La historia no contada sobre Rumi y Shams

Shams
Índice
  1. Rumi y su trasfondo
  2. Shams y su forma de vida

Si no has leído la biografía de Rumi, te animo a que empieces por ella para poder entender mejor este artículo, el cual trata de arrojar luz en un punto muy interesante del maestro persa. Para comprender la conexión, a menudo incomprendida y mal citada, entre Rumi y Shams, empezamos por repasar las personalidades de estas dos figuras históricas.

Rumi y su trasfondo

Rumi, nacido en la riqueza, el poder y el mundo de la política, era miembro de la alta sociedad. Era conocido por atraer y ofrecer favores. Su madre era pariente del rey de la provincia de Jorasán, en el Imperio Persa Oriental, donde nació. Su padre era un respetado consejero de la corte en materia de jurisprudencia. Rumi se entregó a los contactos personales, los favores y las amistades. Era conocido por profundizar en su amistad con sus personas favoritas por cualquier medio. Por ejemplo, mantenía una estrecha relación con un orfebre de Konya, de apellido Zarkoob. Dado que era socialmente inaceptable que un miembro de la élite se relacionara con la clase mercantil, dispuso que su hijo mayor, el sultán Walad, se casara con la hija del orfebre para formalizar su relación con él.

ángel de budapestEl ángel de Budapest (Ángel Sanz Briz)

Shams y su forma de vida

Shams, cuando conoció a Rumi tenía más de 60 años. Para entonces era conocido sobre todo como un descarado, antisocial y poderoso vagabundo espiritual. Su apodo era el Pájaro. El Pájaro, porque no podía permanecer en un solo lugar por mucho tiempo, también se le conocía por estar en dos ciudades distantes al mismo tiempo, como si pudiera volar o transportar su esencia a voluntad.

Se sabe que este maestro vagabundo buscaba un "gran alumno", un alumno que fuera más grande que muchos maestros de la época. Eligió a Rumi como su "maestro-estudiante". Al parecer, se fijó inicialmente en Rumi cuando tenía 21 años, pero al considerar que el momento era inapropiado y que el alumno no estaba preparado, esperó unos 16 años más para volver a acercarse a Rumi.

Se volvieron a encontrar cuando Rumi tenía más de 30 años y Shams más de 60. La chispa inicial de su conexión inspira a Rumi a acoger a Shams en su casa. A partir de entonces, Shams se convierte en su nuevo amigo, su último compañero.

Como te puedes imaginar, el problema se estaba gestando desde el primer día. Shams, al igual que el orfebre, no pertenecía a la élite, ni mucho menos. Era un simple vagabundo, una poderosa figura espiritual sí, pero igualmente un pobre vagabundo sin hogar. Además, Shams era terriblemente antisocial, bebía, tenía mal carácter y solía maldecir delante de los niños. En un principio, el problema fue dejado de lado por el magnetismo de Rumi; sin embargo, poco a poco se convirtió en un problema mucho mayor.

Es importante comprender la dinámica de esta situación. Se trata de dos figuras totalmente opuestas de los extremos de la estructura de clases sociales de la época que se unen en una sociedad muy estructurada. No es muy diferente a la historia de Rasputín y la zarina Alexandra de Rusia. De hecho, las similitudes son bastante sorprendentes, ya que tanto Rasputín como Shams no son del agrado de la élite y no son extinguidos por extraños, sino por los de dentro.

No había lugar para Shams en el círculo social de Rumi. Rumi era el ciudadano número uno de esa región; estaba incluso por encima del emir (el gobernante), ya que éste era uno de sus alumnos. Sin embargo, Rumi se las arregló para utilizar todo su ingenio para mantener a Shams cerca el mayor tiempo posible, incluso ofreciéndole un regalo muy difícil de ignorar.

Tras recibir repetidas amenazas, Shams decide abandonar la ciudad. Así, la primera unión entre Rumi y Shams termina en este momento. Poco después, Rumi cae en un profundo estado de dolor. Rumi pone avisos de recompensa por cualquier noticia de Shams. Poco después, llegan noticias de que Shams ha sido visto en Damasco (en la actual Siria). Rumi ordena inmediatamente una caravana de regalos a caballo y envía a su hijo mayor, el sultán Walad, para que localice a Shams y le ruegue que vuelva.

El sultán Walad encuentra a Shams en Damasco, tal y como labían informado, y al encontrarse con Shams cae de rodillas y le ruega que regrese. Le dice a Shams que su padre se está muriendo. Le dice que todo el mundo siente que se haya marchado. La casa de Rumi, sus amigos, sus alumnos, la gente de la ciudad e incluso los comerciantes, todos lamentan haber causado alguna molestia a Shams.

El sultán Walad señala hacia la caravana de regalos y dice inteligentemente, estos no son sólo del maestro Rumi, son de todos los habitantes de Konya. Shams acepta volver. El sultán Walad coloca a Shams a caballo, pero él mismo camina todo el camino de vuelta a Konya por respeto.

Los exploradores llevan la noticia de la llegada de Shams a Konya y toda la ciudad se alegra. Para ellos, la vida de su maestro Rumi era más valiosa que las mezquinas discusiones sobre la clase social y la lengua vulgar de este vagabundo errante. Cuando la caravana se acerca a la puerta de la ciudad, se organiza un desfile. Shams es traído de vuelta a Konya con mucha fanfarria. Después de todo, la salud y el bienestar de Rumi valían más que las fronteras sociales.

Sólo hicieron falta un par de semanas para que un sentimiento de culpa y desesperación invadiera a la familia de Rumi y, por extensión, a sus amigos y a la gente del pueblo. La gente decía que deberían haber esperado un par de meses más, nuestro maestro Rumi seguramente habría olvidado a Shams. Las amenazas contra Shams comienzan de nuevo.

Esta vez, Rumi decide legitimar la presencia de Shams en su casa y utiliza la misma táctica que con el orfebre. Rumi casa a su joven hijastra Kimia con Shams. Kimia era una princesa, criada en un hogar muy culto, rico y muy sofisticado. Básicamente, Rumi le hace a Shams una oferta que no podía rechazar.

Kimia era aún demasiado joven, tal vez no era ni adolescente. Se dice que Shams se enamora por primera vez. Debe haber sido un momento verdaderamente memorable en su vida: no sólo estar con su estudiante elegido, sino también estar casado con la hija muy joven de su estudiante. La situación en el hogar se calma durante este tiempo, después de todo Shams era ahora un familiar. Pocos meses después, debido a una enfermedad causada probablemente por el dolor y la depresión, Kimia muere y con ello llega el fin de la compañía de Shams y Rumi.

Una hipótesis sugiere que Shams deja a Rumi, en plena noche, y se convierte en el pájaro salvaje y errante que siempre fue. Otra sitúa a Shams en manos del hijo menor de Rumi y hermanastro de Kimia para que muera por arruinar la prístina reputación de Rumi y causar la muerte de Kimia. Otra atribuye la desaparición de Shams a un intento de asesinato por blasfemia religiosa. Otra historia sitúa a Shams en la India (y en el actual Pakistán), como inspiración para algunas figuras espirituales de la época.

Muchos eruditos se decantan por los siguiente: el hijo menor de Rumi, que tenía una especial cercanía con Kimia, cometió un crimen de honor contra Shams por causar su muerte. Rumi debería haber esperado esto cuando casó a la fuerza a su preciosa y joven hija con alguien del tipo de personalidad y la edad de Shams.

Es importante señalar que la única persona que no sabía de este crimen de honor era Rumi. Un asesinato por honor, que todavía se realiza en muchas partes del mundo, no se considera un crimen. Es una retribución justificada, aprobada y aceptada por la parte herida y por la sociedad en general. El asesinato por honor de Shams se consideró justo y todo el pueblo enterró el secreto y se lo ocultó a Rumi.

La historia nos dice que el cuerpo de Shams nunca se recuperó, porque toda la ciudad, incluida la policía de la época, aprobó el crimen de honor e intencionadamente no se tomó en serio la investigación. Rumi nunca se enteró de lo que le ocurrió a Shams. Pensó que su pájaro favorito había vuelto a volar, pero esta vez ninguna recompensa trajo noticias.

Mientras Rumi esperaba noticias de Shams, se negó con vehemencia a aceptar que estuviera muerto. Escribió sobre esta experiencia en este cuarteto del Divan-e Shams:

¿Quién dice que el inmortal ha muerto?
¿Quién dice que el "sol" de la esperanza ha muerto?
Mira, es el enemigo del "sol" quien ha llegado a los tejados,
cerrando los dos ojos, gritando: "Oh, el "sol" ha muerto".

(La palabra shams significa el sol y Rumi juega habitualmente con esta asociación de palabras a lo largo de su obra de la primera colección, Divan-e Shams).

Rumi esperó 40 días y, al no tener noticias de Shams, se puso una túnica negra y vistió de negro a partir de entonces y proclamó la muerte de Shams.

La explicación principal de la relación entre Shams y Rumi es que Rumi, sin Shams, no habría sido conocido por la historia. Rumi utilizó todo su ingenio para mantener a este poderoso y errante pájaro salvaje en una jaula durante el mayor tiempo posible e incluso lo tentó con su joven hijastra. Y en el proceso, Rumi se convierte en un gran maestro espiritual y en un artista de verdadera talla mundial. Mientras tanto, Shams alcanza su sueño de "tener un gran alumno", y se enamora por primera y única vez y lo paga caro.

¿Una historia de amor, una tragedia o una necesidad personal?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir