La verdad sobre Séneca

Séneca nació en el sur de España hace más de 2.000 años y se educó en Roma. Era hijo de Séneca el Viejo, un conocido escritor romano y más tarde tío del poeta Lucano. Séneca siguió una carrera en la política y se convirtió en un empleado financiero de alto rango. Durante este período también escribió tragedias, así como su “Consolación a Marcia”, que forma parte de sus obras sobre la consolación.

Su vida dio un giro brusco en el 41 d.C. cuando Claudio se convirtió en emperador al exiliar a Séneca a la isla de Córcega por un supuesto adulterio con Julia Livilla, sobrina del emperador y hermana de Calígula. Durante su exilio, escribió una carta a su madre consolándola durante su exilio. Ocho años más tarde, en otro giro, Agripina, madre del futuro emperador Nerón y esposa de Claudio, consiguió el permiso para que Séneca regresara y para que él se convirtiera en el tutor y consejero de su hijo.

Nerón se convirtió más tarde en uno de los emperadores más notorios y tiranos de la historia del Imperio Romano, lo que planteó aún más preguntas sobre el carácter de Séneca. No es de sorprender que la riqueza de Séneca llegó en gran parte mientras estaba al servicio de Nerón. Es apropiado mencionar en este punto que la muerte de Séneca, en el 65 D.C., vino por órdenes del mismo Nerón (quien pensó que Séneca era parte de un complot contra él cuyo propósito era asesinar a Nerón y reemplazarlo por Cayo Piso).

A lo largo de todos esos períodos turbulentos el estoicismo permaneció como una constante en su vida. La exposición de Séneca a la filosofía vino de Atalo, un filósofo estoico que fue el primer maestro de Séneca. Séneca era también un admirador de Catón, cuyo nombre aparece regularmente en sus escritos. Sin embargo, Séneca no se limitó sólo al estoicismo, sino que tomó prestado libremente de otras escuelas, como lo vemos citando a Epicuro en varias ocasiones.

La filosofía de Séneca

Después de su muerte, Séneca influyó en figuras notables como Erasmo, Francis Bacon, Pascal, Montaigne, hasta llegar a los días modernos, ya que estamos viendo un renovado interés por él. Y el fuerte interés en él no es, por supuesto, sorprendente. Séneca no sólo escribió sobre filosofía, sino que la usó de la manera en que debe ser usada: para manejar y navegar a través de las ventajas y desventajas de la fortuna. Y aquellos a quienes conoció extremadamente bien, variando desde la riqueza masiva al exilio, hasta incluso el episodio más sublime de su vida, al ejecutar con dignidad la orden de suicidio que le dio su propio pupilo Nerón.

Hay lecciones ahí para todos nosotros, sin importar lo que enfrentamos actualmente.

El dilema sobre Séneca

La pregunta sigue siendo. ¿Cómo se le da sentido a una vida así? El filósofo que fue más allá de la riqueza, un tutor de uno de los más terribles emperadores en la historia del Imperio Romano y, sin embargo, sus escritos morales nos instan a ser mejores personas.

Algunos ha clasificado a Séneca de “un hipócrita casi sin igual en el mundo antiguo”, los estudiosos más recientes ofrecen una visión más matizada. “Es posible ver a Séneca como un hipócrita y como una fuerza de restricción moral.” Es importante notar aquí que Séneca era consciente de entender esto. Como él escribió, “No soy un hombre sabio y nunca lo seré.”

Comprendió muy bien que era imperfecto y que se veía obligado a caminar por caminos increíblemente difíciles. Su vida estuvo rodeada de riquezas, poder, ambición, política, pero también, en su mayor parte, de filosofía, introspección y autoconciencia.

Séneca
Manuel Domínguez Sánchez: La muerte de Séneca

Obras de Séneca

Una cosa que destaca de Séneca es que es uno de los filósofos más agradables y legibles de todos los filósofos antiguos. En parte se debe al hecho de que sus obras más notables vinieron en forma de cartas. Tenemos dos recomendaciones principales:

Sobre la brevedad de la vida

Esta colección de tres cartas cortas podría ser la mejor introducción a Séneca. La principal, “Sobre la brevedad de la vida”, es un riguroso recordatorio sobre la no renovación de nuestro recurso más importante: nuestro tiempo. Una de sus citas más famosas proviene de este escrito y vale la pena reflexionar sobre ella: “No se nos da una vida corta, pero la hacemos corta, y no estamos mal abastecidos, sino que la desperdiciamos.”

Cartas de un estoico

Por lo que parece, Séneca era un amigo de confianza que daba grandes consejos a sus mejores amigos. Ahora podemos leer esas cartas y ellas pueden guiarnos a través de los problemas con la pena, la riqueza, la ira, la pobreza, el éxito, el fracaso, la educación y tantas otras cosas.

Lecciones de Séneca

1. Encuentra un ancla

Séneca, en sus cartas a Lucilio, le insta a elegir un modelo a seguir para proporcionar un estándar de vida. Esta es, por supuesto, una idea que no es exclusiva del estoicismo, pero Séneca expone sucintamente por qué es un paso necesario en nuestra búsqueda de la buena vida. La persona que elegimos puede proporcionarnos principios que nos ayuden a navegar incluso en las circunstancias más difíciles y traicioneras, así como estándares con los que podamos juzgar nuestro comportamiento en el día a día. Como Séneca escribió,

“Así que elige a alguien como Catón, si Catón te parece demasiado severo, un Laelius, un hombre cuyo carácter no es tan estricto. Elige a alguien cuya forma de vida, además de las palabras, y cuya misma cara, como reflejo del carácter que hay detrás, se haya ganado tu aprobación. Llévalo siempre contigo mismo, ya sea como tu guardián o como tu modelo. Hay una necesidad, en mi opinión, de alguien como un estándar con el que nuestros personajes puedan medirse. Sin una regla para hacerlo contra ti no se hará recto torcido”.

2. Nunca seas un esclavo de tu riqueza

Volvamos a la paradoja de la filosofía y la riqueza. Una forma de pensar en la riqueza de Séneca,  es la siguiente: Séneca sólo quería el lado positivo de la riqueza por lo que siempre estaba dispuesto a usarla y nunca dependía de ella. Era un amo de ella, no un esclavo. Todas las ventajas, ninguna de las desventajas. Necesitamos reexaminar constantemente si estamos tan atrapados por los regalos de la buena fortuna que tenemos miedo de perderla y por lo tanto convertirla en nuestro amo. Como Séneca escribió en “La vida feliz” acerca de sus riquezas:

“Porque el sabio no se considera indigno de ningún regalo de la fortuna: no ama la riqueza, pero prefiere tenerla; no la admite en su corazón, sino en su casa; y la riqueza que es suya no la rechaza, sino que la conserva, deseando que le proporcione un mayor margen para practicar su virtud”.

Como resumió su actitud de ser un amo y no un esclavo de la buena fortuna: “Porque el sabio considera la riqueza como un esclavo, el tonto como un amo.”

3. Lucha contra tu ego

Séneca comprendió bien cómo nuestro ego puede impedirnos aprender y progresar. En la cultura actual de inflar la autoestima de todos nos acostumbramos a escuchar sólo elogios. Poco a poco empezamos a comprarla más y más.  Séneca advirtió a Lucilio contra tal indulgencia:

“El principal obstáculo es que nos damos por satisfechos con nosotros mismos. Si encontramos a alguien que nos llame buenos hombres, cautelosos y con principios, lo reconocemos. No nos conformamos con un elogio moderado, sino que aceptamos como nuestro deber cualquier adulación que se nos haya hecho sin vergüenza. Estamos de acuerdo con los que nos llaman mejores y más sabios, aunque sabemos que a menudo pronuncian muchas falsedades: nos complacemos tanto que queremos ser alabados por una virtud que es lo contrario de nuestro comportamiento. Un hombre se oye llamar “el más misericordioso” mientras está infligiendo torturas… De lo que se deduce que no queremos cambiar porque creemos que ya somos excelentes”.

 

Deja un comentario