La carta de Serapion

serapion

Mara Bar Serapion (o Serapión, según el traductor) es el presunto autor de una carta en la que un padre da lecciones de sabiduría a su hijo, del que está separado. Habiendo sido llevado cautivo, junto con otros, de su ciudad natal de Samosata, a unos 50 km. al norte de Edessa, a Mara no le permiten los romanos regresar. La carta de Serapión tiene un toque estoico, advirtiendo contra las posesiones mundanas, y animando a su hijo a buscar la verdadera sabiduría y la libertad. Aunque los ejemplos están tomados en su mayoría de la cultura griega, también se menciona al "rey sabio" de los judíos, después de cuya muerte (lamentablemente el texto no está en orden aquí) su reino les fue arrebatado en castigo, mientras que las nuevas leyes que estableció siguen vigentes. En general, esto se ha entendido como una referencia a Jesús. El autor se presenta así como un pagano que tiene un conocimiento ajeno del judaísmo y cierta apreciación del cristianismo.

Si la carta tiene una base histórica, lo más probable es que se remonte al período anterior a 190 ó 160, cuando el Imperio Romano todavía estaba en proceso de establecer su poder sobre Osrhoene y Mesopotamia. En un estudio reciente (que incluye a Syr. y ET), Merz, Rensberger y Tieleman sostienen que la carta refleja la situación histórica de principios del decenio de 1970, cuando Roma obtuvo por primera vez el control de Samosata. Sin embargo, según una lectura muy diferente, propuesta por primera vez por McVey, la carta podría ser un ejercicio escolar retórico o un documento apologético cristiano que señala los valores positivos del cristianismo a los paganos educados. Mientras que las referencias cristianas son más marginales de lo que uno esperaría en un texto apologético, ver la carta como un ejercicio escolar ayuda a entender la conmovedora anécdota del final, que es reconocible como una "chreia", una frase anecdótica descrita en los últimos manuales retóricos antiguos. Algunos elementos arcaicos en el lenguaje de la carta, que muy probablemente fue escrita originalmente en sirio, apoyan una fecha temprana, no más tarde del siglo IV.

Índice()

    La carta de Serapion completa en español

    Una carta de Mara, hijo de Serapión.

    Mara, hijo de Serapión, a Serapión, hijo mío: paz.

    Cuando tu maestro y tutor me escribió una carta, informándome de que eras muy diligente en el estudio, aunque tan joven en años, bendije a Dios que tú, un niño pequeño, y sin un guía que te dirigiera, hubieras empezado con buen ánimo; y para mí también fue un consuelo que escuchara de ti, niño pequeño como eres, que muestras tanta grandeza de mente y conciencia: un carácter que, en el caso de muchos que han empezado bien, no ha mostrado ningún afán de continuar.

    En este sentido, he escrito para ti este informe, tocando lo que he descubierto en el mundo por medio de una cuidadosa observación. Porque el tipo de vida que llevan los hombres ha sido cuidadosamente observado por mí. He recorrido el camino del aprendizaje, y del estudio de la filosofía griega he descubierto todas estas cosas, aunque sufrieron un naufragio cuando el nacimiento de la vida tuvo lugar.

    Sé diligente, pues, hijo mío, en la atención a las cosas que se hacen para los libres, para dedicarte a aprender y seguir la sabiduría; y procura así confirmarte en los hábitos con los que has comenzado. Acuérdate también de mis preceptos, como persona tranquila y aficionada al estudio. Y, aunque tal vida te parezca muy molesta, cuando la experimentes un poco, te será muy agradable, porque a mí también me ha pasado. Cuando, además, una persona ha dejado su hogar, y es capaz de conservar su carácter anterior, y hace correctamente lo que le corresponde, es ese hombre elegido que se llama "la bendición de Dios", y uno que no encuentra nada más que se compare con su libertad.

    En efecto, los que están llamados a la búsqueda de la ciencia buscan liberarse de las turbulencias del tiempo; los que se aferran a la sabiduría se aferran a la esperanza de la justicia; los que se apoyan en la verdad despliegan el estandarte de su virtud; y los que cultivan la filosofía buscan escapar de las vejaciones del mundo. Y tú también, hijo mío, compórtate así sabiamente con respecto a estas cosas, como una persona sabia que busca pasar una vida pura; y ten cuidado con la ganancia que muchos tienen hambre después de enervarte, y tu mente se vuelve a codiciar las riquezas, que no tienen estabilidad. Porque, cuando se adquieren por fraude, no continúan; ni, aun cuando se obtienen justamente, perduran; y todas esas cosas que ves en el mundo, como pertenecientes a lo que es sólo por poco tiempo, están destinadas a partir como un sueño; porque no son sino como las subidas y bajadas de las estaciones.

    No te preocupes por los objetos de la vanagloria, de los que está llena la vida de los hombres, ya que de las cosas que nos dan alegría, pronto nos viene el mal. Especialmente en el caso del nacimiento de los hijos amados. Porque en dos aspectos nos perjudica claramente: en el caso de los virtuosos, nuestro propio afecto por ellos nos atormenta, y por su excelente carácter sufrimos torturas; y, en el caso de los viciosos, nos preocupa su corrección y nos aflige su mala conducta.

    Has oído, además, con respecto a nuestros compañeros, que, cuando salían de Samosata, se angustiaron por ello, y, como si se quejaran del tiempo en el que les tocó la suerte, dijeron así: "Ahora estamos muy lejos de nuestra casa, y no podemos volver a nuestra ciudad, ni ver a nuestro pueblo, ni ofrecer a nuestros dioses el saludo de alabanza." Ese día debía llamarse día de lamentación, porque una gran pena los poseía a todos por igual. Porque lloraban al recordar a sus padres, y pensaban en sus madres con sollozos, y se angustiaban por sus hermanos, y se afligían por su prometido que habían dejado atrás. Y, aunque habíamos oído que sus antiguas compañeras se dirigían a Seleucia, nos pusimos en camino clandestinamente, y continuamos el camino hacia ellas, y unimos nuestra propia miseria a la de ellas.

    Entonces nuestro dolor fue muy violento, y nuestro llanto abundaba, debido a nuestra desesperada situación, y nuestros lamentos se convirtieron en una densa nube, y nuestra miseria creció más que una montaña: porque ninguno de nosotros tenía el poder de protegerse de los desastres que le asaltaban. El afecto por los vivos era intenso, así como la pena por los muertos, y nuestras miserias nos empujaban sin posibilidad de escapar. Porque vimos a nuestros hermanos y a nuestros hijos cautivos, y recordamos a nuestros compañeros fallecidos, que fueron puestos a descansar en una tierra extranjera. Cada uno de nosotros, también, estaba ansioso por sí mismo, por no tener un desastre añadido al desastre, o por que otra calamidad superara a la que le precedió. ¿Qué disfrute podían tener los hombres que eran prisioneros, y que experimentaron cosas como estas?

    Pero en cuanto a ti, mi amado, no te angusties porque en tu soledad has sido expulsada de un lugar a otro. Porque para estas cosas nacen los hombres, ya que están destinados a encontrarse con los accidentes del tiempo. Pero piensa que para los sabios todos los lugares son iguales y que en todas las ciudades los buenos tienen muchos padres y madres. Si no, si lo dudas, toma una prueba de lo que has visto. ¡Cuántos pueblos que no te conocen te quieren como a un hijo suyo, y qué cantidad de mujeres te reciben como a sus seres queridos! En verdad, como forastero has sido afortunado; en verdad, por tu pequeño amor muchas personas han concebido un ardiente afecto por ti.

    ¿Qué debemos decir, una vez más, acerca de la ilusión que ha tomado su morada en el mundo? Tanto por el trabajo doloroso es el viaje a través de él, y por sus agitaciones somos, como una caña por la fuerza del viento, doblados ahora en esta dirección, ahora en aquella. Porque me han sorprendido muchos que se deshacen de sus hijos, y me han asombrado otros que crían a los que no son suyos. Hay personas que adquieren riquezas en el mundo, y también me he asombrado de otros que heredan lo que no es de su propia adquisición. Así podrás entender y ver que estamos caminando bajo la guía de la ilusión.

    Comienza y dinos, oh sabio de los hombres, en cuál de sus posesiones puede confiar un hombre, o con respecto a qué cosas puede decir que son tales como permanecer. ¿Lo dirás de la abundancia de riquezas? Son arrebatadas. ¿De las fortalezas? Son despojadas. ¿De las ciudades? Son arrasadas. De la grandeza? se derrumba. De la magnificencia? es derribada. La belleza se marchita. O de las leyes... desaparecen. O de la pobreza, es despreciada. O de los niños... mueren. O de los amigos... se demuestra que son falsos. O de las alabanzas de los hombres. Los celos van delante de ellos.

    Que un hombre, por lo tanto, se regocije en su imperio, como Darío; o en su buena fortuna, como Polócrates; o en su valentía, como Aquiles; o en su esposa, como Agamenón; o en su descendencia, como Príamo; o en su habilidad, como Arquímedes; o en su sabiduría, como Sócrates; o en su aprendizaje, como Pitágoras; o en su ingenio, como Palamedes; - la vida de los hombres, hijo mío, se aparta del mundo, pero sus alabanzas y sus virtudes permanecen para siempre.

    Entonces, hijo mío, elige tú lo que no se desvanece. Porque los que se ocupan de estas cosas se llaman modestos, y son amados, y amantes de un buen nombre.

    Cuando, además, te ocurra algo malo, no culpes al hombre, ni te enfades con Dios, ni te culpes del tiempo en que vives.

    Si sigues así, no es poco el regalo que has recibido de Dios, que no tiene necesidad de riquezas, y nunca se reduce a la pobreza. Porque sin temor pasarás tu vida, y con regocijo. Porque el temor y las disculpas por la propia naturaleza no pertenecen a los sabios, sino a los que caminan contra la ley. Porque nadie ha sido privado de su sabiduría, como de su propiedad.

    Sigue con diligencia el aprendizaje en lugar de las riquezas. Porque cuanto más grandes son las posesiones de uno, más grande es el mal que las acompaña. Porque yo mismo he observado que, donde los bienes de un hombre son muchos, también lo son las tribulaciones que le suceden; y, donde se acumulan lujos, también se acumulan penas; y, donde abundan las riquezas, se acumulan las amarguras de muchos años.

    Si, por lo tanto, te comportas con inteligencia y vigilas diligentemente tu conducta, Dios no se abstendrá de ayudarte, ni los hombres de amarte.

    Lo que puedas adquirir te bastará, y si además puedes prescindir de la propiedad, serás llamado bienaventurado y nadie tendrá celos de ti.

    Y recuerda también esto, que nada perturbará mucho tu vida, excepto el amor a la ganancia, y que nadie después de su muerte es llamado dueño de una propiedad: porque es por el deseo de esto que los hombres débiles son llevados cautivos, y no saben que un hombre habita entre sus posesiones sólo en la forma de un casual, y son perseguidos con temor porque estas posesiones no les son aseguradas: porque abandonaron lo que es suyo, y buscan lo que no es suyo.

    ¿Qué diremos cuando los sabios son arrastrados por la fuerza por las manos de los tiranos, y su sabiduría es privada de su libertad por la calumnia, y son saqueados por su inteligencia superior, sin la oportunidad de hacer una defensa? No hay que compadecerse de ellos. ¿Qué beneficio obtuvieron los atenienses al dar muerte a Sócrates, viendo que recibieron como retribución el hambre y la peste? ¿O el pueblo de Samos por la quema de Pitágoras, al ver que en una hora todo su país se cubrió de arena? ¿O los judíos por el asesinato de su Rey Sabio, viendo que desde ese mismo momento su reino fue expulsado de ellos? Porque con justicia Dios concedió una recompensa a la sabiduría de los tres. Porque los atenienses murieron de hambre, y el pueblo de Samos fue cubierto por el mar sin remedio, y los judíos, llevados a la desolación y expulsados de su reino, son expulsados a todas las tierras. No, Sócrates "no" murió, a causa de Platón; ni Pitágoras, a causa de la estatua de Hera; ni el Rey Sabio, a causa de las nuevas leyes que promulgó.

    Además, yo, mi hijo, he observado atentamente a la humanidad, en el lamentable estado de ruina en que se encuentra. Y me ha sorprendido que no estén completamente postrados por las calamidades que los rodean, y que ni siquiera sus guerras les basten, ni los dolores que soportan, ni las enfermedades, ni la muerte, ni la pobreza; sino que, como las bestias salvajes, tengan que precipitarse unos sobre otros en su enemistad, probando cuál de ellos infligirá el mayor daño a su prójimo. Porque se han apartado de los límites de la verdad, y transgreden todas las leyes honestas, porque están empeñados en cumplir sus deseos egoístas; pues, cuando un hombre se empeña en obtener lo que desea, ¿Cómo es posible que haga lo que le corresponde? y no reconocen ninguna restricción, y rara vez extienden sus manos hacia la verdad y el bien, sino que en su modo de vida se comportan como los sordos y los ciegos.

    Además, los malvados se alegran y los justos se inquietan. El que tiene, niega que tiene; y el que no tiene, lucha por adquirir. El pobre busca ayuda, y el rico esconde su riqueza, y cada hombre se ríe de su compañero. Los borrachos están estupefactos y los que se han recuperado se avergüenzan; unos lloran y otros cantan; otros se ríen y otros son presa de la preocupación. Se alegran de las cosas malas, y desprecian al hombre que dice la verdad.
    ¿Debe un hombre, entonces, sorprenderse cuando el mundo busca marchitarse con su desdén, viendo que ellos y él no tienen una misma forma de vida?

    "Estas" son las cosas por las que se preocupan. Uno de ellos espera con impaciencia el momento en que en la batalla el sha obtenga el renombre de la victoria; sin embargo, el valiente no percibe por cuántos objetos tontos de deseo un hombre es llevado cautivo en el mundo. ¡Pero si por un momento los visitara el arrepentimiento de sí mismos! Porque, aunque victoriosos por su valentía, son vencidos por el poder de la codicia. Porque he puesto a prueba a los hombres, y con este resultado: que la única cosa en la que están empeñados, es la abundancia de riquezas. Por lo tanto también es que no tienen un propósito establecido; pero, a través de la inestabilidad de sus mentes, un hombre es de repente arrojado de su euforia de espíritu para ser tragado por la tristeza. No miran la vasta riqueza de la eternidad, ni consideran que cada visita de problemas nos está llevando a todos por igual al mismo período final. Pues se dedican a la majestad del vientre, esa enorme mancha en el carácter de los viciosos.

    Además, en cuanto a esta carta que me ha venido a la mente para escribirte, no basta con leerla, sino que lo mejor es que se ponga en práctica. Porque sé por mí mismo que cuando hayas experimentado este modo de vida, te resultará muy agradable y estarás libre de vejaciones, porque sólo por los niños toleramos las riquezas.

    Aleja de ti la tristeza, oh amada de la humanidad, algo que nunca beneficia al hombre, y aleja de ti la preocupación, que no trae consigo ninguna ventaja. Porque no tenemos ningún recurso o habilidad que nos pueda servir, nada más que una gran mente capaz de hacer frente a los desastres y soportar las tribulaciones que siempre recibimos a manos de los tiempos. Porque a estas cosas nos corresponde mirar, y no sólo a las que están llenas de alegría y buena reputación.

    Dedícate a la sabiduría, la fuente de todas las cosas buenas, el tesoro que no falla. Allí recostarás tu cabeza, y estarás a gusto. Porque esto será para ti padre y madre, y un buen compañero para tu vida.

    Entra en la intimidad más cercana con fortaleza y paciencia, esas virtudes que son capaces de enfrentar con éxito las tribulaciones que caen sobre los hombres débiles. Porque tan grande es su fuerza, que son adecuados para sostener el hambre, y pueden soportar la sed, y mitigar cada problema. Además, con el trabajo, incluso con la disolución, se divierten.

    A estas cosas presta atención diligente, y llevarás una vida sin problemas, y yo también tendré consuelo, y serás llamado "el deleite de sus padres".

    Porque en aquella época, cuando nuestra ciudad estaba en su grandeza, puede que sepas que contra muchas personas de entre nosotros se pronunciaron palabras abominables; pero por nosotros mismos, reconocimos hace tiempo que recibimos amor, no menos que honor, en toda su extensión de la multitud de su pueblo: fue el estado de los tiempos el único que nos prohibió completar aquellas cosas que habíamos resuelto hacer. Y también aquí, en la cárcel, damos gracias a Dios por haber recibido el amor de muchos, pues nos esforzamos al máximo por mantener una vida sobria y alegre y, si alguien nos empuja por la fuerza, no hará más que dar testimonio público contra sí mismo de que está alejado de todo bien y recibirá la vergüenza y el oprobio de la marca sucia de la vergüenza que lleva encima. Porque hemos mostrado nuestra verdad, la que en nuestro reino ahora arruinado no poseíamos. Pero si los romanos nos permiten volver a nuestro país, como se les pide por la justicia y la rectitud, actuarán como hombres humanos y se ganarán el nombre de buenos y justos, y al mismo tiempo tendrán un país pacífico en el que vivir, porque mostrarán su grandeza cuando nos dejen libres y nosotros seremos obedientes al poder soberano que el tiempo nos ha asignado.

    Pero que no nos traten como a tiranos, sino como si fuéramos esclavos. Pero si ya se ha determinado lo que se hará, no recibiremos nada más terrible que la muerte pacífica que nos espera.

    Pero tú, hijo mío, si te decides a familiarizarte con estas cosas, primero controla tu apetito y ponle límites a lo que te permites. Busca el poder de abstenerte de enfadarte y, en lugar de ceder a los arrebatos de pasión, escucha los estímulos de la bondad.

    Por mi parte, lo que me interesa en adelante es esto: que, en la medida en que tenga recuerdos del pasado, pueda dejar detrás de mí un libro que los contenga, y con una mente prudente termine el viaje que se me ha encomendado y parta sin sufrir las tristes aflicciones del mundo. Porque mi oración es que reciba mi despido; y por qué clase de muerte no me concierne. Pero si alguien se preocupa o se inquieta por esto, no tengo ningún consejo que darle, porque allá, en la morada de todo el mundo, nos encontrará ante él.

    Uno de sus amigos le preguntó a Mara, hijo de Serapión, cuando estaba atado a su lado: "No, por tu vida, Mara, dime qué motivo de risa has visto, que te ríes". "Me río -dijo Mara- a tiempo: ya que, aunque no me ha pedido ningún mal, me lo está devolviendo".

    Aquí termina la carta de Mara, hijo de Serapión.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Nos obligan a molestarte con las Cookies. Más info