¿Te falta motivación?

¿Por qué cuando estamos motivados somos capaces de conseguir cosas que en otro momento no podemos si quiera imaginar? Esto es una de las interrogantes que acompañan al ser humano. La motivación es básica, es esencial y finalmente es la diferencia entre conseguir el objetivo o quedarse a la mitad.

La importancia de la motivación y el desarrollo personal

Según la Organización Mundial de la Salud, “la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.”

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. En su forma más grave, se han dado casos de suicidio. Si es leve, se puede tratar sin necesidad de medicamentos, pero cuando tiene carácter moderado o grave se pueden necesitar medicamentos y psicoterapia profesional.

La depresión es un trastorno que se puede diagnosticar de forma fiable y que puede ser tratado por no especialistas en el ámbito de la atención primaria.

La depresión es ya la causa de incapacidad laboral más importante de los tiempos que corren. Es por ello que intentamos que la motivación y el desarrollo personal sean una de los principales temas de nuestra web. Rutinas, planes, ideas, reflexiones y ejemplos de superación personal son los temas más tratados para ayudar a mejorar la motivación.

Cuando tenemos un problema, es muy difícil poder verlo desde otro punto de vista. Solo lo vemos desde nuestro prisma. Sin embargo, cuando ves a personas que han estado mucho peor que tú y que hoy día están teniendo éxito en sus propósitos o simplemente son felices, puedes aprender mucho de ellos. Por eso recogemos testimonios de personas que han sufrido verdaderos problemas y que han salido adelante con mucha fuerza e ilusión. Son verdaderos maestros.

¿Cómo surge la motivación?

En psicología se expone un ejemplo clásico para comprender como la motivación afecta al rendimiento de las personas. El ejemplo se midió en relación con el deporte. Se estudió a un sujeto en una bicicleta estática, en solitario. Se midió la velocidad media del ejercicio. Posteriormente se volvió a hacer la medición, esta vez junto a varias personas más que realizaban el mismo ejercicio. La velocidad del sujeto mejoró considerablemente. Se llegó a la conclusión que el hecho de hacer deporte en grupo motiva al ser humano, por lo que es uno de los factores a tener en cuenta si queremos mejorar en algo.

Por eso mismo podemos decir que la motivación es algo a lo que hay que dedicarle tiempo, debemos tenerla en cuenta y trabajarla. Es algo que hay que practicar si queremos llegar a conseguir ciertas cosas. A la hora de hacer deporte, también es positivo ver videos motivacionales los cuales gracias a las neuronas espejo, nos preparan para dicha actividad. Ver como personas han superado adversidades y han conseguido grandes objetivos, a veces nos hace ver nuestros problemas como insignificantes. También afecta el ambiente: salir a correr en un día agradable o con una música motivante. Son muchos los detalles que podemos tener en cuenta.

No solo en el aspecto deportivo es importante, también en nuestra vida diaria. Todos sabemos que una misma experiencia vivida por dos personas distintas, pueden llegar a ser completamente diferentes. Son varios los factores que intervienen, pero uno de ellos, y quizás el más importante, es el estado de ánimo. Es por ello que personas que viven mismos eventos en ocasiones tienen opiniones totalmente contrapuestas. Por supuesto, no solo depende del estado anímico, también es importante el conocimiento sobre el tema o las experiencias anteriores, estado físico, etc. Pero normalmente es el ánimo que tiene cada persona lo que modifica su percepción. La motivación hace que tengamos un estado de ánimo óptimo en cada momento.

motivación

¿Qué puedo hacer para trabajar la motivación?

  • Planifica bien tu objetivo y el camino para llegar. Depende de ti hacerlo más agradable para que tu motivación suba. Estudia que te puede ayudar a conseguirlo, dedica un sólo día a eso. Cuantas más variantes tengas en cuenta menos sorpresas te llevaras.

  • Visualizar el objetivo. Imagina que quieres estudiar para un examen. Si cada vez que no tengas ganas de estudiar, te visualizas a ti mismo una vez aprobado el examen, comprobarás que tu ánimo cambia.

  • Habla contigo mismo y di de lo que eres capaz. Parece una tontería pero no lo es en absoluto. Una persona que se repite constantemente que es capaz de conseguirlo, finalmente lo interiorizará y lo asimilará. Con seguridad se rinde aún más.

  • Valora tus éxitos pasados, por pequeños que parezcan. Cada pequeño paso te ha llegado a convertir en lo que eres actualmente. No los menosprecies.

  • Rodéate de gente que se esfuerce como tú. Si tu objetivo es físico, un grupo que haga deporte o alguna asociación. Si el objetivo es de estudio, grupos para estudiar. Recorrer el camino acompañado siempre es más productivo.

  • Aprender sobre experiencias de otras personas. Libros o vídeos. Stephen Hawkings ha conseguido ser uno de los científicos más importantes del mundo con una enfermedad que apenas le permite mover un músculo de la mejilla. O echa un vistazo al vídeo del final del artículo.

  • En el trabajo la motivación nos hace ser más productivos. Si estás a cargo de un equipo debes saber que los verdaderos jefes deben ser antes líderes. Un líder sabe motivar a la gente.

  • Ir al trabajo con motivación puede ser de las experiencias más importantes de la vida. Es dificil dedicarse a lo que a uno le gusta realmente, pero si no es el caso, a veces podemos ver cosas positivas en nuestro trabajo que antes no veíamos. Una simple sonrisa puede cambiarle el día a un compañero o a un cliente. Por ejemplo, un médico o enfermero que ama su profesión y ama ayudar a los demás, no solo transmite cuidados médicos sino también parte de ese amor.

  • Aumenta progresivamente tu esfuerzo. Puesto que la motivación hay que trabajarla, no podemos esperar ser capaces de conseguirlo todo de la noche a la mañana. Empieza poco a poco, como dice la frase budista: “Un paso me hace avanzar, si doy dos retrocedo”

  • Prémiate de vez en cuando. Debes permitirte ciertos detalles que hagan el camino más agradable. Para ello concédete cada cierto tiempo un día para tí. Estudios de rendimiento demostraron que días de descanso a la larga son más beneficiosos para cumplir el objetivo.

  • Y por supuesto, haz meditación. La meditación hará que tus endorfinas aumenten. Que tu mente esté más clara y tu estado de ánimo más positivo.

 

 

Deja un comentario

¡No te lo pierdas!
Suscríbete a nuestro Blog
Sé el primero en tener todas las noticias y actualizaciones de Meditación y Psicología.
Suscríbeme
Si no te interesa, puedes darte de baja en cualquier momento
close-link

Comparte!

¡Comparte este contenido con tus amigos!