Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
img

El origen de la creencia en la reencarnación

/
/
303 Vistas

Hace miles de años, una tribu de nómadas, los arios, provenientes de la actual Rusia, bajaron de las estepas congeladas buscando una tierra mejor, una temperatura más cálida y una nueva patria. Así llegaron al valle del Indo, donde vivía una civilización más o menos pacífica. Los arios, blancos de piel y en su mayoría rubios, con mejores armas y con grandes carros tirados por caballos sometieron rapidamente a los habitantes de la zona. Una vez conquistada la tierra crearon un fuerte sistema de castas donde ellos ocupaban la cúspide. Las clases más bajas estaban destinadas, por supuesto, para los autóctonos, de piel oscura. Así se construyó rápidamente una sociedad clasista, racista y de castas, y sobre todo introdujeron un concepto nuevo: La reencarnación

¿Cómo se introdujo el concepto de reencarnación?

Deberíamos empezar con la pregunta ¿Cómo se puede someter a una sociedad y que las clases más bajas no se revolucionen?

Esta pregunta se la han hecho muchos historiadores y la conclusión a la que han llegado es la siguiente: Introduciendo una religión que le de un significado. Me explico:

Si a un pobre trabajador del campo, le haces creer que su situación actual es debido a su mal comportamiento en una vida pasada, no le queda más remedio que resignarse. Si en esta vida acumula karma positivo, es seguro que en una próxima vida se reencarne en una casta superior, por ello no se revelará en esta vida y será sumiso. ¡El sistema es perfecto!

Además, en una sociedad donde no existe apenas la cultura, la religión es tan importante que nadie se atreve a cuestionarla. El pobre es pobre porque en una vida pasada fue mala persona. El rico lo es, porque se lo merece, en una vida pasada fue virtuoso y bueno. Así todos contentos. El pobre debía ser bueno para poder reencarnarse en un estrato superior y el rico… bueno, al rico no creo que le importara mucho la religión.

Basándose en este sometimiento no es de extrañar que el sistema de castas perdurase en la India hasta nuestros días, y que religiones como el Hinduismo e incluso el Budismo asimilara la reencarnación de una u otra forma. Porque no debemos de olvidar que las religiones obedecen siempre a un sistema social, lo cual ha ocurrido también con la judeocristiana o la musulmana, legitimando lo que sus líderes hacen “debido” a un mandato divino.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!