Conoce el efecto que tiene el cortisol sobre tu peso

  1. Inicio
  2. Ciencia
  3. Conoce el efecto que tiene el cortisol sobre tu peso
cortisol

Lograr alcanzar el peso ideal requiere muchas más que solo realizar dietas y ejercicios, para ello es necesario que tu mente, tu cuerpo y tu entorno se encuentren en equilibrio. Un estilo de vida agitado puede ser una de los aspectos que influyen negativamente sobre tu peso al provocar que tu cuerpo secrete cortisol, una sustancia conocida como la hormona del estrés.

De hecho, la elevación de sus valores en nuestro cuerpo puede llegar a desencadenar condiciones que ignoramos tales como el sobrepeso o la hipertensión. Es por ello que conocer los efectos que provoca sobre nuestro cuerpo nos puede ayudar a lograr obtener un mejor estado de salud.

¿Qué es el cortisol y cómo funciona?

El cortisol es una hormona secretada por unas pequeñas glándulas localizadas arriba de cada riñón, conocidas como glándulas suprarrenales. La principal función de esta hormona es la de mantener alerta a nuestro cuerpo ante situaciones de tensión, siendo la que nos hace reaccionar en los momentos de estrés.

En condición normal cuando nos encontramos bajo presión o peligro ya sea por el trabajo, los estudios o en un accidente, nuestro cuerpo a través de una combinación de señales hormonales y nerviosas nos ayuda a mantenernos en pie. El cortisol forma parte fundamental en este proceso y es capaz de producir una respuesta esperada y tolerada por nuestro organismo que suele durar poco tiempo.

Pero, el problema surge cuando se mantiene constantemente en aumento pudiendo desencadenar una serie de consecuencias sobre el estado de salud. Produciendo deterioro a nuestro cuerpo que quizás muchas veces ni notemos.

¿Qué papel cumple el cortisol con el aumento de peso?

Sucede que cuando estamos estresados, el hipotálamo, que es una pequeña estructura localizada en la base del cerebro, envía una señal hacia las glándulas suprarrenales para avisar que estas deberán reaccionar antes la situación de estrés. Como resultado, estas pequeñas estructuras secretan distintas hormonas, entre ellas el cortisol y la adrenalina, para defenderse de esta manera del estado de tensión que se está presentando.

La primera acción del cortisol es elevar inmediatamente los niveles de azúcar en sangre y redireccionar la irrigación sanguínea hacia los músculos y el cerebro. Por su parte la adrenalina eleva la presión arterial, el gasto cardiaco y la frecuencia respiratoria. Para asegurar de esta manera que se envíe toda la energía que estas estructuras necesiten. Es decir, nuestro organismo se prepara para reaccionar de forma rápida ante esa situación que genera tensión.

Ahora bien, este proceso es normal hasta cierto punto, pues nuestro cuerpo lo utiliza como una medida desesperada para reaccionar antes aquellos momentos de alerta o peligro. O sea que mientras dure la tensión el cuerpo reacciona y luego que el estado de alerta desaparezca todo vuelve a la normalidad, sin ninguna consecuencia.

Pero, ¿Qué pasa entonces cuando se mantiene niveles constantes de estrés?

Es en este punto cuando este proceso que debería durar solo algunos minutos, se prolonga provocando niveles elevados de cortisol en sangre de manera permanente. Como resultado, provoca un deterioro de las reservas orgánicas de energía y una alteración de la respuesta neuroendocrina.

Por tanto, si persiste el estado de tensión, entonces se entra a una etapa de agotamiento en donde se genera la necesidad de ingerir de forma excesiva alimentos principalmente de alto contenido calórico, que junto con niveles elevados de insulina en sangre provocan la aparición del aumento de peso y de la obesidad.

Consecuencias de mantener el cortisol elevado de forma prolongada

Como ya explicamos, el exceso de cortisol inducido por el estrés crónico produce consecuencias que pueden resultar perjudicial para la salud. A continuación, se presenta cuáles son los principales desequilibrios de este estado.

Sobrepeso

Se produce una redistribución de la grasa corporal, almacenándola principalmente en el abdomen. Además, los niveles elevados de glicemia junto con el impulso por ingerir alimentos ricos en azúcares, carbohidratos y grasas representan un factor de riesgo para desarrollo de diabetes tipo 2.

Depresión del sistema inmunológico

En los momentos de estrés crónico nuestro cuerpo redirige toda su atención y energía principalmente hacia los órganos vitales. En este caso el sistema inmunológico queda en segundo plano haciéndonos más susceptibles a cualquier infección.

Hipertensión arterial

Esto debido al efecto de las hormonas suprarrenales sobre el sistema cardiovascular. Como mencionamos anteriormente en momentos de estrés se produce un aumento en el gasto cardiaco y aumento en la contratación de las paredes de las arterias produciendo como consecuencia aumento de la presión arterial.

Conoce como puedes reducir los niveles de cortisol en tu cuerpo

En vista de que el cortisol es una hormona que está íntimamente relacionado con el estrés, la forma más inteligente de reducirla es realizando todas aquellas actividades que te generen tranquilidad, tales como:

Realiza ejercicio físico: Ya sea que practiques tu deporte favorito o realices una caminata diaria. El hecho es que sean actividades que te ayuden a reducir el estrés y controlar tus niveles de cortisol.

Tener buenos hábitos de sueño: Implementar una rutina de sueño respetando los horarios y durmiendo las horas reglamentarias, hará que estés descansado y relajado.

Sé organizado: Una de las principales causas de que estemos en constante estrés es la falta de organización. Por lo tanto, organizar tus horarios y mantener en orden de tus actividades hará que tus niveles de cortisol se mantengan estables.

Consume omega 3 y triptófano: Se ha comprobado que consumir alimentos ricos en omega 3 produce un efecto beneficioso sobre la salud incluyendo la función de las glándulas suprarrenales. Por su parte el triptófano es un aminoácido que cumple la función de estimular la secreción de serotonina en nuestro cuerpo, la puedes ingerir en los huevos, la leche, pollo, frutos secos, el aguacate, las espinacas, entre otros.

Mindfulness: Incluir esta práctica en tu vida puede ser beneficiosa si te encuentras bajo mucho estrés. No requiere que dediques mucho tiempo, para empezar, solo basta que lo incorpores en tus actividades diarias, como, por ejemplo: cuando te duchas trata de disfrutar por un momento del agua que cae sobre tu cuerpo y sé agradecido.

Conclusión

En resumen, como ya vimos mantenerse en constante estrés desencadena un proceso en nuestro organismo en donde el cortisol tiene un papel protagónico participando en el aumento de peso y posterior desarrollo de la obesidad. Por lo tanto, este puede ser el principal motivo de porque a pesar de los esfuerzos no puedes alcanzar tu peso ideal.

Por tal motivo, no basta con solo comer sano y realizar ejercicio físico a diario, sino más bien se trata de que consigas el equilibrio para que puedas relajarte y disfrutar de todos los momentos que se presenten en tu vida.

Referencias

http://scielo.sld.cu/pdf/ibi/v37n3/ibi13318.pdf

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/stress/art-20046037

https://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-nutricion-12-articulo-funcion-endocrina-obesidad-S1575092211002361