La amistad es una relación afectiva entre dos o más personas. La amistad es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en la vida. La amistad tiene presencia en distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia. Las grandes amistades nacen a través de la carencia de la brusquedad de llenar un vacío y al encontrar a otro con las mismas inquietudes se produce este maravilloso efecto. Entre ellas podemos también destacar que algunas amistades  se dan de inmediato mientras que en otros casos es más lento y conlleva más esfuerzos.

Puede haber relaciones amistosas donde interviene una persona y otro tipo de personalidad o de una forma animal. Por ejemplo, algunas personas catalogan como amistad a su relación con un perro, no en vano a este último se le conoce como «el mejor amigo del hombre». Además, puede existir interacción de más de dos personas o animales.

Es importante acotar que una verdadera amistad está basada principalmente no sólo en la afectividad y empatía que exista entre dos o más personas sino principalmente en el respeto mutuo que exista y permita desarrollar la confianza necesaria. Muchas veces se dan falsas «amistades» cuya relación está basada en hipocresía o intereses materialistas y malsanos.

 

¿Cuáles son los tipos de amistad??

Según el gran Aristóteles existen 7 tipos de amistad:

  • Amistad beneficiosa: La que tiene lugar entre dos personas que emprenden un objetivo en común y se ayudan en el camino, o en el que obtienen algún tipo de beneficio de ser amigos. Según el filósofo, dichas amistades suelen agotarse cuando los objetivos son alcanzados o los beneficios se acaban.
  • Amistad fortuita: Aquellas que se basa en el placer del compartir y del discurrir, típica de los jóvenes y depende en gran medida de los gustos, de manera que el tiempo la sentencia a desaparecer, pues con el crecimiento, los gustos son de las primeras cosas en cambiar.
  • Una buena amistad: La más duradera de las tres y la que encarna realmente el concepto de amistad, se fundamenta en una visión de lo bueno de la vida y de la virtud, es decir, de ciertos preceptos morales y cierta manera de entender la existencia. No aspira a recibir nada a cambio de ella, como no sea el mismo vínculo (reciprocidad) y pueden ser las amistades más duraderas, con períodos de años o incluso de toda la vida.
  • Amistad con cierta picardía: Se trata de una relación de amistad en la cual las dos personas son, además, compañeros sexuales o eróticos esporádicos, sin que ello en teoría derive hacia relaciones más profundas.
  • Amistad íntima: Se suele hablar de amigos íntimos o mejores amigos, para separar a aquellos amigos “especiales” o de grado muy profundo, en comparación con los demás: es una distinción especial.
  • Amistad por la red: Se llama así a las amistades que se hacen a través de Internet, ya sea mediante foros, redes sociales, correo electrónico, etc.
  • Amistades falsas: También llamados amigos tóxicos, son aquellos que pretenden ser amigos de alguien o que lo son únicamente por fines interesados.

¿Como identificar a un verdadero amigo?

Por aquí te dejo ciertas características que te ayudaran a reconocer si estas frente a un buen amigo:

  1. No temes ser como eres: Mientras cuidamos y hacemos una mejor selección evitamos falsas amistades. No nos hace falta aparentar nada porque estamos frente a nuestros amigos de verdad y, de hecho, nos gusta mostrarles nuestra verdadera esencia, nuestras emociones, sentimientos, lo que nos gusta y lo que no, compartir nuestros sueños y fantasías, tanto como aquello que nos hace vulnerables, que nos hace sentir inseguras o que nos duele.
  2. Aprende a valorar el tiempo que pasáis juntos: Tanto a ti como a tus amigos les importa pasar tiempos juntos y se preocupan por hacerlo. Por más ocupada que sea su vida, siempre tienen espacio para ti y guardan cada momento como una aventura muy preciada.
  3. Hablan desde la honestidad: Es muy importante que te rodees de personas que te sean sinceras y honestas. Y es que de nada te sirve que te digan solo aquello que quieres escuchar. Si un vestido te queda mal, un amigo sincero te lo dirá. Al igual que si piensa que tu novio(a) no es bueno para ti, no podrá ocultarlo. Asimismo, si considera que estás tomando una mala decisión, será el primero en decírtelo. La sinceridad es muy importante en una relación (de amistad, de pareja, de trabajo). Por ello, valora a aquellos amigos que siempre te dicen la verdad, aunque te duela.
  4. Está basado todo en el respeto: los amigos verdaderos no te “encadenan” para que estés siempre a su lado. Ellos entienden que tienes otras cosas que hacer y otras personas de las cuales también cuidar. Igualmente, te respetan si quieres estar solo, por la razón que sea. El respeto es fundamental en una amistad y este implica, entre otras cosas, respetar el espacio personal del otro.
  5. Te hace crecer como persona: Si quieres tener verdaderos amigos, debes aprender a dar. Y es que no puedes recibir lo que no aprendes a dar. La amistad no se trata de que solo uno haga todo el esfuerzo. Ambos son responsables del crecimiento de la amistad, del desarrollo del lazo emocional. Esto se aplica a cualquier tipo de relación: pareja, familia, entorno empresarial, etc. En el caso de los verdaderos amigos, si quieres mantenerlos a tu lado, debes actuar en consecuencia. Esto implica que no siempre serás el que hable, que en ocasiones deberás también escuchar. Siempre tendrás que llevar la sinceridad como estandarte, ayudarle para que crezca como persona, que sienta que estas a su lado en todo momento y darle tu opinión acerca de lo que ves. De igual manera, si tú haces por tus amigos todo lo que hemos mencionado, te convertirás en una persona en la cual pueden confiar y con la que siempre les apetecerá compartir tiempo.

Conclusiones:

La amistad es considerada un valor, ya que somos seres gregarios, es decir, que tendemos a hacer grupos y a vivir en sociedad, dependiendo los unos de los otros. En ese sentido, requerimos de aliados: personas que persigan fines similares a los nuestros o con gustos parecidos, que nos acompañen en la vida y que “hagan equipo” con nosotros.

Por otro lado, la amistad brinda al ser humano la posibilidad de compartir su mundo interior: sus inquietudes espirituales, sus sentimientos, sus cuestionamientos existenciales, todo en un ambiente seguro y con una persona de confianza, que nos escuche y nos brinde una opinión desinteresada.

¿Te ha gustado? ¡Suscríbete al blog!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Meditación y Psicología will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.