El lado oscuro de la conciencia humana

El lado oscuro de la conciencia humana

El lado oscuro de la conciencia humana suele ser un área desconocida, inquietante y a veces ignorada por las personas. De hecho, el ser humano hace hasta lo imposible para evitar el enfrentamiento con su propia alma. Muchas veces se detecta por comportamientos negativos o en algunos casos inapropiados que pueden causar, o no, daño a los demás.

En realidad, la mente humana es una fortaleza en donde se identifican dos partes; el consciente o carta de presentación personal y un lado inconsciente oculto dentro de cada quien. Ese lado oscuro de la conciencia se le conoce como “la sombra”, una parte del ser humano reprimida dentro de su ser.

Índice

    La sombra: el lado oscuro de la conciencia

    El psiquiatra suizo Carl Gustav Jung se dedicó al estudio de la mente humana, afirmando que la psiquis presenta distintos contrastes que ocasionan una cierta angustia en el comportamiento del ser humano. Dichas contrapartes están presentes en la vida de todas las personas. Por un lado, se encuentra el bien y la luz, y por el otro el mal y la oscuridad; lados opuestos que de alguna manera se complementan mutuamente.

    La sombra simboliza el lado oscuro de la conciencia y es donde frecuentemente se ocultan los pensamientos y algunos aspectos de la personalidad, que de cierta forma es rechazada por la mente consciente. Jung fundó esta idea denominándola como uno de los modelos principales del inconsciente personal.

    Este lado sombrío de la mente es representado de cierto modo por las inseguridades y los miedos. Convirtiéndose entonces en una sombra personal oculta en el inconsciente. Eso sí, siempre atenta y al acecho de aparecer en el momento que menos se espera. Tal como ocurre cuando se vive una experiencia traumática, desencadenando sentimientos y actitudes que muchas veces se desconoce que se tienen presentes.

    Ahora bien, la sombra individual se comienza a formar desde la niñez, a través de las experiencias vividas. Es en esta etapa de la vida cuando se inicia el desecho o almacenamiento de aquellas ideas o sentimientos considerados adecuados o no por la sociedad. De hecho, son los propios padres a través de su juicio moral los que ocasionan la aparición del lado oscuro de la conciencia en sus hijos.

    Si un niño presenta pensamientos que de algún modo no son aceptados por su entorno, es ahí cuando comienza a reprimir esa parte de su ser por considerarla inapropiada y empieza la existencia de un “yo oculto”. Sin embargo, el inconsciente hace el intento por salir a la luz, pero es contantemente dominado por el ego.

    Es por ello, que luego en la etapa adulta sin darse cuenta se convive con un sinfín de sentimientos ocultos en el inconsciente y que muchas veces se ignoran y se desconoce cómo tratar. Apareciendo finalmente la sombra oculta del ser.

    El lado oscuro de la conciencia ¿Normal o patológico?

    Es normal que todos los seres humanos presenten rasgos oscuros o luminosos en su personalidad; como una especie de ángeles y demonios, que dictan de algún modo el comportamiento en general.

    En un extremo, se encuentra un lado, amable, simpático y social como una careta de presentación consciente. Y en el otro, un lado oscuro, “la sombra” comúnmente reprimido que representa la mentira, el odio, el resentimiento y en otros casos, comportamientos patológicos como el sadismo, pensamientos suicidas u homicidas.

    Ahora bien, estos pensamientos negativos u oscuros son guardados en el “yo oculto”, siendo de una u otra manera ignoradas por el “yo ideal”. Es decir, se reprime todo lo que no se quiere mostrar y se muestra solo lo que el “yo ideal” desea proyectar a la sociedad.

    El detalle es saber reconocer cuando la sombra sobrepasa lo que se considera normal, pues existen ciertos rasgos que indican que el “yo oculto” representa una enfermedad. Generalmente ese lado oscuro existente no suele ser causar daño, sin embargo, existen ciertas condiciones patológicas en donde la sombra es capaz de dañar a los demás sin ningún remordimiento.

    Para finalizar, la sombra representa un enemigo difícil de combatir, ya que, por un lado, se encuentra dentro del interior de cada quien, oculto, acechando y formando parte de los pensamientos y actitudes sin siquiera tener idea de su presencia. Tomando dominio del inconsciente y frustrando de algún modo el progreso y el bienestar mental.

    Tu visión se hará más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón. Aquel que mira fuera, sueña. Quien mira en su interior, despierta. -Carl Gustav Jung-

    ¿Cómo reconocer los rasgos de la sombra personal?

    Aceptar que existe una sombra es el primer paso para descubrir esos rasgos de personalidad que inconscientemente se guardan en la mente. De hecho, reconocer que todos poseen un lado oscuro en su psiquis es el punto de partida ideal para mantener una buena salud emocional.

    Según Jung, una de las maneras en la que se muestra el lado oscuro de la conciencia es a través de los sueños y pesadillas que presenta cada persona. Otra forma de reconocerla es a través de la proyección de la propia sombra hacia el exterior.

    Ahora, la mejor estrategia para poder proyectarla es utilizando una especie de espejo personal, que refleje lo que se guarda dentro del inconsciente. Para ello, solo basta con observar la realidad del entorno en el que se vive.

    Se debe estar atento, pues en el momento en el que se detecte en los demás esos rasgos que cada quien oculta, se desatará una reacción inmediata de rechazo inexplicable. Y cuanto más guardado se tenga, mayor será la reacción que desencadenará.

    Un ejemplo claro, ocurre cuando los padres se molestan de forma exagerada o descontrolada con sus hijos por no obedecer o cuando rehúsan a realizar una tarea en el hogar. La explicación es que se está proyectando todo lo que aquel padre quería ser o reprimió desde la infancia en “su sombra”.

    Ese comportamiento molesto e irritante que se observan en los hijos, suelen ser los propios rasgos ocultos de sus padres. Y si no se toma consciencia, se pasará desapercibido el hecho de que existe un lado oscuro oculto dentro del alma que se debe tratar.

    Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma – Carl Gustav Jung-

     

    Siguiente paso ¿Qué hacer con la sombra?

    Una vez que se conozca de la presencia de la sombra, pueden presentarse dos panoramas; cada quien decide el camino que desee tomar.

    Por un lado, se puede rehusar conocer su presencia, simplemente ignorando que existe. En este caso, las personas se distinguen como seres de bien, que rechazan el mal en los demás ignorando que también se encuentra dentro de ellas. Se muestran con una imagen intachable y perfecta, sin embargo, dentro de sí mismos, se encuentra encerrada la criatura o “la sombra” que no quieren ver.

    Por el otro lado, se puede lograr reconocer que existen dentro del inconsciente rasgos oscuros, se acepta, se hace consciente y por tanto se comienza a transitar un camino hacia la sanación. Trabajando en mejorar cada día el lado oscuro de la conciencia.

    De cualquier forma, sea reconocida o no, la realidad es que todas las personas tienen su propia sombra, que pueden ver reflejado en aquello que les molesta de los demás.

    Por ejemplo, si te molesta no ser escuchado, entonces probablemente es que no te estás escuchando a ti mismo. Y desde ahí se puede a empezar a trabajar en la propia sombra personal.

    En fin, analizar y detectar el comportamiento que se detestan de los demás es la mejor forma de trabajar en el yo oculto para mejorar y cambiar los rasgos oscuros de la personalidad.

    Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz, sino haciendo consciente la oscuridad -Carl Gustav Jung-

     

    Referencias

    https://www.psicoadapta.es/blog/que-es-la-sombra-personal/

    LA SOMBRA: EL LADO OSCURO DE LA PSIQUE

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Nos obligan a molestarte con las Cookies. Más info