sensación de serenidad y el condicionamiento.

El impacto de este método aumenta con la práctica. El «nuevo jugador» gana poder y fuerza. Con el paso del tiempo, esas preocupaciones y tensiones temporales que nos molestaban y de las que la medisugestión nos ayudó a deshacernos, se desvanecen y desaparecen. Cuando volvemos a entrar en un estado de estrés y tensión y repetimos la rutina y las palabras relajantes percibimos los problemas temporales desde una perspectiva diferente. El problema parece ser temporal y fugaz en comparación con ese «jugador» en nuestra mente, que ha ganado experiencia y ha demostrado su valía.

Efectos futuros

Otra ventaja de este método sobre la meditación es su capacidad para prepararnos para un evento difícil y estresante esperado, como un encuentro temido, una entrevista estresante, una prueba difícil, una discusión, un juicio, un procedimiento médico y similares. Con este método, podemos transmitirnos un mensaje personal para el futuro, como por ejemplo: «Mañana, durante la entrevista, estaré tranquilo y sereno» a través de la repetición. Este método también proporciona otras sugerencias futuras, como: «Estaré enfocado» o «Estaré seguro». Este método aumenta el nivel de concentración al «realizar la prueba», a diferencia de un sedante que incluso podría alterar los niveles de concentración.

Implementación

Después de estudiar el método y acostumbrarse a él, no es necesario implementarlo a diario, sino cuando es realmente necesario, y de 10 a 20 minutos bastan para que funcione. El método es especialmente eficaz cuando más se necesita, es decir, cuando se despierta por la noche debido al molesto problema. Es en esta etapa, cuando no estamos ni dormidos ni despiertos, cuando nuestro incosciente está más expuesto a influencias sugerentes, más abierto a recibirlas y más efectivamente influenciado por ellas.

Menú