La mejor sustancia del mundo, Endorfinas

Si te digo que la mejor sustancia del mundo puede llegar a ser cientos de veces más fuerte que la heroína o la morfina (1). También es natural y carece de efectos secundarios. Además de todo, es gratis. Después de todo esto… ¿Qué necesidad hay de cualquier otra sustancia legal o ilegal?

La mejor sustancia del mundo

La mejor sustancia del mundo es… la endorfina. Las endorfinas son péptidos opióides, que son unos poderosos analgésicos que segrega nuestro cerebro. Es opióide porque produce los mismos efectos o superiores que los opiáceos derivados del opio (morfina, heroína, etc.) El término endorfina implica que dispone de una acción farmacológica similar a la morfina, pero producida endógenamente.

¿Cómo producimos endorfinas?

Podemos resumirlo a aquella sensación que tenemos cuando estamos de buen rollo. ¿Recuerdas la sensación cuando te estás enamorando? En ese momento estamos a rebosar de endorfinas. Puesto que la felicidad no deja de ser un estado bioquímico que podemos alcanzar, las endorfinas son quienes nos lo proporciona. Nos hacen sentir bien ante situaciones de estrés e incluso pueden aliviar el dolor.

La actividad que producen las endorfinas se relaciona con el sistema límbico, donde reside el hipotálamo y contiene receptores específicos con los que interactúan.

¿Cómo liberar endorfinas?

Como dijimos en otro artículo, acariciar a nuestras mascotas nos hace liberar endorfinas. También los masajes, la relajación, tomar el sol, palabras amables, abrazos. Teniendo relaciones sexuales se aumenta un 100% nuestro nivel de endorfinas.

Deporte:

El deporte es esencial para liberar endorfinas, como dice este estudio: se puede concluir que la practica de ejercicio físico afecta la producción de neurotransmisores cerebrales, los cuales a su vez modifican la percepción de la realidad induciendo en el sujeto una sensación de bienestar y felicidad, que obviamente puede ser usada en la prevención y tratamiento de las adicciones debido al efecto “opiáceo” de las endorfinas. (2)

Si a una persona la privamos de endorfinas no sentiría placer por absolutamente nada, como si dejara de sentir.

El hecho de que haya gente con más endorfinas que otras nos da una muestra de la cantidad de diferencias de personalidad existentes. Un perfil depresivo se asocia con la carencia de la producción de estos péptidos. También se han hallado evidencias que demuestran que hay un fuerte carácter genético en la posesión y segregación de estos. Lo que nos lleva a entender porque dentro de una misma familia se suelen repetir ciertos patrones de comportamiento.

Alimentación:

La alimentación ejerce también una gran influencia. Si no comemos, por ejemplo, suficientes proteinas, no tendremos aminoácidos como la fenilalanina, capaces de producir las endorfinas.

La fenilalanina, como el resto de los aminoácidos, está disponible en alimentos ricos en proteínas como la carne, huevos, pollo, pavo, pescado, o requesón. Comer verduras y grasas también es importante para obtener los nutrientes necesarios para sintetizar las endorfinas. Las grasas estimulan la liberación de endorfinas, de modo que debes tener cuidado con las dietas excesivamente bajas en grasas. Por otro lado, las dietas vegetarianas pueden ser pobres en aminoácidos.

La meditación:

Una práctica meditativa es una forma muy potente de producir endorfinas. La sensación de paz y de gozo que surgen después de meditar es debida a la producción de esta sustancia. Por eso las personas que meditan se caracterizan por tener siempre una sonrisa dibujada en su cara. Si no me crees, haz la prueba.

Conclusión:

En definitiva, tenemos que salir de la zona de confort, no permitir que nos domine el aburrimiento y buscar siempre cosas edificantes que hacer. Volver a enamorarnos de nuestra pareja todos los días, abrirnos más a la sociedad, hacer nuevos amigos y disfrutar de todos los momentos que nos brinda la vida. Todo esto nos lo proporciona la mejor sustancia del mundo.

endorfinas

(1) Según se afirma en: Endorfinas, la droga de la felicidad de Jack Lawson
(2) Mauricio Herrera Escudero.
Secretario de la Comisión de Prevención de Adicción
de la Universidad de Antofagasta - Chile,

Deja un comentario