Frases de Confucio

Confucio

La fama, como se dice, es voluble. Pueden pasar años para cosecharla y, cuando lo haces, puede que no tengas tiempo para disfrutar de los frutos de tu trabajo. Este fue el caso de Confucio, un antiguo filósofo chino cuyas ideas aún resuenan hoy en día.

¿Quién era Confucio?

Confucio, o el Maestro Confucio, como se le conocía, no vivió para ver sus días de gloria. Durante su vida, sus opiniones fueron recibidas con desprecio. Pero eso fue hace unos 2.500 años. Tras su muerte, un puñado de sus dedicados seguidores transmitieron las enseñanzas de Confucio a las generaciones futuras en el libro Las Analectas de Confucio.

Rumi¿Quién fue Rumi y por qué es tan influyente?

La filosofía de Confucio permaneció en los archivos de la antigua historia china. A medida que sus enseñanzas se difundían por todas partes, su filosofía ganaba terreno. Pasaron muchos años después de la muerte de Confucio para que su filosofía fuera apreciada y venerada, pero hoy en día, el confucianismo es una escuela de pensamiento ético adoptada por muchos pensadores de todo el mundo.

La vida política de Confucio

Aunque Confucio sirvió al duque de Lu, un estado chino, se ganó muchos enemigos con los nobles del país. Sus puntos de vista antagonizaron a los poderosos nobles, que querían que el duque fuera una marioneta en sus manos. Confucio fue exiliado del Estado de Lu durante más de dos décadas, por lo que vivió en el campo, difundiendo sus enseñanzas.

Ideologías y filosofía de Confucio

Confucio daba gran importancia a la educación. Dedicó su tiempo a adquirir nuevos conocimientos y aprendió de renombrados eruditos de su época. A los 22 años fundó su propia escuela. En aquella época, China atravesaba un estado de agitación ideológica; a su alrededor había injusticia, guerra y maldad. Confucio estableció un código de conducta moral basado en los principios humanos de respeto mutuo, buena conducta y vínculos familiares. El confucianismo, junto con el taoísmo y el budismo, se convirtió en uno de los tres pilares religiosos de China. Hoy en día, Confucio es venerado no sólo como un maestro moral, sino como un alma divina que salvó al mundo de la degradación moral.

El confucianismo en el mundo moderno

El interés por el confucianismo crece en China y en otras partes del mundo. Cada vez más seguidores del confucianismo abogan por un estudio más profundo de sus filosofías. Los ideales de Confucio siguen siendo válidos incluso hoy en día. Su filosofía sobre cómo ser un Junzi o el perfecto caballero se basa en la sencilla ideología del amor y la tolerancia.

He aquí uno de los dichos de Confucio: «No importa lo lento que vayas mientras no te detengas». En pocas palabras, Confucio nos enseña sobre la paciencia, la perseverancia, la disciplina y el trabajo duro. Pero si indagamos más, veremos más capas. La filosofía de Confucio, que es similar al pensamiento humanista, ha influido significativamente en el pensamiento espiritual y social. Sus puntos de vista son portadores de una gran sabiduría y se pueden aplicar sus enseñanzas en todos los ámbitos de la vida.

Los proverbios confucianos tienen el poder de transformar vidas, pero no son para una lectura casual. Si los lees una vez, sentirás el poder de sus palabras; si los lees dos veces, apreciarás su profundo pensamiento; si los lees una y otra vez, te iluminarán. Deja que estas citas de Confucio te guíen en la vida.

 

Frases de Confucio

  • Todo tiene belleza, pero no todo el mundo la ve.
  • No importa lo lento que vayas,  mientras no te detengas.
  • El hombre que mueve una montaña  empieza por llevar piedras pequeñas.
  • Quien conoce todas las respuestas no ha hecho todas las preguntas.
  • Estudia el pasado si quieres definir el futuro.
  • Si cometes un error y no lo corriges, se llama error.
  • El hombre que dice que puede, y el hombre que dice que no puede – ambos tienen razón.
  • Las personas más divertidas son las más tristes.
  • El hombre superior es modesto en el discurso, pero abundante en los hechos.
  • Tu vida es lo que tus pensamientos han construido.
  • Antes de emprender un viaje de venganza, cava dos tumbas.
  • Amar y reconocer los defectos de la persona que amas es una cosa rara en el mundo.
  • El verdadero conocimiento es conocer la medida de la propia ignorancia.
  • Ser agraviado no es nada si no te lo recuerdas constantemente.
  • El hombre que pregunta es un tonto por un minuto, el que no pregunta es un tonto para toda la vida.
  • Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un solo día en tu vida.
  • El silencio es un verdadero amigo que nunca traiciona.
  • Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo;  cuando veas a un hombre malo, examínate a ti mismo.
  • Ataca el mal dentro de ti, en lugar de atacar el mal en los demás.
  • Todas las personas son iguales, sólo sus hábitos difieren.
  • El hombre que, ante la perspectiva de una ganancia, prefiere la justicia; que, viendo el peligro, sacrifica su vida,  y no olvida sus compromisos anteriores, éste es un hombre íntegro.
  • La naturaleza hace que los hombres sean similares entre sí y nos une;  la educación nos hace diferentes y nos aleja.
  • Lo que el hombre superior busca está en sí mismo; lo que el hombre pequeño busca está en los demás.
  • Si eres la persona más inteligente del recinto, entonces estás en el recinto equivocado.
  • El valor de tu casa es el precio que tu vecino quiere pagar por ella.
  • Lo más difícil de todo es encontrar un gato negro en una habitación oscura,  especialmente si no hay ningún gato.
  • Actúa con amabilidad pero no esperes gratitud.
  • La gema no puede ser pulida sin fricción, ni el hombre perfeccionado sin prueba.
  • Donde hay educación, no hay distinción de clases.
  • La prudencia rara vez se equivoca.
  • Quien domina su ira domina a su peor enemigo.
  • No te preocupes porque nadie te conozca; intenta ser digno de ser conocido.
  • Sólo los hombres más sabios y estúpidos nunca cambian.
  • Un poco de dinero ahorra preocupaciones; demasiado las atrae.
  • Cuando alguien pone el dedo en la llaga, sólo los tontos creen que lo importante es el dedo.
  • Hay que mantener siempre la cabeza fría, el corazón caliente y la mano tendida.
  • Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío.
  • La pereza camina tan lentamente que la pobreza no requiere mucho esfuerzo para alcanzarla.
  • No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del agricultor.
  • El mejor signo de sabiduría es la concordancia entre las palabras y los hechos.
  • La sabiduría tiene cuidado de ser lenta en su discurso y diligente en sus acciones.
  • Hay personas que lloran porque las rosas tienen espinas, mientras que hay otras que ríen de alegría al saber que las espinas tienen rosas.
  • La ignorancia es la noche de la mente, una noche sin luna ni estrellas.
  • La mayor gloria no es estar de pie, sino levantarse cada vez que se cae.
  • No hay nada más frío que un consejo cuya aplicación es imposible.
  • Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como invitados y se quedan como amos.
  • Nunca debemos hablar ni bien ni mal de nosotros mismos;
  • bien, porque no nos creerían, y mal, porque nos creerían de buena gana.
  • Saber lo que es correcto y no hacerlo es la peor de las cobardías.
  • La seriedad no es más que la corteza del árbol de la  sabiduría, y sin embargo sirve para preservarla.
  • En los días más fríos se pueden ver pinos que  permanecen verdes mientras otras plantas se marchitan.
  • El sabio empieza por hacer lo que quiere enseñar y luego enseña.
  • Cuando sea evidente que los objetivos no se pueden alcanzar,  no ajustes los objetivos,
    ajusta los pasos de la acción.
  • El hombre más noble destaca las buenas cualidades de los demás y no acentúa las malas.
  • Un hombre ordinario se maravilla con cosas poco comunes.
  • Un hombre sabio se maravilla con lo común.
  • Resuelve una dificultad y elimina cien.
  • Nunca sabrás lo afilada que está una espada si no la sacas de su vaina.
  • Nunca establezcas una amistad con un hombre que no sea mejor que tú.
  • Si odias a una persona, significa que te ha derrotado.
  • Aprende como si no fueras a alcanzar tu objetivo y como si tuvieras miedo de perderlo.

Entrada anterior
La psicología del juego
Entrada siguiente
Test de Orientación Sexual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.