Crisis de la mediana edad en los hombres

  1. Inicio
  2. Psicología
  3. Crisis de la mediana edad en los hombres
Crisis de la mediana edad

Las últimas décadas del siglo XX han sido testigos de la glorificación y adoración de la Cultura Juvenil. Los omnipresentes Yuppies se han apoderado del mundo por asalto. Son conocedores, increíblemente dinámicos, prodigiosamente inteligentes, poderosos y ambiciosos. Esto unido a la revolución sexual, la obsesión por la belleza masculina y femenina, los diversos matices del feminismo y la difusión instantánea de información, ha provocado un «temblor cultural» que ha dado al amplio estrato de personas de mediana edad, un sentimiento de inseguridad. La crisis de la mediana edad como una enfermedad en los hombres ha sido reconocida desde el siglo XX.

Carl Jung, en su libro «El hombre moderno en busca de su alma», compara las fases de la vida con el progreso del sol a través de los cielos, de este a oeste. Coloca la mediana edad entre las edades de 35 a 50, y lo llama el mediodía de la existencia. Puede ser un momento emocionante de la vida con grandes oportunidades, si las personas no están aterrorizadas por el proceso de envejecimiento. Debe recibirse como un período de descubrimiento y no como un período de estancamiento o desintegración. Requiere cambios en los estilos de vida, el carácter y las convicciones. Las respuestas inmaduras dan paso a decisiones acertadas. El período de transición dura lo que sea necesario para reorientar la vida y ordenar los valores. Puede ser entre tres y cinco años.

Cambios en la crisis de los 40

Al ser consciente de los cambios que pueden ocurrir en hombres y mujeres, es necesario estar preparado psicológicamente y reconocer los síntomas cuando ocurren, de modo que se pueda evitar una crisis turbulenta.

«Las personas que se preparan para un incendio tienen más probabilidades de sobrevivir que las que no lo hacen», dijo un sabio. Y el psicoanalista británico Elliot Jacques, nos asegura que personas creativas como Goethe, Beethoven, Voltaire e Ibsen han pasado por trastornos de la mediana edad.

Pero para aquellos que no están preparados, la mediana edad puede tomarlos desprevenidos. Un buen día, en su enérgico paseo matutino, un hombre puede descubrir que ha sido alcanzado por otros jóvenes y que simplemente no puede alcanzarlos; O su espejo puede revelar el indicio de un encanecimiento en las sienes o una línea de cabello que retrocede; O cuando los niños de la calle insisten en llamarlo «señor», de repente se da cuenta de que ha llegado a cierta edad. Un hombre que se ha enorgullecido de su imagen de «macho» reacciona como una persona que se enfrenta a una muerte inminente. Pasa por las diferentes etapas de negación, ira, depresión y encuentra formas y medios para retrasar el proceso de envejecimiento. Se sabe que los ataques cardíacos repentinos provocados por una ansiedad extrema aumentan a principios de los cuarenta.

Efectos físicos de la mediana edad

Una caída en el nivel hormonal y una disminución en el vigor sexual crea una especie de desesperación que lo hace comportarse de manera anormal. Puede volverse demasiado exigente con su arreglo personal, usar ropa extravagante, invertir en un automóvil llamativo o incluso dedicarse a actividades adolescentes como ir de discoteca. Este es un momento en el que puede caer de cabeza en una aventura extramatrimonial con una chica lo suficientemente joven como para ser su hija, porque su admiración y necesidad aumentan su autoestima. Este es el síndrome clásico de «Lolita», en el que, a través de los ojos de las niñas núbil, se siente joven de nuevo. Se vuelve inmune a las risitas de quienes lo rodean. Él percibe su vida matrimonial como aburrida y aburrida. Casi el 25% de los divorcios ocurren en este período crítico. Los cónyuges sufren y las familias se desintegran debido a esta flagrante violación de la fidelidad. Para cuando el ardor de la aventura se apaga, se da cuenta de que su matrimonio se ha roto irremediablemente y no tiene a dónde correr en busca de consuelo. Y así, puede pasar de un asunto a otro, o recurrir a la bebida o las drogas para calmar su espíritu decaído.

La segunda adolescencia emocional

Bergler lo llama «Segunda adolescencia emocional». A veces, un hombre de mediana edad puede volverse sexualmente consciente de su propia hija adolescente. Entonces, el odio a sí mismo, el remordimiento, la vergüenza y la culpa lo molestan.

Aquellos que permanecen en el matrimonio pueden encontrar poca satisfacción. Pueden volverse de mal humor e irritables, y estropear la atmósfera pacífica en el hogar, molestando a sus pobres esposas sin culpa.

Esta es también una etapa en la que el hombre se siente atrapado entre dos generaciones, cada una de las cuales lo carga con responsabilidades. Los niños en crecimiento, por un lado, que quieren afirmar su propia independencia y tienen dificultades para relacionarse con los padres, y por el otro, los familiares ancianos dependientes que anhelan una atención constante.

En el trabajo, la vida profesional puede haberse estancado, sin perspectivas de más ascensos; O puede estar abrumado con tanta responsabilidad que no le deja tiempo para la vida familiar y personal; O la competencia de colegas más jóvenes, preparados y creativos puede ser tan feroz que lo mantenga bajo una tensión constante. Y finalmente, se enfrenta a su propia mortalidad. La artritis, los bifocales, la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades hacen que la vida sea incómoda.

Así, varios factores de estrés convergen en un hombre en la mediana edad, tanto que se ha estimado que casi el 75-80% de los hombres entre 35-50 años sufren problemas de la mediana edad en este siglo. Las transiciones pueden ser positivas cuando se planifican correctamente. Según Freud, el hombre tiene dos necesidades básicas: trabajo y amor, y el Dr. Joyce Brothers dice que el trabajo tiene prioridad sobre el amor.

Momento del cambio

Este es el momento para que un hombre revise y modifique las metas que se ha fijado. Si ha sido un adicto al trabajo, debe reducir la velocidad y pasar tiempo de calidad con su esposa e hijos. A veces, para su consternación, puede descubrir que ya es demasiado tarde para forjar una relación significativa con sus hijos. Es posible que ya no estén en la misma longitud de onda. Incluso pueden ver su repentino interés en ellos con sospecha.

Si tiene ganas de cambiar de trabajo, debe planificarlo bien y discutirlo con su familia, ya que necesitará su apoyo moral. Muchas personas de mediana edad sienten una compulsión interna de deshacerse de la seguridad de un trabajo estable por algo que siempre han querido hacer, pero no se han atrevido. Muchos escritores y artistas sienten esta necesidad. Los médicos han renunciado a trabajos lucrativos para empuñar la pluma. Gaugin a los 35 años, salió de un trabajo bancario seguro para dedicarse a la pintura. Luego se convirtió en un gran pintor impresionista.

Otra forma excelente de asegurar la mediana edad contra una crisis turbulenta es construir una sólida relación matrimonial. La cultura contemporánea ha devaluado la institución del matrimonio y la fidelidad. Sin embargo, la mayoría de los males de la sociedad se remontan a situaciones hogareñas infelices e inestables.

Afianzarse en el matrimonio

«Los buenos matrimonios no ocurren en la ceremonia de la boda. Se desarrollan a lo largo de los años, a través de largas horas de dudas y desesperación, ajustes y compromisos», dice un psicólogo. Esto alcanza su máximo en la mediana edad, cuando el estrés de uno o ambos socios se afecta mutuamente. La fuerza de un matrimonio radica en la capacidad de comprender la negatividad de la pareja y lidiar con ella con paciencia. Una esposa no solo comprenderá el problema de su esposo, sino que lo escuchará, lo alentará a hablar sobre sus esperanzas y aspiraciones, y evaluará y redefinirá sus valores si es necesario. El hombre que se siente seguro en el matrimonio no dudará en comunicar sus necesidades y sus temores a su cónyuge. De manera similar, un esposo será una torre de fuerza para su esposa, que puede estar atravesando la crisis de la mediana edad.

Miedos en la mediana edad

Varios miedos se apoderan de un hombre de mediana edad. Miedo a la impotencia y al fracaso de la erección crea ansiedad, mal humor y, a veces, una retirada paulatina y silenciosa del sexo. El envejecimiento puede disminuir la frecuencia de sus necesidades sexuales. Empieza a temer que su esposa se interese por otros hombres. Los medios de comunicación proyectan a las mujeres modernas como insaciables, y esto a su vez lo inhibe. Las aventuras extramatrimoniales para salvar la imagen de sí mismo son signos de un mal funcionamiento del matrimonio. Una buena esposa no permanecerá complaciente. Ella comprenderá la confusión dentro de su esposo y se apresurará a tranquilizarlo con su apoyo y cooperación. No es el sexo lo que aleja a un hombre, sino la falta de intimidad.

Si se desarrolla una aventura durante este período crítico, no significa que el matrimonio deba terminar. Las parejas que se aman profundamente están dispuestas a perdonar, especialmente cuando la pareja infractora se arrepiente y se avergüenza de lo sucedido. El descubrimiento de la aventura le robará su glamour y emoción, y actuará como un disuasivo futuro. Es más importante descubrir la causa de la infidelidad y remediarla.

Problemas sexuales de la mediana edad

La vida sexual no se detiene en la mediana edad. Al contrario, mejora, porque hay una nueva liberación de inhibiciones. Las parejas pueden discutir sin vergüenza los aspectos íntimos de la relación. Solo el ritmo y el patrón pueden cambiar. En la juventud, un hombre alcanza el clímax en cuestión de minutos y muchas esposas se sienten frustradas y sexualmente insatisfechas. Pero en la mediana edad, cuando la excitación es lenta y la respuesta eréctil se debilita, la mujer tendrá suficiente oportunidad de alcanzar el clímax con su esposo, porque dedica más tiempo a los juegos previos y la ternura. Una expresión verbal de los sentimientos mutuos, un abrazo o tocarse pueden generar satisfacción física, más que el acto en sí. Una «revolución sexual» es posible incluso a esta edad. Las parejas que valoran su actividad sexual descubren nuevos aspectos el uno del otro y pueden elegir prácticas sexuales con las que experimentar. El sentido del humor y la libertad de explorar pueden mantener a una pareja sexualmente activa hasta bien entrada la vejez. El comediante Woody Allen, el anciano Casanova, dice que de 56 posiciones sexuales, solo ocho se pueden lograr sin reír.

La mediana edad también ve una ligera alteración en los roles individuales. Un hombre se suaviza a medida que envejece. Habiendo alcanzado la cima de su carrera, ahora anhela la cercanía con su esposa y su familia. Espera que su esposa se comporte como una amiga, cariñosa y atenta. Sin embargo, una esposa que ha pasado sus mejores años cuidando a su familia, sacrificando sus propias necesidades, ahora se vuelve segura y asertiva, y quiere su propio espacio para crecer. Incluso puede buscar opciones profesionales fuera de su hogar. Mientras ella se vuelve más asertiva, su esposo se vuelve menos dominante. Mientras afloran sus rasgos masculinos latentes, los aspectos femeninos como la sensibilidad y la ternura pasan a primer plano en su marido. Así se logra un nuevo equilibrio de roles en todos los aspectos de sus vidas. Los valores y las convicciones cambian. Les interesan nuevos amigos y nuevos placeres.

Conclusión

La mediana edad puede ser un momento muy especial. Nos abre los ojos a áreas de nuestra vida que no se han vivido satisfactoriamente y nos da la oportunidad de reorientar nuestras personalidades. Con un compañero comprensivo a nuestro lado, que no solo es nuestro mejor amigo, sino que está profundamente comprometido con el matrimonio, nunca debemos temer a la mediana edad.

Menú