Para los que trabajan desde casa, en permiso, protegiéndose o aislándose durante el encierro de Covid-19, las cuatro paredes de la casa se han convertido en parte refugio seguro y parte prisión personal.

Por supuesto, no queremos ser demasiado dramáticos, a los trabajadores de primera línea y a los que actualmente están siendo tratados en el hospital les gustaría sin duda alguna ver un poco más de sus propias casas, pero sólo porque quedarse en casa sea lo correcto y preferible que se haga ahora, no significa que sea siempre fácil.

Estar bajo estrictas instrucciones en España (o en cualquier otro país) de no salir de casa, salir lo mínimo para comprar artículos de primera necesidad y desplazamientos para trabajos esenciales, desde hace casi dos meses, significa que algunos de nosotros podemos estar experimentando el síndrome de la cabaña. Una suposición fundamentada, basada en el hecho de que el término de búsqueda “síndrome de la cabaña” vio un aumento del 1900% del 1 al 28 de marzo en los buscadores, según Google Trends.

¿Qué es el síndrome de la cabaña y cómo sé que la estoy sufriendo?

Aunque el síndrome de la cabaña no es un trastorno psicológico, es un lenguaje común para la sensación asociada a estar atrapado dentro o en el mismo lugar durante mucho tiempo. El síndrome de la cabaña se refiere a la experiencia muy real de la claustrofobia cuando una persona se ve obligada a permanecer en un lugar.

Los síntomas de la sensación de esta sensación, el síndrome de la cabaña, incluyen letargo, irritabilidad, frustración, impaciencia, miedo, ira y antojos de comida en un intento de curar el aburrimiento.

Así que, si estás experimentando cualquiera de esos sentimientos, entonces bien puedes estar sufriendo el síndrome de la cabaña. Sin embargo, vale la pena señalar que si estos sentimientos persisten, es posible que tengas un problema de salud mental más grave en tus manos, en cuyo caso, debes buscar ayuda profesional.

La salud mental se convierte en un problema cuando el enfermo no encuentra la forma de aliviar los síntomas lo suficiente como para sentirse mejor. Tener un día malo, le puede pasar a cualquiera,  no nos referimos a eso. Cuando los sentimientos de tristeza o desesperanza llevan a la depresión o a una ansiedad severa, así es como se sabe que alguien está sufriendo realmente.

¿Por qué estamos experimentando el síndrome de la cabaña?

Aparentemente, la frase “el síndrome de la cabaña” se remonta a alrededor de 1900 y se refería a aquellos que vivían en áreas remotas y que se quedaban solos durante meses en el invierno.

Incapaces de aventurarse afuera, comunicarse con otros o trabajar, esas personas se sentirían atrapadas – ¿te suena familiar?

No es sólo el aburrimiento de estar en un lugar lo que provoca el síndrome de la cabaña, sino la sensación de impotencia: Los humanos necesitan tres cosas: tener el control, sentirse conectados y sentirse productivos.

La mayoría, si no todas, están siendo obstaculizadas por la cuarentena. Pero, no hay nada que temer, hay cosas que se pueden hacer: Nos quitan nuestra libertad y es muy difícil adaptarse a ella. Pero, tenemos control sobre lo que hacemos al respecto y sobre cómo nos sentimos.

¿Cómo puedo combatir el síndrome de la cabaña?

Afortunadamente, hay muchas maneras de combatir el síndrome de la cabaña, como encontrar formas saludables de obtener algún control, conectarse con la gente y las ideas, y sentirse productivo.

En las últimas fases de la desescalada de la cuarentena, podemos salir a la calle, correr, caminar o ir en bicicleta. Hacerlo introduce grandes cambios químicos “para sentirse bien” que te levantan el ánimo durante unas horas.

Reorganizar los muebles te da un cambio y eso puede ser útil especialmente si crea más espacio para trabajar, descansar o hacer ejercicio.

No depender de la televisión para el entretenimiento es una buena idea a veces. Crear tu propio entretenimiento, desde diseñar un concurso, hasta cenar en línea con otros en sus casas al mismo tiempo, o incluso leerse cuentos unos a otros, como en un club de lectura, puede ser divertido. Buscar formas de divertirse es parte de la respuesta y hay muchos vídeos útiles en línea, desde hacer artesanías hasta cocinar.

Aunque ten en cuenta que cuando encuentras una actividad que alivia una determinada emoción, puede que no funcione en otro momento, o en respuesta a otra emoción negativa, por lo que se recomienda revisarte a ti mismo repetidamente y variar tu comportamiento.

El objetivo es variar no sólo la solución del síndrome de la cabaña, sino también la solución de las emociones que sientes. Por ejemplo, la meditación puede ayudar un día, pero conectarse con la familia en línea puede funcionar mejor en otro. Sé consciente de tu estado de ánimo y “sintonízalo”.

¿Qué no debería hacer para combatir el síndrome de la cabaña?

Mantener sana la mente y el cuerpo siempre debe ser una prioridad, esté o no en cuarentena, por lo que se aconseja evitar beber en exceso, hacer ejercicio en exceso y otros comportamientos poco saludables (y, de nuevo, ponte en contacto con un profesional de la salud si te preocupa).

Por otro lado, también deberías, tratar de evitar tomar grandes decisiones en tu vida ya que puede no ser un momento fiable para tomarlas. Las emociones fuertes a veces pueden ayudar, pero otras veces nos nublan el juicio. De igual manera, trata de no iniciar discusiones y ganar puntos. Hacer un punto está bien, pero anotarlo tiende a ser agresivo y no ayuda.

Con el tiempo que nos queda en confinamiento, que esperemos que no sea mucho y esperando que no surja ningún rebrote que nos vuelva a enclaustrar en nuestras casas, vale la pena enfrentarse a cualquier sensación de incomodidad de manera que el tiempo que estemos así, lo pasemos de la forma más placentera posible.

OMS

¿Te ha gustado? ¡Suscríbete al blog!

  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Meditación y Psicología will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.