misokinesia

La misokenesia se caracteriza por la experimentación de reacciones profundamente aversivas al percibir visualmente ciertos movimientos humanos. Las reacciones suelen consistir en un sentimiento de molestia, irritación, ira y, a menudo, incluso rabia intensa. Aunque la ansiedad se asocia a la misokinesia, la ira suele ser la reacción predominante. No existen criterios específicos para los tipos de percepciones visuales, o desencadenantes visuales, que pueden provocar la reacción misokinésica. Una característica común de los desencadenantes visuales son los movimientos que se describen como repetitivos o en forma de patrón. A veces, la persona no tiene que ver que el desencadenante visual está ocurriendo, pero la mera conciencia de que está ocurriendo puede provocar una reacción misokinésica.

Ejemplos comunes de desencadenantes visuales misokinésicos (MVT)

  • Tocarse la cara
  • Jugar con los dedos
  • Movimientos de la mano
  • Movimiento de la boca
  • Movimiento repetitivo de las piernas
  • Golpear con los dedos

¿La misokinesia está relacionada con la misofonía?

Sí. Según investigaciones y el trabajo clínico, no hay ninguna diferencia cualitativa entre la misofonía y la misokinesia. Ambas provocan las mismas reacciones a los desencadenantes. La única diferencia es que el desencadenante se percibe por una vía sensorial diferente. De hecho, es muy común que los individuos experimenten síntomas tanto de misofonía como de misokinesia. Esta es una de las razones que me han llevado a creer que la misofonía no es un problema relacionado con la audición, sino más bien de naturaleza psicológica.

¿Por qué la misofonía es mucho más conocida que la misokinesia?

La razón principal está probablemente relacionada con la forma en que la misofonía se dio a conocer en primer lugar. La misofonía nació de la investigación en audiología, ya que las personas que padecían síntomas de misofonía eran remitidas a menudo a los audiólogos. El término misofonía fue acuñado en el año 2000 por audiólogos (los doctores Pawel y Margaret Jastreboff). Desde dentro de la audiología se empezó a desarrollar un creciente cuerpo de investigación sobre la misofonía, y en 2013 se sugirió la idea de que la misofonía estaba relacionada con variables psiquiátricas. Sólo a través de la investigación de la misofonía se identificaron los síntomas de la misokinesia, ya que existe comorbilidad entre ambas. Por lo tanto, la misofonía siempre fue el foco principal de la investigación, y la misokinesia se encontró más tarde pero nunca recibió el mismo nivel de atención.

Otra razón está probablemente relacionada con los hallazgos de la investigación de que la misokinesia se presenta con menos frecuencia que la misofonía. No obstante, es necesario seguir investigando para comprender la prevalencia real de la misokinesia.

Jerarquía de la molestia: ¿Quiénes son los más provocadores?

Normalmente los miembros más cercanos de la familia. Los individuos con misokinesia suelen informar de que cuando su misokinesia se desarrolló inicialmente sólo fueron desencadenados por unas pocas personas. Normalmente se trata de personas de la familia más cercana, como la madre, el padre o un hermano. Con el tiempo, los desencadenantes de la misokinesia pueden «extenderse» también a otras personas y, finalmente, incluir a cualquiera que realice las vistas (o sonidos) desencadenantes. Sin embargo, no todos los desencadenantes son iguales y algunas personas son más desencadenantes que otras. Algunas investigaciones indican que el «nivel de desencadenamiento» de una persona puede variar de tal manera que un día la persona es muy desencadenante y otro no lo es en absoluto.

¿Cómo se siente la misokinesia?

Cuando las personas con misokinesia perciben un desencadenante, la experiencia suele describirse como «ser atacado». De hecho, los individuos sienten que la persona que realiza el movimiento desencadenante lo hace intencionadamente. Informan de que experimentan una sensación de estar atrapados, de pánico y de agobio. También hay una cantidad considerable de ansiedad sobre futuros desencadenantes, y a menudo están hipervigilantes en preparación para el próximo «ataque misokinético». Las personas suelen informar de una respuesta fisiológica, como la tensión del cuerpo, y algunos otros comportamientos reflejos.

¿Cuál es la respuesta más común a los desencadenantes de la misokinesia?

La respuesta más común a los desencadenantes visuales es la ira. A veces puede ser una leve irritación o molestia. Sin embargo, a menudo la experiencia se describe como ira y rabia intensas. A menudo, las personas sienten el deseo de castigar o herir al individuo que provoca el desencadenamiento. Esta reacción es algo con lo que los individuos con misokinesia luchan, porque a menudo se ven a sí mismos como individuos relativamente tranquilos, y experimentar tales sentimientos puede ser en sí mismo muy incómodo.

Efectos negativos de la misokinesia

Además del terrible sufrimiento que los individuos con misokinesia experimentan por las visiones desencadenantes, también hay ramificaciones desafortunadas que provienen del afrontamiento por evitación. Cuando las personas evitan las situaciones que son «fuertes», el precio puede ser hacer menos de lo que quieren hacer. Es posible que pasen menos tiempo con la familia. Puede que se encierren en su habitación y no salgan con los amigos. De hecho, puede que no vayan a trabajar. La evasión y la reducción del compromiso también pueden provocar síntomas depresivos y, en casos extremos, pensamientos de suicidio. Estos son sólo algunos ejemplos de los efectos negativos de la misokinesia.

¿Cómo afecta la misokinesia a las relaciones de pareja?

Esto depende de muchos factores. La idea de que los movimientos corporales cotidianos puedan ser tan aversivos es algo con lo que muchas personas encuentran difícil relacionarse. La respuesta misokinética es algo con lo que a las personas que no tienen misokinesia les cuesta relacionarse, y es habitual que la gente desestime el problema e incluso acuse a la persona de fingir un problema. Así, las relaciones pueden verse afectadas. Sin embargo, muchas personas con misokinesia encuentran una manera de hacer que la relación funcione mediante una comunicación eficaz y la voluntad de una pareja empática.

¿La misokinesia empeora o mejora con el tiempo?

La misokinesia tiende a «extenderse» y a generalizarse a más personas, situaciones y vistas nuevas, lo que puede hacer que sea cada vez más difícil de tratar. Sin embargo, a menudo las personas aprenden a adaptarse a su situación. Hay que tener en cuenta que los síntomas de la misokinesia tienden a empeorar cuando se experimenta un mayor estrés.

¿Es la misokinesia un diagnóstico reconocido?

La misokinesia no es actualmente un diagnóstico reconocido. Esto no significa que la misokinesia no sea una condición real y debilitante. Por lo general, se necesita tiempo para que surja un cuerpo sólido de investigación que apoye el desarrollo de un diagnóstico formal. La investigación sobre la misokinesia es muy reciente. La buena noticia es que cada vez hay más interés por comprender la misokinesia, y cada año aparecen más investigaciones. Los principales efectos de la falta de un diagnóstico formal es que la investigación tiende a obtener menos fondos de las principales fuentes de financiación y las compañías de seguros son menos propensas a cubrir el tratamiento.

¿Qué causa la misokinesia?

Existen varias teorías sobre la causa de la misokinesia. Muchos investigadores creen que la misokinesia es una condición neurológica que causa sensibilidad a ciertos sonidos. Aunque es probable que haya algunos componentes neurológicos o biológicos, parece que hay una mínima investigación que apoya la afirmación de que la misokinesia es completamente un trastorno psicológico. De hecho, algunos teóricos creen que la misokinesia tiene una base psicológica muy fuerte.

Una corriente opina que la misokinesia está causada por una serie de variables psicológicas y contextuales. En el núcleo del modelo, el principal ingrediente que causa la misokinesia es la rigidez y la evitación. Esta primera característica está relacionada con la personalidad, o con la forma de pensar y sentir el mundo. En resumen, una persona con una disposición rígida (o con antecedentes de ella) tiene un mayor riesgo de desarrollar misokinesia debido a una intolerancia de principio a que otros realicen movimientos específicos que se consideran incorrectos. Esta característica, en combinación con un fenómeno psicológico de rango como el condicionamiento clásico y operante, establece las condiciones para desarrollar misokinesia.

¿Existe un tratamiento para la misokinesia?

Sí. Se trata la misokinesia con una forma de terapia cognitivo-conductual (TCC) basada en la aceptación que se basa en un modelo muy detallado de la misokinesia que explica cómo se desarrolla primero y se mantiene después. El protocolo de tratamiento se denomina aceptación experiencial y compromiso con el estímulo (EASE) y está diseñado para abordar los factores que mantienen a la persona «atascada» con los desencadenantes no deseados y ofrece un conjunto de opciones que la persona puede utilizar para «desatascarse». Se trata de dar a la persona con misokinesia un conjunto de herramientas que la liberen de los desencadenantes. Este protocolo ha ayudado a muchas personas a obtener el control de sus síntomas y a vivir una vida más relajada, socialmente conectada y vibrante.

Menú